Tras más de dos decenios y los recuerdos de las competiciones en el campo de tierra y en la Plaza de Toros, Ignacio Carrasco y su Club de Hípica, tras años creciendo, han conseguido el sueño que ha despertado ese recuerdo de las apuestas y carreras de obstáculos.