La ausencia del COVID-19 en Serainant ‘es motivo de tranquilidad para el personal de la empresa, pero sobre todo para los usuarios que son nuestra principal preocupación’. Más de 800 hogares de mayores siguen estando atendidos por profesionales de Serainant, empresa que les ayuda en sus tareas del día a día, aseo, medicación y tareas del hogar. Además, forman parte del Plan Municipal de Emergencia de Asuntos Sociales.

Quienes transitamos por el centro formado por la encrucijada de caminos entre las calles Diego Ponce, Madre de Dios y Lucena con Rodaljarros, es común ver hablando con el móvil y con la carpeta en mano a Pedro Pablo Ruiz Pérez, “Pedro el de Serainant”, esa empresa visionaria que surgió en Antequera cuando aún no se hablaba de ley de la dependencia ni de la soledad de los mayores. Su pasión por los abuelos se traduce en estar siempre atento a ellos. Ahora, con la pandemia del “coronavirus” es uno de los “ángeles de la guarda” en la tierra, guiado por el teniente de alcalde Alberto Arana para que ninguna persona esté sola y sin atención por la circunstancias.

Forma parte de la “generación perdida” de jóvenes talentos que estaba llamada a liderar las administraciones públicas locales, pero al terminar sus estudios, lo pensó bien y apostó por la gente, por su familia, su empresa y por sus trabajadores. Creemos que salvo Mercadona y Dcoop, pocas empresas habrá en Antequera que tenga una plantilla con más de 220 trabajadores.

Le entrevistamos por teléfono, entre llamada y gestión, gestión y llamada para atender su trabajo, su labor y su plantilla. Entre pregunta y respuesta, nos interrumpe y nos exclama: “¡Esto es un motivo de orgullo para nuestra empresa y reflejo de un trabajo bien hecho en estrecha colaboración con nuestro Ayuntamiento y en concreto con él Área de Servicios Sociales encabezada por Alberto Arana! De nuestro sector, pocas creo que hayan podido hacerse el test y, tras los trámites y espera, ¡nos han dado el resultado y tenemos cero positivos en nuestros más de 200 trabajadores, lo que es una tranquilidad para nuestros mayores, nuestros trabajadores y nuestra empresa, producto de un trabajo previo al inicio del confinamiento”.   

Volviendo a la entrevista, le preguntamos el cambio de su visión de futuro en apostar por la gente mayor: “Pues por una asignatura del último curso que se llamaba Sociología de la Tercera Edad y un profesor que me influyó bastante en ese sentido y me dijo que el futuro iba por la atención a personas mayores, un sector desprofesionalizado de España y que por ahí había futuro. Justo al año siguiente de acabar mis estudios en Granada, este profesor me propuso un máster en Madrid en Dirección y Gestión de Centros y Servicios para personas mayores. Estuve allí un año y volví. Y ya ahí fue cuando surge el proyecto de profesionalizar la ayuda a domicilio y constituimos la empresa en mayo de 1999”.

El inicio de la labor de Serainant

El proyecto de servicio de ayuda a domicilio profesionalizó la labor de las personas que acudían a domicilios que hasta que “llegamos, hacían ayuda a domicilio sin contrato, era un sector desprofesionalizado. Nosotros presentamos un proyecto al Ayuntamiento, que le pareció una buena idea y lo sacó a concurso público y desde entonces estamos en Antequera al frente de él”.

¿Cómo empezaron?: “Pues mi mujer y yo; aunque en un principio éramos tres socios, ahora estoy solo yo y teníamos un trabajador. Fuimos la segunda empresa de Andalucía en este sector, algo que hoy demuestra lo adelantado que estuvimos en Antequera antes del boom en nuestro sector, que surge a raíz de cuando se dicta le Ley de Dependencia. Antes, hablar de ayuda a domicilio era como hablar de Marte. En un principio empezamos a trabajar a nivel privado, yo en mis inicios hacía acompañamientos nocturnos. Y fue privado hasta que poco a poco, el Ayuntamiento hizo un concurso de adjudicación del servicio y ganamos ese concurso en el 2000”. 

Como siempre, los ayuntamientos son la administración pública más cercana al ciudadano que tenían programas del plan concertado de ayuda a domicilio. “Las comunidades autónomas entran en escena cuando el Gobierno Central aprueba la Ley de Dependencia en 2007. La gestión la siguen teniendo los ayuntamientos y las comunidades autónomas financian el servicio”.

En los últimos años, apreciamos la necesidad de una especialización profesional de atención al mayor: “Antes, los hijos que estaban en casa, sobre todo las mujeres, se encargaban de las personas mayores y esto ha cambiado radicalmente en los últimos 30 años y a los mayores hay que atenderlos de una manera profesional. Ahí entran empresas como la nuestra. Nosotros fuimos visionarios, aunque y en aquel entonces íbamos a los bancos a pedir apoyo económico y cuando decíamos el modelo de empresa que queríamos instaurar, nos miraban como diciendo de dónde han salido y hoy día mira cómo ha cambiado todo”.

Además del aumento de esperanza de vida, la sociedad se olvida de quienes nos criaron: “Una sociedad en las que las relaciones interpersonales quedan cada vez más al margen, vamos corriendo a todos lados y estamos convirtiéndonos en una sociedad impersonal, perdiendo una serie de valores que ya hace unos años eran fundamentales”.

¿Recuerda cómo empezaron a afrontar el aún desconocido mundo de atención a los abuelos?: “Por supuesto. Recuerdo un eslogan en el que nosotros ofrecemos a las personas mayores todo los que necesiten y si no lo tenemos, lo creamos. Y mira 20 años después: nos dedicamos a suplir las posibles carencias de las personas mayores en el desempeño de las actividades de su vida diaria. Ahí entramos nosotros en las carencias y acompañarle en ese ciclo vital y hacerle la vida lo más fácil posible”. 

¿Qué servicios ofrece hoy Serainant?: “Nosotros desarrollamos tres programas. Uno, privado, que fue con el que empezamos en 1999. El segundo, desarrollamos un programa municipal que tiene el Ayuntamiento de Antequera para emergencias. Y un tercer programa de Ley de Dependencia”.

El primero, ¿en qué consiste?: “Pues lo que haga falta. Si alguien tiene un problema con su padre, por ejemplo, ese mismo día estamos prestándole servicio. Ha sufrido un ictus, por darte un ejemplo, y si hace falta, nosotros mismos vamos a recogerlo al Hospital”.

Para ello, ¿cómo contactar?: “Nosotros tenemos la oficina en calle Rodaljarros número 8 y tenemos un horario de 8,30 a 14 y de 17 a 20 horas de lunes a viernes y los sábados por la mañana de 10 a 13 horas. O a nuestro teléfono de urgencias las 24 horas que es el 652 916 814”. 

¿Y qué hacen en las casas de las personas mayores?: “Nos llaman para hacer tareas domésticas, apoyo en la higiene personal, control de medicación desde el momento en que se recoge en la farmacia y seguimiento, acompañamiento nocturno. Cualquier cosa, incluso ocio con personas mayores, cualquier deficiencia, estamos para cubrirlas. En Antequera y comarca atendemos a unas 800 o 900 familias en todos los aspectos, no solo en este ámbito privado, no discriminamos. Fundamentalmente son personas mayores”.

Nos habla de un programa municipal, ¿nos comparte más detalles?: “En el ámbito municipal, la cobertura es prácticamente igual al privado. Este programa empezó antes y sufre un vuelco con la Ley de Dependencia porque lo absorbe, se dedica a lo mismo. Al final la administración local es la más cercana y yo luché mucho en aquella época porque la Ley de Dependencia es una ley magnífica, pero con un problema que es el tema de la tramitación. Desde que inicias el camino de solicitud hasta que recibes el servicio pasa un tiempo. Ese tiempo ha ido variando con los años, pero mínimo puede pasar un año. Cuando surge una urgencia médica como puede ser un ictus, la familia no puede esperar un año, entonces el programa municipal entra en escena y analiza la situación junto con nosotros. Hay un informe médico que te dice que esa persona ha sufrido una patología y que necesita ayuda a domicilio y un informe social de apoyo familiar que pueda tener esa familia. Ese servicio se pone en marcha de un día para otro, incluso sin informe: primero hay que intervenir y luego ya arreglamos y solucionamos lo que haya que solucionar. El Ayuntamiento es un mediador, está más cerca al ciudadano, pues es más sensible a sus problemas y actúa”.

El tercer grupo de servicios es el autonómico: “Quiero hacer hincapié que es una competencia delegada a las comunidades autónomas, pero es una ley estatal y la financiación es un porcentaje autonómico y otro estatal. Por desgracia, son las comunidades autónomas las que están soportando el peso financiero de este sector y es una de las luchas con el estado central que la carga sea un poco más paritaria”.

Cualificación del personal

¿Y quién puede-debe trabajar para una empresa que presta estos servicios?: “Esto también ha ido variando con el paso del tiempo: la formación del personal. Ahora mismo el requisito fundamental es que tenga un certificado de profesionalidad como auxiliar de ayuda a domicilio o auxiliar de centros residenciales. Se puede acceder a través de varios caminos. Uno, la formación reglada, por ejemplo, en el Pedro Espinosa hay un módulo de dos años. Otra fórmula se reguló hace poco sobre personas que llevaban tiempo trabajando en este sector, pero que no tenían requisitos académicos y se estableció una vía para demostrar una experiencia que junto con un pequeño ciclo formativo también te permitía acceder a ese certificado”.

Antes hablábamos de los cambios en la sociedad, suponemos y sabemos que el personal entra a formar parte de la familia de las personas que cuidan. “Se produce una simbiosis entre empresa y familia al poco tiempo de empezar con ellos. Entramos a formar parte de esa familia y de esa privacidad que es su casa”.

Y en pleno desarrollo, viene la pandemia del coronavirus

Llevamos más de 40 días con la incertidumbre del qué pasará y con la preocupación de las personas mayores. ¿Cómo afrontaron el inicio del estado de alerta sanitaria?: “Te puedo decir que éste es el mayor reto profesional, emocional al que me he enfrentado en mi vida. Imagínate que nosotros el sábado 14 de marzo, sale el Presidente estableciendo un estado de emergencia con unas medidas asociadas al mismo. Pues a nosotros nos ha salvado el ir dos pasos por delante de la enfermedad. Estábamos actuando antes de esa fecha; de hecho, el jueves 12 y el viernes 13,  pasaron por la oficina todos los trabajadores con un tríptico de cómo tenían que actuar de cara a lo que nos venía encima. Eso implicó que nosotros, 10 días antes, nos estuviéramos reforzando con la compra de mascarillas y guantes. A día de hoy no nos ha faltado mascarillas y hasta yo he repartido mascarillas en residencias de Antequera, a la Policía”. 

Atender a más de 800 familias, un riesgo por la edad de todas ellas. “Así es, personas mayores que eran atendidas por auxiliares que iban de una familia a otra y que podían ser vehículos transmisores de la enfermedad. El reto es ingente. Para ello, mis trabajadores se han hecho el test y a día de hoy tenemos todos hechos y este jueves 30, nos comunicaban desde el SAS (Servicio Andaluz de Salud) que todos han resultado negativos, tras una prueba que nos hicieron el domingo. La ausencia del COVID-19 es motivo de tranquilidad para el personal de la empresa, pero sobre todo para los usuarios que son nuestra principal preocupación, agradeciendo a la Dirección, Gerencia y el equipo sanitario de Antequera por su profesionalidad, cercanía e ingente labor en la gestión de esta crisis sanitaria”. 

Nos llama la atención lo de los test, ya que el personal sanitaria lo reclama. “En Andalucía, si no hemos sido la primera, hemos sido de las primeras empresas de ayuda a domicilio que ha conseguido que sus trabajadores tengan el test hecho. Te puedo decir que estoy orgulloso de cómo nuestros trabajadores han utilizado los medios que le hemos proporcionado y de cómo han atendido a las personas mayores en esta circunstancia. A mí me decía el subdirector médico del Hospital de Antequera, por cierto una persona entrañable y encantadora, Andrés Fontalba, con el número de trabajadores que tenéis lo normal es que tengas por estadística unos 25 o 30 positivos por coronavirus. Los test los hicimos el domingo y todos han sido negativos. En una residencia lo puedes tener controlado porque se tiene un grupo de 14 o 15 auxiliares y 40 o 50 abuelos, pero controlar a 200 personas con 800 familias en la calle y tener los resultados que hemos tenido es para estar orgulloso del trabajo que hemos hecho”.

Volviendo al inicio de la crisis, ¿cómo coordinaron con los usuarios el seguir prestando la ayuda con el consiguiente riesgo?: “Lo primero que hicimos es encerrarnos en la oficina ese fin de semana. Nos dividimos los usuarios que teníamos y llamamos a todos ellos y le planteamos 3 escenarios. La primera opción, que era la que aconsejábamos, que en la medida de lo posible si había posibilidad por la familia de apoyarlos, el aplazamiento de la ayuda a domicilio porque el riesgo cero no existe y el auxiliar puede ser vehículo transmisor porque viene de la calle. El segundo escenario, si no se puede aplazar el servicio, reducirlo a las tareas básicas indispensables: higiene personal, alimentación y control de medicación. Y el tercero, pues seguir con el servicio como estaba diseñado”.

¿Y la respuesta?: “Lo primero y fundamental salvaguardar la salud de nuestros usuarios y auxiliares. Conseguimos que más o menos la mitad decidieran aplazarlo o reducirlo, con lo cual nos encontramos que el 40 por ciento de la plantilla se quedaba en casa con su sueldo íntegro. Quienes van a casa de mayores, llevan todo el equipo de protección esencial y aconsejan en todo momento cómo deben de prevenir y actuar desde casa”.

Plan Municipal de Emergencia en coordinación con el Ayuntamiento

Al mismo tiempo, Serainant forma parte del programa urgente desarrollado por el Ayuntamiento: “Me reúno con Alberto Arana, teniente de alcalde de Servicios Sociales, con el que estamos haciendo un trabajo codo con codo porque también tenemos maneras de pensar muy parecidas. El Ayuntamiento creó un plan de emergencia para que en este tiempo a nadie le faltase nada, no solo de mayores sino de gente en general, de alimentos, de gestiones, compras”.

¿Y qué desarrollan?: “Nosotros entramos en escena con reparto de alimentos, hacer compras, atender lo que no pueden hacer. A diario recibimos llamadas con un plan de trabajo, por ejemplo con 15 compras o que hay que ir a recoger dinero o ir a supermercados. Además, en este plan de emergencias las noches son nuestras, como el fin de semana y los festivos. La gente llama a la Policía y ellos a nosotros que somos los que actuamos. Eso nos permite descansar poco a la gente que estamos al pie del cañón. Pero bueno creo que se está haciendo un buen servicio y se está llegando a cubrir esas necesidades”. 

Consejos para las personas mayores sobre qué hacer desde este fin de semana

Le preguntamos al entrevistado que, al estar colapsados de información, qué le recomienda a los usuarios. “A los mayores y a la gente en general, que es fundamental la higiene de manos y cara. Cada vez que salimos, para trabajar o para alguna compra, la higiene de manos y cara. En segundo lugar, utilizar los medios de mascarilla y guantes cuando se salga. Y primordial: el distanciamiento social, tenemos que aprender a vivir de otra manera, sobre todo con nuestros mayores. No sé exactamente la estadística, pero supongo que en torno al 90 por ciento de fallecidos son personas mayores”.

¿Y cómo ve la pandemia en Antequera?: “Te digo una cosa, la España de pueblo le está dando una lección a las demás en cuanto a civismo, comportamiento, saber seguir las instrucciones de las autoridades y quiero incidir en eso. Y, además, Antequera está siendo ejemplo de ciudadanía y saber estar”. Por lo tanto, ¿salimos o no de casa?: “Vamos a quedarnos en casa, llevamos 50 días confinados. Vamos a aguantar el tirón y cuando haya que salir vamos a hacerlo con sentido común y respetando ese distanciamiento y vamos a no andar para atrás. El problema de andar para atrás es que tenemos a los sanitarios muy cansados y un rebrote sería letal para todos”. 

Aquí terminamos la entrevista con otra de las personas que más trabajo y responsabilidad está desarrollando para combatir el COVID-19. Entre llamada y solución a los problemas, siempre que puede, se asoma con su familia y con sus hijos saca las banderas de España al paso de la Policía Local por las calles de la ciudad. Un ejemplo de antequerano visionario, emprendedor y que tiene un papel fundamental: cuidar de las personas que nos dieron la vida. 

 

 

 
 

Información básica para el coronavirus
·Teléfonos exclusivos para el Covid-19 “coronavirus: 900 400 061 y 955 54 50 60 (Salud Responde).

· No usar el 061 ni el 112: Las autoridades piden que no se llame a esos números porque colapsan las centralitas e impiden la atención de otros casos en los que hay una urgencia vital. Los números a los que hay que llamar para consultar dudas y hacer preguntas sobre el coronavirus son el 900 400 061 y el 955 54 50 60 (Salud Responde).

· Qué es el coronavirus: Virus que circulan entre animales, pero que algunos pueden afectar a los humanos, el nuevo se identificó en China a finales de 2019.

· Los síntomas: Fiebre, tos y sensación de falta de aire.

· Prevención: Lavar las manos frecuentemente. Evitar tocar los ojos, la nariz y la boca. Al toser, cubrir la boca con un pañuelo desechable o contra el brazo con el codo flexionado. Con síntomas respiratorios, evitar el contacto próximo con otras personas.

· Con síntomas: No acudir al Hospital, sino llamar a los teléfonos indicados: 900 400 061 y 955 54 50 60 (Salud Responde).

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 2 de mayo de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).