El Barcelona tuvo que esforzarse para no dejarse intimidar por el Helvetia Anaitasuna que no perdió la fe y terminó con un 34 a 31 en el partido que cerraba los cuartos de final de la Copa del Rey de Balonmano.