De todos es sabido que el sector de la hostelería no pasa por sus mejores momentos debido a la crisis sanitaria del COVID-19, pero en Panadería-Cafetería Santiago continúan estando muy cerca de sus clientes ofreciéndoles el mejor de sus servicios.

El tesón, trabajo y esfuerzo ha sido y sigue siendo en estos tiempos difíciles la base del conjunto de panaderías de Santiago para trabajar día. “Nosotros la suerte que tenemos es que tenemos las panaderías que es nuestro principio. Entonces como es un bien de primera necesidad, cuando nos confinaron seguimos vendiendo nuestros productos de panadería y pastelería”, explica Inmaculada Granados, una de las responsables de Santiago.   

En cuanto a la hostelería Inmaculada apunta: “En la hostelería sí que nos ha afectado como a todos, pero lo vamos aguantando sacando otras cosas y haciendo otros productos intentando mantener a todo el personal, de hecho se mantiene y se está subiendo, aunque en tema de hostelería no porque están en Erte y demás, pero en panadería hemos tenido nuevas altas en este año, aunque parezca extraño”.

Parece que no todo es negativo en los negocios y empresas y en Santiago lo saben: “Nosotros hemos tenido un 2020 complicado como todo el mundo, pero lo que hemos perdido por un sitio lo hemos mantenido por otro. Sobre todo con el tema del pan y las especialidades que ofrecemos. Precisamente la pasada semana en el día de San Blas hicimos 10.000 roscas y las vendimos todas antes de las 12 del mediodía...”. 

“En Navidad dimos un servicio nuevo con la elaboración de canapés que nos fue muy bien con una muy buena aceptación por parte del público... Nos hemos ido reinventando, si una cosa no iba bien, vamos a meterle mano a otra”, añade. 

Los clientes y el buen servicio de Santiago

Los clientes son el eje principal de Santiago y han continuado siendo fieles a pesar de las circunstancias: “Nosotros como trabajamos cara al público, cuando falta alguien lo notamos. Nosotros tenemos clientes de riesgo, como son las personas mayores, y ellos siguen viniendo, muchas veces esperando en la calle a que haya mesa por el aforo, cumpliendo a rajatabla todas las medidas de seguridad”. 

De momento en Santiago en este 2021 continúan en la línea de siempre “esperanzados a la vacuna y que esto remonte. Nosotros queremos estar como siempre hemos estado... El servicio a domicilio es una cosa que no nos compensa porque tenemos los puntos de venta e intentamos que nuestro pan esté siempre caliente y se lo lleven al momento...”, concluye Inmaculada Granados.

Las restricciones horarias

Las restricciones horarias también se han convertido en un impedimento en las cafeterías de Santiago: “Nosotros el servicio que damos solo es el del desayuno porque a las 6 de la tarde si tenemos que cerrar, las meriendas me las ha volteado todas. A los restaurantes les voltean las cenas y a nosotros las meriendas porque no es lo mismo vender una comida que vender un desayuno...”, señala Granados.

Mensaje de esperanza

“Espero que esto vuelva a la normalidad y que volvamos a tener todo como antes... Creo que la vacuna nos va a resucitar a todos, pero mientras tanto hay que cumplir las medidas de seguridad y tener todo el mundo un sentido de responsabilidad porque esto tarde o temprano va a pasar”.

Datos del establecimiento

· Puntos de venta de panaderías: En Cazorla, Juan Cascos, Cruz Blanca, Carrera, Cristobalina Fernández en Barrio Girón, Peñuelas, Urbanización La Peseta en el Barrio de los Remedios, Urbanización La Quinta, Calzada y Avenida de la Legión.

· Teléfono: Para sus encargos de pastelería puede llamar al  952 84 33 01 y para los de panadería al 952 84 25 74.

· Horarios: Todos los días de la semana en panaderías de 6 a 16 horas. Y en las cafeterías su cierre es a las 15 horas, menos en Avenida de la Legión y Urbanización La Peseta que cierran a las 16 horas.