El oro tiene características antibacterianas y además ayuda a transportar las moléculas de oxígeno directamente en la piel, activando las funciones celulares y proporcionando nuevos niveles de energía.