El rendimiento del Antequera Club de Fútbol vuelve a ser extraordinario una temporada más a pesar de las dificultades de una categoría como la Tercera División Nacional. Actualmente se encuentran instalados en la cuarta posición, la cual les daría acceso a jugar su tercer playoffs de ascenso consecutivo a Segunda División B. Mucha culpa de la buena marcha del equipo en esta temporada 2018-2019 la tiene Iván Aguilar, que entre los aficionados de las gradas del Maulí es apodado como el ‘killer’. Hemos hablado con él para conocerle un poco más y saber de primera mano cómo está el equipo para los siete partidos que quedan, de los cuales cuatro se juegan en casa.

El gol es lo más buscado en el fútbol. No es fácil encontrar esa pieza que esté en el momento adecuado para empujar el balón a la red, o que siempre haga el desmarque adecuado para poder definir delante del portero sin que le tiemblen las piernas.

El Antequera lo encontró el pasado verano cuando abordó la contratación del delantero malagueño Iván Aguilar, un futbolista curtido en mil batallas que aterrizaba en El Maulí para reencontrarse con su mejor versión.

Y lo está bordando. Aguilar está registrando los mejores números de su carrera deportiva atendiendo a los 18 goles anotados en lo que va de temporada y con ocho jornadas aún por disputarse. Su anterior mejor marca fueron once goles.“Estoy muy contento porque estoy viendo portería, aunque esto es gracias también al trabajo del equipo. Estamos en una dinámica buena y esto a la hora de marcar lo hace más fácil”, explica Aguilar.

Es su primer curso vistiendo la camiseta blanquiverde, aunque parece que lleva en el equipo toda la vida. Su adaptación ha sido extraordinaria, algo que dice mucho de la unión que existe en el Antequera Club de Fútbol: “La adaptación ha sido muy buena. No he tenido problemas. Los compañeros, cuerpo técnico y la gente del club son extraordinarios y me lo han puesto todo fácil. Me encuentro bastante bien y por números, partidos jugados y demás, son mis mejores números. He vuelto a encontrar la confianza y estoy muy a gusto”, confiesa Aguilar sobre su campaña.

 

“El fútbol lo es todo para mí. Es lo que llevo haciendo desde pequeño”

En busca de conocer al Iván Aguilar más cotidiano, el delantero nos cuenta algo más sobre él: “Me considero una persona muy normal. Vivo en Benálmadena, que es de donde soy y suelo estar con mi familia, mis amigos… me gusta de vez en cuando cambiar de aires… pero soy muy normal”.

Alguien corriente, pero con un currículum que evidencia que el fútbol también es sacrificio y mucho ‘curro’. Iván ha pasado por una gran cantidad de equipos en busca de ganarse la vida haciendo lo que más le gusta. Las excusas no tenían cabida en el camino hacia su objetivo.

Precisamente la meta era lo que hacía que el trabajo valiera la pena.“El fútbol lo es todo para mí. Me fui muy joven de mi casa. Es mi vida, es lo que llevo haciendo desde muy pequeño, y te vas dando cuenta de la importancia cuando vas cumpliendo años y cada vez te queda menos. Sin el fútbol, a día de hoy, no sería yo”, manifiesta.

 

Iván jugó en la cantera del Valencia, Espanyol, Atlético Madrid y Málaga

Con 14 años, Iván Aguilar hizo las maletas y se marchó de su casa. Tan solo era un adolescente, pero con un sueño y una meta clara por cumplir. Recaló en la cantera del Valencia donde estuvo dos años. Luego pasó al Espanyol donde pasó otros dos años. Cambió Barcelona por la capital para jugar en el División de Honor Juvenil del Atlético de Madrid. Más tarde regresó a Málaga para jugar en su filial.

A partir de ahí se acabaron las categorías inferiores e Iván siguió buscando su camino. Tuvo una experiencia en el extranjero, en Segunda División de Austria, en el Lustenau. Después pasó por el Xerez, Gimnástic de Tarragona, San Roque de Lepe, UCAM Murcia, Recreativo de Huelva, Logroñés y Mérida.

 

Y tras muchos destinos... última parada: Antequera

Su decimotercera y última parada ha sido Antequera, donde Iván asegura sentirse muy a gusto. Mirando al futuro, él y sus compañeros están centrados en el objetivo: “El equipo está con mucha confianza. Aún quedan ocho jornadas. Tenemos que seguir trabajando y dejar cuanto antes finiquitada esa cuarta plaza”.

A pesar de la lógica cautela que mantiene el jugador, el sueño del Antequera y el de todos sus componentes tiene nombre y apellidos: Segunda División B: “Este grupo quiere optar y aspira a lo máximo y eso es vernos en Segunda B. Lo primero es clasificarse para el playoffs y luego pasito a pasito. Yo tengo mucha confianza, hay muy buena plantilla, aunque nunca se sabe”, resalta Aguilar.

 

El Nuevo El Maulí, la gran fortaleza

El Antequera no sabe lo que es perder en casa. Muchas de las opciones de la Segunda B pasan por mantener El Maulí invicto: “Siempre intentamos tener la iniciativa del juego, y es verdad que en casa nos sentimos muy fuertes. Tiene que seguir, ganar en casa, ante nuestra gente, siempre es positivo”.

 

 

 

Más información, edición impresa sábado 23 de marzo de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).