Tras superar tres “annus horribilis” en los que los agricultores han ido sorteando zancadilla tras zancadilla, por fin parece que arranca una campaña con expectativas esperanzadoras, según comunicado recibido en nuestra Redacción del Departamento de Comunicación de Asaja Málaga.

“Así lo manifiesta Baldomero Bellido, experto en olivar de Asaja Málaga: “Los productores de aceituna para aceite hemos sufrido tres años tremendos en los que el precio final del aceite no superó los dos euros. Además, hemos tenido dos años de baja cosecha, con el problema añadido que esto supone en el aumento de los costes de recolección”, explica.

El panorama que se perfila esta año parece dibujar una cosecha más amable, con unas expectativas de producción que ronda las 65.000 toneladas, 11.000 más que el año anterior. Esta cantidad, comenta Bellido, incluso se podría ver incrementada ya que en los primeros días de cosecha se está apreciando un aumento del contenido de aceite en las aceitunas. “Los rendimientos están llegado al 20% en una época en la que no suele llegar se al 18%”, especifica.

Pero para sacar el máximo jugo a esta cosecha, los olivareros se están viendo obligados a ajustar tiempos, ya que en los dos últimos años ha habido una gran diferencia de precio entre los aceites según su calidad. Entre los extra y los lampantes la diferencia ha llegado a ser de 0,6 euros/kg. “Esta circunstancia está haciendo que los agricultores recojan cada vez más temprano y en menos tiempo su cosecha para obtener el óptimo de calidad, mecanizando cada vez más su recogida y apoyándose en empresas de servicios que les facilitan esta labor”, describe Bellido.

Esta mejora en la recolección debe ir acompañada de una mejora paralela en las instalaciones de las almazaras para que puedan ser capaces de admitir este incremento de entradas de aceituna y molturarlas a diario para que no pierdan esa calidad con la que salen del campo.

Junto a este incremento de la producción, se espera una subida de los precios ya que la campaña se inicia con el visto bueno de Bruselas de activar el almacenamiento privado.

120.000 hectáreas y más de 300.000 jornales

En nuestra provincia hay 120.000 hectáreas de olivar, fundamentalmente en la Comarca Norte, que generan unos 300.000 jornales en recolección, una cifra más que importante para la economía de estos pueblos.

La campaña comienza con la variedad Arbequina a primeros de noviembre, seguida de la Picual, conocida esta última en nuestra provincia como “marteña”. “Esta variedad hay que recogerla muy pronto pues vez madura tiene gran facilidad de desprendimiento, con lo cual un retraso supone tener que recogerla del suelo, con el trabajo y la pérdida de calidad que esto conlleva”, añade Bellido, al tiempo que recuerda que a finales de mes comenzará la recolección de la variedad Hojiblanca, que es la mayoritaria en la provincia y que, al contrario de lo que ocurre con la Picual, aguanta mucho más en el árbol.

El almacenamiento privado apenas se deja sentir

Esta campaña se ha iniciado con la puesta en marcha del sistema de almacenamiento privado, es decir, un mecanismo que autoriza Bruselas cuando el precio del aceite es ya tan bajo que se hace insostenible la situación y entonces decide retirar equis toneladas del mercado para que así baje la producción disponible y suban los precios. Si en el año 2009 el almacenamiento consiguió que los precios repuntasen al menos un poco, en esa ocasión, los olivareros creen que Bruselas ha reaccionado tarde y de momento apenas se ha dejado notar su repercusión.

Ahora mismo se han almacenado 44.000 toneladas durante seis meses y el resultado final queda lejos de las 100.000 toneladas autorizadas. Habrá que esperar para ver si los precios se incrementan, aunque de momento lo que sí se aprecia en el mercado “es un gran repunte de la categoría extra frente al virgen normal y al lampante”, aunque según los especialistas es previsible que estas dos categorías también suban”, termina el comunicado del Departamento de Comunicación de Asaja Málaga.