Estamos viviendo una situación que es histórica, tanto por el dolor tan extremo que estamos viviendo, despidiendo a seres queridos de forma tan extremadamente dura, como por las medidas tan restrictivas e impensables que se han adoptado y nosotros acatado. Se está creando ley nueva de forma directa e inmediata. No digo que improvisada, jamás verteré opiniones políticas en mi discurso, soy jurista no político, pero sí decisiones que alteran el orden jurídico en situaciones que abarcan desde los más elementales principios constitucionales hasta las normas más básicas del ámbito laboral, de hoy para hoy.

Los técnicos juristas del sector social del derecho, los Graduados Sociales y los abogados laboralistas, nos hemos visto abruptamente en un constante bombardeo de noticias, a veces contrastadas otras no tanto, bombardeo de bulos mal intencionados, y también a un bombardeo de medidas legislativas en modo de reales decretos ley, emitidos por el poder ejecutivo, el BOE lo leemos varias veces al día. Que desencadena, desde una histórica declaración de alarma que sumerge al Estado español directamente en un escenario novedoso para todo el mundo, hasta una serie de prestaciones nuevas que no casan con el resto de orden jurídico, ERTES, renta vital, Cese Actividad Trabajadores Autónomos, exención de cotización que luego no están exentas...

El Graduado Social, adquiere ahora una importancia VITAL en la correcta armonización de las relaciones laborales. Leemos decretos que se publican a las 23:32 de la noche de un domingo que entra en vigor ese propio domingo y tiene efectos en el mercado laboral del próximo lunes, lo vivimos todo en vivo y en directo. Nos enfrentamos a la tramitación de cientos de miles de ERTES, que a estas alturas todo el mundo ya sabe de qué se trata, nos vimos haciendo las veces de administración pública, ¿quién no me ha llamado porque el INSS está cerrado y necesita presentar su pensión de viudedad o de jubilación? Y no ha visto otra opción que hacerlo a través de mi despacho, y en cuanto al SEPE, cuantas prestaciones de desempleo hemos presentado vía telemática, a miles de trabajadores… servicio que con orgullo hemos y estamos sacando para adelante con el pecho henchido de hacerlo.

Los administrados, que han visto como la relación con la administración se cierra y solamente queda en vigencia la relación telemática, hace que destaque la infinita carencia de la sociedad en relación con las nuevas tecnologías, que en redes sociales está al día perfectamente, pero que en materia administrativa queda muy lejos de una sociedad digital. ¿Cuántos certificados digitales vamos a solicitar desde que se abra esa opción, tengo el despacho abierto a que cuando se pueda, usen nuestras instalaciones para conseguir adaptarse a la nueva era digital, y evitar el colapso y la impotencia que están viviendo miles de ciudadanos por no tener el dichoso certificado digital?

Siempre me he jactado y enorgullecido de ser GRADUADO SOCIAL, esa profesión que nadie sabía y que poco a poco ya todo el mundo pone cara. Que, si es la mía, os digo que hay muchos más compañeros, que estoy seguro que suscriben mis palabras, es un orgullo ser servidor público, y más en circunstancias tan extremas como las que estamos viviendo. No somos el INSS, ni la TGSS, ni el SAE, ni el SEPE, pero hemos tramitado todo de vosotros a estos organismos durante esta pandemia. Seguiremos luchando siempre, por la Justicia Social.

Volveremos a ver la luz del Sol que siempre sale por Antequera, mientras tanto, aquí estamos de frente, para que el llamado COVID19 caiga por fin, de esta maldita pesadilla. Cuenten con nosotros, si solo podremos llorar juntos, pues lloraremos juntos, pero sí podemos pelear, sepan que lo haremos como los más valerosos juristas por la justicia social.