El Barcelona vuelve a ganar la Copa del Rey de Balonmano, tras vencer al Granollers, como ya hiciera en 2010, fecha de la primera fase final en el Fernando Argüelles de Antequera.