Desde el 30 de agosto de 2009 es un fijo en equipos de Primera y Segunda con tres ascensos tras su proyección en Villarreal e inicios en la cantera del Antequera y el Málaga.

Antequera tiene en Kiko Olivas a uno de los mejores futbolistas de su historia. Esta temporada ha vuelto a ascender a Primera División con el Valladolid con el que ha terminado contrato y el verano deparará su próximo club. Desde que salió de la base del Antequera, el Málaga fue el equipo que le vio debutar en Segunda División y el Villarreal el que apostó con él, estrenándose en Primera en 2009. Luego pasó por el Córdoba, Sabadell, Girona y el Valladolid ha sido su último equipo donde ha sido un fijo en la defensa.

Francisco José Olivas Alba, Kiko Olivas, tiene 33 años, mide 1,89 metros y pesa 83 kilos, según las estadísticas de BeSoccer. Estuvo hasta Infantil en la base del Antequera y de ahí pasó a la base del Málaga y con 18 años ficha por el Villarreal donde estuvo cinco temporadas desde la 2007-2008 a la 2011-2012. En Córdoba estuvo un año y en el Sabadell de la 2013-2014 a la 2014-2015. Con el Girona estuvo dos años con el primer ascenso de categoría. Y desde la 2017-2018 hasta la 2021-2022 ha militado con el Valladolid, logrando dos ascensos a Primera.

Podemos entrevistarle tras su nuevo ascenso y en sus primeros días de descanso nos atiende tras lograr su tercer ascenso a Primera División: “Así es y tengo otro más de Segunda B a Segunda, con el Villareal B, y estoy muy contento de haber conseguido otro logro de esta magnitud, porque al final es muy difícil conseguir un ascenso a otra categoría”. 

El defensa que se asentó en Primera y marcó en el Camp Nou ante el Barcelona de Messi

Y todo tras esa lesión que vino en su mejor año. El propio diario deportivo Marca se refiere a ella tras el partido al final de la temporada 2019-2020 en el campo del Eibar. “El central del Real Valladolid sufre una de las peores lesiones que puede padecer un futbolista en su carrera profesional: rotura en el ligamento cruzado anterior, lesión en el cuerpo menisco externo, esguince de grado I en el ligamento colateral lateral y un edema óseo en el cóndilo femoral externo. Estará ocho meses de baja, lo cual implica que se perderá toda la primera vuelta de la temporada 2020-2021”.

En Valladolid “nadie discute que Kiko Olivas ha sido una pieza fundamental del Real Valladolid de Sergio González, convirtiéndose en el capitán de la defensa blanquivioleta tanto en la promoción de ascenso como, especialmente, en las dos temporadas en Primera. De hecho, ha sido fundamental para el crecimiento de sus compañeros de zaga. Palo duro para el malagueño y para el Pucela”. “Siempre se dice que una lesión nunca viene en el mejor momento, por una cosa o por otra. Es cierto que yo estaba jugando muy bien en Primera División, estaba ya asentado, teniendo buen nivel futbolístico y justo cuando en el penúltimo partido para acabar la temporada, que ya la teníamos resuelta con la permanencia, se produjo la lesión y lo que ello conlleva, perderte sobre todo mucho tiempo de competición y ya cuando volví el equipo estaba prácticamente para descender de categoría… fue una faena”.

Haciendo un salto en el tiempo ¿qué recuerda de sus inicios en la base del Antequera? “Estuve hasta el último año de Infantil, el primer año de Cadete ya estaba en el Málaga. Empecé en la escuela en Alevín, donde he tenido muchos entrenadores, el más importante fue Francis Gallego, pero luego he estado con varios, y mi hermano también, que ha estado apuntado en la escuela”.

De aquí a la cantera del Málaga. “Estuve allí mis dos años de cadete y los tres años de juvenil”. ¿Cuántos partidos con el Málaga? “La última temporada jugué como cinco o seis partidos con el equipo principal. Eso fue en Segunda División y en Primera no llegué a jugar”. 

Recordamos su participación en El Maulí en la Copa de Campeones de División de Honor Juvenil, con final donde el Valencia ganó 3 a 1 al Real Madrid donde participaron además el Celta, Español, Las Palmas, Málaga y Antiguo de San Sebastián. “Nosotros quedamos campeones de liga y jugamos ese torneo, con la sede allí en Antequera, y por desgracia solo jugamos el primer partido porque en los penaltis quedamos eliminados y no pudimos continuar”. De esa generación, han llegado a jugar en Primera Kiko Olivas... Parejo, Timor, Xhimo Navarro, eso demuestra lo que os cuesta llegar a lo más alto y más si eres español. “Creo que el fútbol es complicado para todos los niveles, en todas las ligas y en todos los países, lo que pasa es que nosotros al final en España tenemos la mejor liga del mundo, el nivel competitivo es muy alto y es verdad que aquí todo el mundo quiere llegar a lo máximo y es muy difícil. Hay que tener muchas condiciones, hay que tener mucha suerte y la competencia es muy dura y muchas veces a lo mejor parece que viniendo de fuera se te pone todo más fácil, pero supongo que también en sus países costará también mucho llegar hasta lo más alto”.

Se exige muy temprano, muy precoz,  se quiere que con 16 seas un genio. ¿Eso dificulta la evolución del talento en vosotros? “Sí, yo creo que ese es uno de los problemas que tiene el fútbol, que se mete mucha precocidad a las cosas, no se deja desarrollar a los niños y se les mete mucha presión y mucho estrés y al final el fútbol es un juego, es para divertirse y luego más adelante ya se van viendo las capacidades, las cualidades que tenga cada uno para llegar a ser profesional o no, porque ser profesional tiene mucha exigencia y al final es muy difícil y los padres y el entorno de los chicos muchas veces hacen que quieran meterle mucha velocidad a las cosas y no respetan los procesos naturales de la escuela”.

KIKOOLIVAS 2126

Debutó en Primera con el Villarreal ante el Osasuna y fue compañero de Godín

En el caso suyo cuando le fichó el Villarreal ¿tenías representante o eso vino después? “Sí, yo ya tenía representante en esa época porque al jugar en juvenil en un nivel alto con el primer equipo de Málaga también muchas veces es necesario tener alguien de confianza que te pueda guiar, ayudar y que no te engañen también, porque en este mundo también hay gente, como en todos los aspectos de la vida, que intentan aprovecharse de situaciones y al final lo mejor es encontrar a alguien de confianza, ya sea de la familia o alguien conocido para que te ayude y pueda abrirte ese camino y seguir por tu carrera profesional de la manera mejor”. 

Tuvo que ser algo muy grande lo que le ofrecieron desde Villarreal para tener que irse para allá. ¿Qué le llevó a mudarse de Málaga a allí?  “El Villarreal era una opción muy buena porque el equipo estaba creciendo exponencialmente y siempre ha trabajado muy bien los equipos de la cantera. Entonces era una oportunidad muy buena, pero también sobre todo la decisión fue porque el Málaga, el primer equipo del Málaga no contaba conmigo, no me dieron esa oportunidad de seguir jugando y hacerme contrato profesional con el equipo, que es lo que queríamos nosotros y lo que deseamos después de haber jugado los últimos partidos de liga y estar ahí presente. Entonces al final cuando no te dan esa oportunidad en el equipo que tanto quieres, porque era el equipo donde yo me había criado, el equipo de mi ciudad por así decirlo, tenía ganas de seguir allí, pero no se dio y apareció esta oportunidad tan interesante como la del Villarreal, tuvimos que decidir abandonar Málaga y poner rumbo a otro sitio”. 

¿Cómo fue aquello de trasladarse al Villarreal, a una ciudad nueva para una persona tan joven?  “Es complicado, porque al final tenía 18 años, la primera vez que salía de casa solo, porque a Málaga iba y venía todos los días a entrenar y volvía mi casa con mis padres. Pero salir al mundo, como aquel que dice, y empezar a experimentar vivir tú solo con esa temprana edad no es fácil y te tienes que acostumbrar, pero bueno por suerte salió todo bien, nos aclimatamos bastante bien y con ayuda de todo el mundo fue bastante bien y hasta el día de hoy fue una de las mejores decisiones que tomé”. 

¿Algún entrenador que marcó su carrera con 18 años? “Entrenadores he tenido muchos, todos ellos, siempre lo digo, influyen de una manera positiva o negativa, te ayudan a aprender y a mejorar en tu recorrido, en tu carrera, en tu trayectoria, pero al principio y al final te influyen mucho los primeros. Ya lo he comentado que Francis Gallego fue de los que más me influyó, más me ayudó en este mundo a conocer todo y a mejorar mis cualidades, mis condiciones y enseñarme, porque es verdad que me dedicó mucho tiempo, y al principio con mi padre también, le gustaba mucho el fútbol y también me ayudó mucho a mejorar las condiciones, a ayudarme, a estar ahí y luego a lo largo de mi carrera he tenido buenos entrenadores”

Con el Villarreal empezó con el B pero llegó a jugar con el primer equipo, no solo liga... “Sí, yo fui allí con el filial, con el Villareal B, donde estuve jugando cinco años, pero entrenando con el primer equipo tanto en liga como en Copa del Rey como en Europe League, que también llegué a debutar”. 

Obviamente se acordará el día, mes y año donde debutó en Primera. “Debuté en el campo de Osasuna, en Primera División con el Villarreal. Lo recordaré siempre”. Fue el 30 de agosto de 2009 en el Estadio El Sadar cuando fue titular y disputó los 90 minutos. Salió junto a Diego López, Godín, Capdevila, Ángel López, Eguren, Santi Cazorla, ni, Marcos Senna, Nilmar y Giuseppe Rossi. Terminaron 1 a 1 con goles de Cazorla por su equipo y empató Pandiani.

¿Qué recuerda de este partido? “En el momento no eres tan consciente como ahora. Cuando pasa un poco el tiempo te das cuenta lo difícil que es, cuánta gente se queda por el camino y en ese día yo pude lograr ese sueño de jugar en Primera División y luego con el tiempo he podido jugar de manera constante, en mi equipo, pertenecer a una plantilla y es algo muy bonito y es algo que, ya te digo, lo vas valorando conforme lo vas viendo con perspectiva, porque en el momento es como una nube, se pasa muy rápido todo, todavía no valoras lo difícil o lo importante que es esa situación”.

Jugó con la sub21 de España. “El entrenador de la Sub21 en esa época era López Caro y fui convocado unos seis partidos y llegué a jugar y la experiencia fue bastante buena porque al final en esa edad llegar a la  Sub21 es como lo máximo para esa categoría. ¿Guarda la camiseta? “Sí”. 

El Villarreal es uno de los equipos de su vida, luego vinieron el Córdoba, Sabadell y con el Girona asciende con un equipo de Primera a Segunda. “Sí, porque al final es complicado mantenerte en el fútbol y tuve que irme a Córdoba, en Córdoba tenía unas expectativas muy altas de conseguir el ascenso, el club histórico, el club estaba haciendo las cosas bien, pero no se dio la temporada para  subir, y cambiamos de aires y nos fuimos a Sabadell también, y bueno peleando por seguir manteniendo la categoría hasta que llegamos a Girona y Girona pues sí que fueron unos años muy buenos, el primer año nos quedamos a las puertas de subir que nos eliminaron en el último partido de playoffs y el siguiente año ascendimos directo y la verdad es que fueron dos años muy buenos, que disfruté mucho del fútbol”. 

Después el Valladolid, otro de los equipos que marcan su carrera, varias temporadas, dos ascensos… “En Girona no puede continuar y el Valladolid se interesó, sobre todo Miguel Ángel Gómez, el que fuera director deportivo en su día, puso mucho interés en que yo fuera para allá y valorando todas las opciones que había en ese momento, que eran muchísimas, decidimos ir allí porque el club es un histórico, donde el cuerpo técnico estaba también con muchas ganas de que yo fuera para allá y fue una decisión más que correcta, de la que estaba muy orgulloso, porque todo lo que conllevó los cinco años que he estado allí ha sido maravilloso y ha sido una experiencia única”.

 

Portada en Mundo Deportivo con Messi

Y luego viene la temporada 2019-2020 con esa foto en el Mundo Deportivo marcando a Messi y luego el gol que consiguió en el Camp Nou. Otro partido y otro campo para no olvidar.  “Sí, la verdad es que la época en Valladolid ha sido muy buena, el primer año conseguimos el ascenso, hemos estado tres años en primera donde dos de ellos conseguimos la permanencia, el último año fue desagradable porque descendimos, en el que yo estuve todo el año lesionado y al final no pude jugar ningún partido y fue una pena, y el último año otra vez conseguimos el ascenso a Primera. He vivido muchos momentos muy buenos, el poder jugar en estadios contra el equipo más grande de España es una situación muy bonita, los mejores jugadores del mundo tenerlos en contra y jugar contra ellos también es muy satisfactorio”.

¿Cuál es el club más grande de España o del mundo para Kiko Olivas? “En España hay muchos y no te puedo decir uno porque cuando te enfrentas a ellos te das cuenta de que no hay ninguno por encima del otro, son momentos deportivos que uno tiene mejor, otro peor, pero cuando te enfrentas a ellos te das cuenta de que la magnitud es muy grande de cualquiera de ellos”. 

¿Y los dos o tres delanteros conocidos, de estrellas top, que más le ha gustado marcar o le ha temido? “Temerle a ninguno, al final lo que tienes es mucho respeto por todo lo que han hecho el fútbol, que al final todos vemos sus habilidades y capacidades y te genera mucho respeto esas situaciones, pero miedo ninguno porque al final son jugadores y cuando te enfrentas a ellos ves que eres capaz también de jugar como ellos. Lo que pasa es que ellos son muy determinantes y cualquier situación te puede generar peligro. Obviamente Messi y Benzema son jugadores top mundiales donde están demostrando su nivel cada día cuando te enfrentas a ellos te das cuenta de lo difícil que es marcarlos o enfrentarte a ellos. Son jugadores muy importantes como Luis Suárez, como los jugadores tops que ha habido en la liga durante los años que he tenido la suerte de enfrentarme y de verdad son difíciles, pero también ha sido bonito jugar contra ellos, marcarlos y que salieran bien los partidos como muchos de ellos han salido”. 

Aparte de los ascensos ¿hay algún partido que le haya marcado por algo? “Ha habido muchos partidos bonitos, sobre todo contra equipos que son muy potentes de la liga. El empate que sacamos en casa contra el Atlético de Madrid. Luego hemos jugado partidos muy buenos, pero no acompañó el resultado. Al Real Madrid le llegamos a empatar en el Bernabéu. Metí un gol en el campo el Sevilla. El momento de la salvación el primer año en el campo del Rayo Vallecano, fue algo maravilloso, que quedará en el recuerdo”. 

Estuvo en la agenda de la absoluta en sus mejores años. “Sobre todo te ilusiona porque ves que valoran tu trabajo, que está siendo un año bueno en Primera División y hay gente que lo está viendo, que lo está valorando y te sientes orgulloso de que estés jugando en la mejor liga del mundo y que tu nombre esté presente para la gente y te vea y sobre todo que vaya ayudando y generando esa ilusión”. Sonó, pero no llegó. 

Ahora a descansar, y su equipo, el Valladolid, le ha dicho que no cuenta con Kiko. “ Sí, se ha acabado el contrato y han decidido no renovarme. Acaba mi etapa en Valladolid y ahora desconectar un poco, disfrutar las vacaciones y ver qué oportunidad y qué nuevo equipo se presenta”. ¿Le gustaría volver a jugar en Málaga? “Sí, siempre lo he dicho, me fui sin haberme querido ir de allí y es el equipo donde yo llegué al fútbol profesional, donde yo me crié, por así decirlo, y viví los primeros momentos futbolísticos y es un sitio siempre estaría dispuesto a volver, donde siempre querré volver”. Por cierto, una temporada donde pudo volver a jugar en La Rosaleda. “Tuve la suerte de volver, de jugar el partido de titular, fue algo muy bonito, fue muy emocionante. A mí después de tanto tiempo volver a la Rosaleda y pisar ese campo para mí fue especial y entrañable”.

¿Qué le aconseja a ese Kiko Olivas que está en la cantera del Antequera y que sueña con poder seguir sus pasos y poder cumplir el sueño de llegar a Primera? “Sobre todo lo principal es que disfruten del fútbol, que el fútbol es un juego y más en edades tempranas donde lo importante es pasárselo bien, ir disfrutando y si le va gustando y van teniendo capacidad, poco a poco se irá desarrollando su camino; pero lo importante es disfrutar porque es el juego más bonito que hay en el mundo, donde todo el mundo disfruta jugando y esa palabra nunca se tiene que olvidar. Lo demás ya llegará”.

¿Desde Valladolid, cómo se sigue el deporte de Antequera? “Intento seguir a todos los deportes, a todos los equipos, este año en el fútbol lo he seguido porque el director deportivo, Alberto Agular, fue compañero mío y lo conozco desde hace muchos años, entonces lo he seguido bastante y me alegro mucho de que al final consiguieran la permanencia porque sé que ha sido un año complicado, un año  difícil, y al final conseguir permanencia pues es un gran logro. El fútbol sala también lo sigo aunque ya se ha hecho nacionalmente conocido por la hazaña que lograron. Muy contento y sigo casi todos los deportes que puedo, desde la distancia estoy ahí presente. Con el balonmano, que este año ha sido un año complicado, que han sufrido bastante, con Lorenzo Ruiz que fue mi profesor en el colegio y siempre lo he tenido ahí, lo he ido siguiendo por ese aprecio que le he tenido, y sé que ha sido un año muy complicado y muy difícil. Antequera tiene un nivel muy bueno deportivamente hablando también, y ojalá que vayan subiendo y vayan mejorando”. 

Hasta aquí exponemos un recorrido por la trayectoria de Kiko Olivas, ese chaval que empezó a soñar con el balón en la base del Antequera, dando el salto al Málaga donde el Villarreal apostó por él y lo hizo debutar en Primera División. Tras varios ascensos con equipos de Segunda a Primera, en la temporada 2017-2018 fichó por el Valladolid, equipo con el que ha vuelto a ascender esta ya pasada campaña y con el que ha terminado su etapa. Ahora se presenta un verano donde le tocará elegir nuevo destino con el sueño de volver más cerca de casa. Un grande del fútbol español nacido en Antequera.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 25 de junio de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).