En tres años de apertura, Obrador Aldamira se ha convertido en referente del pan de calidad en Antequera. No se trata de una panadería al uso, ya que “se trata de recuperar los procesos antiguos de elaboración, siempre de forma artesana y añadiendo el uso de harinas ecológicas, elaboraciones con masa madre de cultivo, con procesos largos de fermentación, y en definitiva tratar de hacer pan como se hacía antes”, destaca su propietario Alfonso Ramírez.

 

Con todo esto, se consigue un pan que sabe a pan: “No es un pan industrializado”, resalta su creador, quien convertía su afición en una profesión. “El proyecto surgió porque soy un poco cocinillas y hace unos siete años empecé a hacer molletes en mi casa para uso familiar. Poco a poco se me fue de las manos, porque también me los solicitaban más familiares, amigos, vecinos... y comencé a formarme hasta que me planteé dar el paso al mundo profesional montando un obrador”, explica.

 

 

Máxima calidad a un precio competitivo

“Intentamos dar un producto de máxima calidad a un precio competitivo”, a pesar de utilizar como materia prima harinas ecológicas “que tienen un coste superior a lo que llaman como harina blanca refinada”.

En este tiempo, no solo se han ganado el prestigio en Antequera, sino que también son muchos los clientes que les demandan sus productos para realizar envíos, así como cuentan con puntos de recogida en otras localidades.

Pese a esta expansión, “nuestra producción va muy limitada por el espacio de un obrador pequeñito y por la forma que tenemos de trabajar el pan de forma artesana, lo que supone también una garantía de que toda la producción es diaria”

Los encargos periódicos o diarios es la fórmula que muchos de sus clientes eligen para garantizarse el poder disfrutar en sus comidas de este exquisito pan de Aldamira. Entre sus diferentes productos, destacan sin duda sus molletes, “con una receta propia que hemos ido perfeccionado”.

También han creado el Pan Antequera, que es ya una seña de identidad propia. Se trata de “un pan estilo pueblo, con el sabor y la textura de los panes antiguos”. Cuentan con dos tipos, uno blanco con un poco de centeno integral, y otro que es cien por cien integral.

En este sentido, Alfonso Ramírez destaca que “cada vez la gente demanda más panes integrales” como los que sirven en Obrador Aldamira, “sobre todo porque están cansados de que les ofrezcan como integral panes que, digamos, no lo son”. Los beneficios de la fibra que aportan se convierten en un elemento importante en una sociedad que cada vez demanda productos más sanos y con la calidad por bandera.

 

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 24 de septiembre de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).