En Fisioterapia Mohedo, hemos comprobado que en estos largos meses de crisis, han aumentado el número de pacientes que llegan a la consulta con aumento de bruxismo –apretar o rechinar los dientes–, dolor al cerrar/abrir la boca acompañado o no de crujidos, dolor de cabeza, dolor de cuello,… y es por ello que queremos compartir con vosotros nuestro conocimiento y experiencia en este tema. 
 
Según podíamos leer en La Razón: “Las causas del bruxismo son muchas, pero en los últimos tiempos han aumentado los casos producidos por el modo en que las personas adultas asimilamos y exteriorizamos la tensión; es decir, el estrés que produce la situación de crisis, la pérdida de empleo o el miedo y la inseguridad ante la situación económica actual”, señala Arcas, responsable del Servicio de Cirugía Maxilofacial, Implantología y Estética Facial de USP Dexeus.
Al hablar de bruxismo, podemos referenciar de dos tipos: un primer tipo, al que llamamos céntrico, que normalmente se produce por el día, y que produce más alteración muscular que dentario y el excéntrico, que normalmente es nocturno y en el que la persona, hace un movimiento combinado de apretar y moverlos, causando –sin ser consciente– un gran desgaste en las piezas dentales.
 
Estos pacientes, cuando acuden a Fisioterapia Mohedo, presentan una serie de síntomas muy característicos en su mandíbula: dolor de cabeza –cefalea, migraña–, malestar  más o menos severo al abrir y cerrar la boca, una serie de marcas muy típicas –causadas por los dientes en la lengua y daños en la parte interior de las mejillas–, así como síntomas odontológicos, como puede ser debilitamiento o mal estado de piezas, mal estado de las encías, mal aliento, etcétera.
 
Otro de los síntomas muy típicos del bruxismo es el insomnio, debido a que el estrés y la ansiedad del día, incluso el cambio de hábitos producido por una pérdida de empleo, condiciona nuestro sueño, aumentando el bruxismo, dolor en zona de musculatura masticadora al amanecer, sensación de no haber descansado, incluso de las pesadillas.
 
En Fisioterapia Mohedo, aconsejamos la prevención, como uno de los medios fundamentales, para evitar problemas mandibulares más serios, sobretodo en los pacientes que noten que bruxan –aprietan los dientes–. En las primeras fases, el problema de bruxismo, dolor de cabeza... tiene un componente muscular muy grande.  El estrés, está creando un hábito de apretar los dientes de forma involuntaria, que debemos corregir lo antes posible, pudiendo tener una rápida y fácil solución, que de no ser así, se va complicando con el paso de los meses.
 
En el caso de bruxismo nocturno, lo más adecuado es corregir los desajustes musculares y articulares. Se hace necesario acudir al odontólogo para recibir su tratamiento específico –férulas de descarga– que combinado con el abordaje fisioterápico, consigue la normalización mandíbular, la desaparición del dolor, chasquidos, etcétera y el cuidado de su dentadura.
 
En Clínica Mohedo estamos preparados para ayudarle a solucionar su problema mandibular. No dude en consultarnos.