En primera línea, como un miembro más del equipo, está la doctora Concepción Ruiz Gómez, la médico del BeSoccer UMA Antequera que no falta a la cita cada partido en casa. Era una entrevista que teníamos pendiente desde hace tiempo, hablamos con ella de su papel en el conjunto de Moli, su trabajo en la UMA como Médico del Deporte, también en la Sociedad Andaluza de Medicina del Deporte y de la participación cada vez mayor y necesaria de la Mujer.

Partido en el Pabellón Fernando Argüelles. No hay público. Como cada cita en casa, me preparo en la zona de Prensa para el encuentro. El recinto no está en silencio, sólo se escucha a los jugadores, de uno y otro equipo, entrenar y sus voces de ánimo preparando el envite que comenzará dentro de poco. Mientras repaso todo lo que hay a mi alrededor, la veo a ella, una vez más, apoyada en la baranda junto al parqué. Pañuelo en la cabeza, mascarilla, mirada fija en su plantilla y discreción absoluta. En esta cita, sólo somos dos mujeres este día en el partido del BeSoccer UMA Antequera, ella abajo, como médica y yo arriba, como redactora. Nos citamos para una entrevista que siempre dejábamos para otro momento, pero ahora es el día.La doctora Concepción Ruiz Gómez tiene una gran vocación por la Medicina y especialmente de Médico del Deporte, algo que le llegó con el tiempo: “Siempre tuve claro que iba a ser médico, desde muy pequeña. Cuando terminé la carrera me formé en Pediatría, trabajaba en el Servicio Andaluz de Salud en Pediatría, hice mi tesis en envejecimiento, me gustaba la investigación. Y en Málaga se abre la Escuela de Medicina del Deporte y dije, a mí esto me gusta. Hice el MIR en Málaga, lo saqué y lo estuve preparando, es muy bonito estar con jóvenes”.

Nos explica que conoce Antequera muy bien: “Es la ciudad donde hice mis prácticas de ginecología cuando estudiaba Medicina. Las hicimos en el antiguo Hospital situado en la calle Infante don Fernando. Y como anécdota, fue el primer sitio donde trabajé tras licenciarme, en el Centro de Salud del SAS, un verano sustituyendo al doctor Pedro de Rojas, y curiosamente donde por primera vez me llamaban ‘la médica’ en un tiempo donde oír eso, era raro pues siempre nos dicen médico”.

Su llegada al BeSoccer UMA Antequera

Sobre cómo llegó a formar parte de este equipo, nos habla de su vinculación con la UMA: “Yo soy personal de Administración y Servicios y trabajo en el servicio de Deportes de la Universidad de Málaga (UMA), este servicio desde siempre ha tenido un Área de Medicina del Deporte, con los cual atendemos a todos los deportistas que venían allí, que en principio teníamos waterpolo, voleibol masculino, rugby masculino, baloncesto femenino, baloncesto masculino y también estaba el fútbol sala. Debió ser un año en el que decidieron los directivos de la Federación que el equipo tuviera un médico fijo en plantilla, con ficha, al estar yo allí, pues se me hace ficha desde ese año. Yo estuve más pegada a baloncesto durante la residencia, pero de 2005-2006, ya estaba con el equipo del Fútbol Sala”.

Centrados en su trabajo, le preguntamos por su labor concreta dentro del equipo: “Se hace un enlace entre la parte más técnica de los entrenadores, preparador físico que es un eslabón que nos une con el fisioterapeuta y con el médico. El médico está cuando se describen lesiones, verlas y diagnosticarlas. Una cosa muy importante es el seguimiento de Prevención de la Salud del deportista en relación a cuestiones de dopaje. Es obligatorio para cualquier deportista que tiene ficha federativa, que pueden hacerle un control de dopaje. Lo que hacemos es en pretemporada dar una charla de Salud, explicamos a los jugadores cómo pueden ser los controles, le enseñamos el material; ya que alguna vez hemos tenido esos controles y había que presentar a la gente de dopaje qué medicación está tomando cada jugador. También cuando hay lesiones a la hora de dar partes a la mutua para que una lesión pueda ser cubierta, no sólo muscular, puede ser de cualquier tipo. Todo eso tiene que hacerse a través del médico y estar en contacto con el jugador y también con el cuerpo técnico, porque toda persona que tenga ficha tiene que ser seguida por el médico del equipo”.

Sobre cómo es trabajar con el UMA, destaca: “Normalmente, yo lo veo a ellos por las tardes un par de días en la semana; el que está en contacto con ellos es el fisioterapueta y si hay cualquier problema lo citamos y quedamos con ellos. No estoy en los entrenamientos, pero ellos, todos los jugadores, tienen mi teléfono directamente por si tienen que contactar conmigo para cualquier problema. Para lo que ellos necesiten”. Algo que la hace sentirse dentro del equipo: “Sí, por supuesto, digo que soy de cascarilla sabes que eres diferente, pero me siento una deportista más, no se puede entender de otro modo, no se podría trabajar bien. Si me suena un mensaje o una llamada, podría decir no estoy en mi horario de trabajo, no les contesto, ¡qué va, al revés! Lo hago y con gusto, porque si no, no lo haría, porque si no te sientes parte, no puedes hacerlo, tienes que ser una piña, si no eres una piña, como haya una grieta, mal vamos”.

 

El trabajo aumentado ahora con la presencia de la Covid-19

Y ahora, toda esta labor se ve aumentada con todo el tema del coronavirus: “Sí, es un trabajo extra donde estamos el delegado, el fisioterapeuta y yo. Existe la figura del delegado covid, de manera que nuestro delegado de equipo tiene que recogernos unas hojas donde firmamos declaración de que no hemos tenido síntomas ni contacto, tenemos que colgarlo en una plataforma. Si van a un hotel si van de viaje, tienen que comer en unos sitios determinados, para mantener las burbujas. Y también el fisio, tiene en este caso la labor de seguimiento. Y el médico del equipo, recibiría los casos en caso de que fuese un positivo, los recibiría para empezar a tomar medidas. En nuestro caso, la Federación y la Liga nos ha enviado test covid y nosotros 48 horas antes de los partidos realizamos los test a los jugadores que lo hacemos en las consultas de la Universidad. Montamos una zona aislada, en caso de que haya un positivo, que no se puedan contagiar los demás”.

Una labor preventiva y de control que está dando resultados, ya que a día de hoy, no ha habido ningún caso en el equipo y eso es un reto más para toda la plantilla y los médicos que van unidos a ellos: “Nos hemos tenido que ir adecuando. Un médico siempre tiene que estar preparado para todo, porque tenemos tres facetas. Hacen tratamientos cuando hay una lesión o una enfermedad. Pero el médico realmente, interviene desde antes, desde la prevención: desde la alimentación, hidratación, cuidado de las infecciones... El covid es una infección más. Hemos estado continuamente informados a través del Colegio Médico, de las Federaciones. Nos hemos puesto las pilas, una cosa más para cuidar a los jugadores”.

La importancia de la Universidad de Málaga y el fomento del deporte

Tanto Pedro Montiel como Moli han llevado al máximo la unión de la parcela de la formación y el Deporte, algo que ella, perteneciente a la UMA sabe y que favorece tanto a jugadores como a la Universidad: “Hemos colaborado también muchas veces con equipos de investigación o con tesis donde buscaban equipos de Primera, venían y nos hacían todos los test y eso luego se publica, como estamos dentro del ámbito universitario estamos muy concienciados de que cada vez que se pide algo, colaborar. Nosotros ayudamos a los investigadores y a la vez, nos beneficiamos de algunos recursos que de otra forma no los podríamos tener”.

Un punto esencial, van unidos de forma intrínseca: “La medicina es un eslabón más en los deportistas y jugadores universitarios. Los DUMAN (Deportistas Universitarios de Alto Nivel) tienen un estatuto, que fue la Universidad de Málaga la primera que creó este estatuto, donde aparece que el jugador o que la persona que hace deporte, pueda tener a lo mejor, una ventaja de cambiar una tutoría, unos exámenes, en definitiva, compaginar su vida de estudiante con su vida deportiva. Y la Medicina es un factor más, porque hay equipos que no tienen médico, a lo mejor no tienen a alguien que pueda estar día a día con ellos, en la UMA se apostó para que se tuviera todo”.

 

 

La formación para salvar vidas

Teniendo una médico al teléfono tan unida al deporte, es inevitable hablar sobre temas como la importancia de conocer y saber hacer una RCP (reanimación cardio-pulmonar) cuando nos hemos encontrado con casos de muerte súbita en el Deporte.

La doctora Ruiz –que es instructora del Plan Nacional de RCP– nos destaca lo esencial de tener un médico, pero también que la plantilla esté formada en este aspecto: “Soy instructora del Plan Nacional de RCP, tengo acreditación europea para dar cursos de formación de RCP. Todos los años en la Universidad de Málaga se ha estado reuniendo y se ha enseñado RCP a los alumnos de los colegios y también, cuando damos charlas de Salud siempre insistimos en lo importante que es que si se te cae un compañero al lado y tú eres el que está allí, puedas actuar, porque las manos salvan vidas. El 14 de noviembre de 2008, tuvimos un caso de una muerte súbita, no llegó a fallecer, pero fue un jugador del equipo contrario, estábamos jugando en la Universidad de Málaga y cayó fulminado. Porque actuamos, teníamos nuestro desfibrilador que no hubo que ponerlo en marcha, porque dimos los primeros pasos. O cuando hemos hecho un Mundial o Europeo Universitario de Fútbol Sala, hemos dado un taller de RCP a los entrenadores y jugadores, para quien quisiera ir. Podemos tener muchos médicos, muchas ambulancias, a lo mejor se cae el jugador y mientras llegas, pasan 10, 15 o 20 segundos; debes actuar en ese mismo momento; ahorras tiempo y a lo mejor, salvas vidas”.

Ha costado muchos años darnos cuenta –algunas veces con alguna muerte por delante–, de la importancia de este aspecto, por ello nos detalla el trabajo que se realizan desde las instituciones, especialmente desde el programa Escuela de Familia de nuestra comunidad atuónoma: “La Junta de Andalucía, la Consejería de Salud, Familia, Educación y Deportes, han hecho junto al IADE (Instituto Andaluz del Deporte) la Escuela de Familia, para que los padres y madres sepan como trabajar con sus hijos deportistas. Han añadido un último tema, sobre la Reanimación Cardio-Pulmonar; porque la mejor prevención es saber hacer la RCP. Es muy importante que los niños en los colegios, los chicos y chicas cuando están en sus equipos, sepan cómo hacerlo. O que sepan, que cuando van a una instalación deportiva, lo primero que tienen que saber es dónde está el desfibrilador. En Antequera está, es muy importante tenerlo y saber utilizarlo. Mientras más personas estén formadas, salvar una vida es más fácil”.

La Mujer en el mundo del Deporte

Cada vez vamos dando más pasos en el mundo del Deporte, de tener la presencia de la Mujer en todas las Áreas. Es inevitable preguntarle si como tal, se ha encontrado con algún cliché, alguna conducta en la que se haya sentido incómoda: “Al principio éramos dos mujeres en el equipo, Natividad Giraldo, fue la primera fisioterapueta del equipo; en esta época moderna digamos. Éramos dos mujeres, ella más jovencita y yo más mayor, se identificaba rápido quién es la doctora y quién la fisio. Pero ya cuando llega José Carlos o cuando estoy cubriendo un partido de fútbol sala en un campeonato universitario y a lo mejor estoy yo o un alumno de fisioterapia un poco más mayor, ¿qué piensan? Que él es el médico y yo la fisioterapeuta, la mujer. Pasa más en el fútbol, porque por ejemplo, en el Baloncesto, nunca me ha pasado; en el fútbol, parece que la cosa es más difícil”.

Y le hablamos en referencia a ese día en el que estábamos las dos solas, mujeres, en todo el recinto: “Sí es verdad, hay pocas mujeres en este mundo. Cada vez hay más, de hecho en los cursos que años atrás preparaba la Federación en Las Rozas, en este campo de la Medicina hay alguna que otra, éramos dos o tres. Por eso, la campaña de Diputación de ‘Más Deporte, Más Mujer’, damos visibilidad, si no le damos voz, la gente no sabe que existimos”.


Su parte más personal de unión con el mundo del Deporte

Medicina y Deporte, Deporte y Medicina, forman parte de su vida, sabemos que en su día practicó algún que otro deporte: “Jugaba al baloncesto, en el equipo de La Presentación en Málaga. Luego ya comencé Medicina, ya lo dejé, me centré en Medicina, Medicina. Me dediqué a nadar, nadar, nadar. Y últimamente, no tengo tiempo, no practico tanto deporte rutinario como lo podía hacer antes”.

Hablando de Deportes, no podemos dejar la ocasión de preguntarle si le gusta el Fútbol Sala: “Recuerdo perfectamente cuando tenía a Aurelio, el utillero, al lado y le decía: ‘¿Ahora qué ha pasado? ¿Y ahora qué ha pasado?’. Cuando pitaba el árbitro, me aprendía las cosas, había tantas reglas que le decía que no había quien entendiera aquello. Ahora después de tantos años, los ves y lo disfrutas. El último partido contra el Barça ha sido muy bonito, es otro modo de verlo, es más espectacular. Si me pones entre Fútbol 11 o Fútbol Sala, no se cómo el Fútbol Sala no puede estar delante, cómo no es un Deporte Olímpico”.

Además de su trabajo en la UMA, con el equipo de Fútbol Sala, “colaboro con la Federación Española de Baloncesto en concentraciones, en Navidad, Semana Santa; como además coincide que tengo vacaciones en la Universidad de Málaga, pues es muy fácil. Llevo también desde el año 2005, yendo a Campeonatos de Europa, el verano pasado estuve en Macedonia del Norte con la Selección Sub-16 Femenina y fuimos bronce. En principio esto va igual, si me convocan o no me convocan”.

Si tuviera oportunidad de formar parte de otro equipo en cuál le gustaría estar como médico: “El Balonmano, eso sí que me falta. He estado en algunos Campeonatos de Andalucía o Mundial que hicimos con la Universidad, pero ahí no he estado nunca como médico en un equipo importante, eso sería bonito estar en algún equipo que compite a este nivel y demás, pero es difícil compaginarlo con el trabajo en la Universidad”.

Consejos para los futuros médicos de Medicina Deportiva

Con esa unión perfecta que ofrece de formación y devoción por su trabajo, le pedimos un consejo para los estudiantes de Medicina que quieren trabajar en la misma parcela que ella: “No tiren la toalla, si tienen un sueño que lo persigan. Hoy por hoy no se puede uno formar como Médico del Deporte. La especialidad de Medicina de la Educación Física y el Deporte, se hacía formación vía MIR, uno hacía el examen, sacaba el MIR y se formaba en Escuelas, pero en vez de que te pagaban, tú pagabas. Desde el 2014 dijeron que ya no se podía formar nadie más de esa manera, sino que iba a ser igual que el resto de MIR, con tu rotación en el hospital y todo; pero ahora está todo parado, tiene el país muchos problemas como para poder sacar la Ley de la Especialidad de Medicina del Deporte. Pero hay otras maneras de formarse, hacer cursos, hacer máster, hay sitios muy punteros en España. Si les gusta, que lo hagan porque es muy bonita, eres como el médico de Familia, pero del deportista. Como presidenta de la Sociedad Andaluza de Medicina del Deporte (SAMEDE) y como responsable del área de Medicina del Deporte del Colegio de Médicos de Málaga trabajo por la defensa de la especialidad de Medicina de la Educación Física y el Deporte. La sociedad no puede permitirse que se den pasos atrás, el ejercicio es una medicina que se ha ido aplicando a muchas patologías, es un fármaco muy barato el deporte.Pero aún no se ha regulado y hoy en día hay una espera donde muchos médicos no pueden formarse adecuadamente”.

Terminamos esta entrevista sabiendo que podrías estar largas horas hablando de Medicina y Deporte de forma clara y sencilla para que todo el mundo lo entienda. Hoy día, está claro que la formación de todos en muchos campos es esencial para salvar vidas. Los médicos, además de su gran labor, son un vehículo importante para conseguirlo. La doctora Concepción, Conchi, Ruiz Gómez, lo hace desde hace años. ¡Gracias!

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 6 de febrero de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).