La proclamación de Patrimonio Mundial del Sitio de los Dólmenes con el triángulo de la Peña de los Enamorados, Dólmenes y El Torcal marcó un antes y un después para la ciudad de Antequera. Tal acontecimiento no podía pasar desapercibido en la muestra que El Sol de Antequera llevó a cabo con motivo de su Centenario y que se dio por finalizada el pasado 2 de enero. Uno de los protagonistas de que este hecho tan trascendente se hiciera realidad es el director del Conjunto Arqueológico de los Dólmenes, Bartolomé Ruiz González (21 de junio de 1954, Casabermeja) quien hablamos de lo que ha supuesto para la ciudad tal acontecimiento: “Ha supuesto un incremento de visitantes tanto al recinto del Conjunto Arqueológico como al del Paraje Natural de El Torcal y lógicamente estos dos grandes centros de atracción han repercutido en el conjunto histórico de la ciudad”.
 
Una de las exigencias de UNESCO para definir este nombramiento es la remodelación del Museo de la Prehistoria: “El Comité del Patrimonio Mundial nos puso una lista de tareas a todas las administraciones. Desde ese momento todas de la mano estamos trabajando para dar respuesta a esos requerimientos que nos hizo UNESCO. El principal de la Junta de Andalucía era el disminuir el volumen del edificio del Museo del Sitio recortándole una planta y eliminar elementos innecesarios y el acabado interior. La obra se adjudicó en febrero de 2018, llevan un buen ritmo y estarán concluidas en el primer trimestre de 2020”.   Sobre el objetivo del edificio: “Es una pieza clave para la ordenación del régimen de visitas a los monumentos, ya que ahora el Centro de Visitantes tiene una capacidad muy limitada”, asegura Ruiz.  
 
Una portada con un ‘objetivo mundial’
La portada de El Sol de Antequera le trae especiales recuerdos a Bartolomé: “Fue un día muy especial por todas las personas que se reunieron ese día, en especial a Ángel Guerrero con el que cerramos la conformación de esta memorable portada”.
 
Sin duda, una pieza clave en el hito histórico del nombramiento del Sitio de los Dólmenes como Patrimonio Mundial que continúa trabajando para completar lo encomendado por UNESCO.