Un 25 de abril de 1532, Carlos V, en la ciudad de Medina del Campo firmaba la Real Cédula por la cual se reconocía con el título de Muy Noble y Leal ciudad a Antequera… en las tierras recién conquistadas de México. De esta forma, en las tierras al otro lado del Océano Atlántico, encontramos la denominación de Antequera para la actual ciudad de Oaxaca. Esta denominación persistió hasta 1832. Ahora, cuatrocientos noventa años después, se conmemora el nombramiento de estas tierras con el nombre de nuestra ciudad. Un hito en honor de la semejanza orográfica que presenta esta zona y que hallaron los conquistadores, otorgándole el mismo nombre de nuestra ciudad. 

Cuando hoy entramos en la iglesia del Carmen de Antequera, uno de los templos más visitados por el turismo cultural que llega a nuestra ciudad, tenemos la sensación de que todo está perfectamente conservado hasta en el más mínimo detalle.