Santo Domingo volvió a abrir sus puertas para salir en procesión un Viernes Santo, en el que se notó un giro en la cofradía con un cuerpo procesional más conjuntado, la nueva forma de vestir a la Virgen de la Paz como en el grabado del siglo XIX y el paso por calle Duranes.