Rojas 1892, empresa familiar antequerana que lleva casi 130 años en el sector de la moda, sigue siendo referente en cuanto a moda de caballero y novio en Antequera. 

El sector de la moda es uno de los sectores que viven con más incertidumbre el futuro, ya que deben realizar sus pedidos con meses de antelación. Y es ahí donde entra en juego la ilusión, la fe y la esperanza en la recuperación. Antonio Rojas, que lleva en el negocio 36 años, confiesa que, a pesar de haber pasado un verano complicado “como todos los que se dedican al sector de la moda”,  la ilusión es algo que no ha perdido: “Ilusión mucha. La realidad no sabemos cómo será, pero ilusión mucha. Nosotros tenemos que comprar con una año de antelación, y si no tenemos ilusión por comprar la primavera del año que viene,  imagínate. Ilusión mucha, y confianza, esperando que esto levante y podamos disfrutar casi casi como antes en todos los acontecimientos”.

Antonio ve así el futuro: “Esto ha venido para quedarse, tendremos que convivir de una manera más “light”, de una manera distinta, pero tenemos que seguir conviviendo”. 

Eco Rojas1892 02 14092021

 

“Todos los días son de aprender”

A pesar de la experiencia en el sector, Antonio Rojas confiesa que día a día sigue aprendiendo y que aunque tengas experiencia y conocimiento, también te equivocas. “La experiencia es traicionera, es tan buena como mala, porque te vicia. Lo que sabes, lo sabes, pero a veces necesitas ideas frescas y nuevas para seguir. Te puede traicionar muchas veces el aburrimiento”. Tener clientela fija es un “cómputo de todo, de tener buen producto, buena atención, respuesta y servicio postventa...”. 

“Se trata de que el cliente esté contento desde que entra hasta que sale. La experiencia ayuda, pero llevar muchos años no implica que estemos pasando la complicación de forma más liviana, estamos en la misma situación, pero seguimos con mucha ilusión.” 

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 18 de septiembre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).