El Antequera se transforma en una sociedad anónima deportiva (SAD) donde los dueños del equipo holandés del Utrecht adquieren el 67 por ciento, con la alternativa de potenciar la llegada de los mejores talentos africanos y con el objetivo de mantenerse en Segunda RFEF y aspirar a ascender la próxima campaña, según anuncian el hasta ahora presidente, Ángel González, y el representante de los holandeses, Jeroen Oskam.  

La presentación del proyecto ha tenido lugar a mediodía del martes 24 de mayo en el Hotel-Convento La Magdalena, donde la nueva SAD ha querido captar a empresarios que adquieran el resto de las acciones, el 26 por ciento disponible, tras las 67 de los holandeses y el 8 por ciento que suma Ángel González.

El propio presidente del club que se transforma reconoce que “hace meses nos planteamos la necesidad de un camino juntos” entre el Utrecht y el Antequera, con viajes a los Países Bajos y venida de jugadores como Mawuli Mensah, joven talento de 18 años procedente de la cantera del Utrecht, y al que se podrían sumar otros. La nueva propiedad pasa por “ser una sociedad anónima deportiva” donde al 67 por ciento de los holandeses y el 8 por ciento de González pretenden “abrir a otras personas que quieran participar”.

La idea “es estabilizar el club en la categoría” actual de la Segunda RFEF “e ir creciendo”. Exponen que se trata de un “proyecto para la ciudad y vienen a mejorar, no se va a cambiar nada de la filosofía del club ni en la estructura-base”, en breve se anunciarán entrenador, primeros fichaje y cómo quedará la estructura de equipos de la base. Oskam apuntó que los propietarios del Utrecht tienen una “escuela para talentos en África y queremos conectar esta academia con el talento que hay en Europa”, con jugadores como Mawuli que ya sabe lo que es jugar en El Maulí.

Quieren “subir un nivel con estabilidad y conectar con los negocios” de la tierra “y hacer cosas buenas para ellas”. No han querido exponer la cantidad de la inversión, que no llega al millón de euros. “No va a ser una inversión millonaria”, pero anuncian conseguir “un club sin deudas, muy sano, para subir en un par de años un nivel y allí mantenerse”. González expone que en el caso de Frans van Seumeren no es cuando “viene un jeque, pone pasta y luego deja la deuda y el club”, ya que se busca “una base sólida para hacer un proyecto sostenible a medio plazo”.

El presidente en los últimos años lo califica como el “dueño de un club con un gran corazón”, donde seguirá todo como hasta ahora, con el mismo nombre, Antequera, camiseta y filosofía, pero dentro de un proyecto con mayor nivel, buscando que “el club sea de la ciudad y de sus socios, abonados y público”.

 

 

Alberto Aguilar y Eduardo Espada, la base deportiva

Alberto Aguilar seguirá como director deportivo y Eduardo Espada será el director general quien expone que Aguilar “está hablando con jugadores y sondeando algún entrenador para que lo antes posible se le pueda decir a la afición” de cara a la próxima temporada.

Además de la nueva SAD, Antequera conectará con Tufa, un equipo africano que tiene una academia de fútbol donde sacan talento de la zona y junto a Utrecht serán los dos equipos que puedan abrir las puertas de Europa a jugadores como Mawuli que seguirá con el Antequera. “Queremos optar a los mejores jugadores posibles, gracias a nuestro radio de acción, entramos en el mercado africano” con el Tufa donde los de los Países Bajos ya tienen experiencia de cara a su cantera.

Nace un nuevo proyecto futbolístico con capital del Utrecht y con el puente deportivo de la escuela de talentos africana con el fin de relanzar al fútbol en Antequera con esta nueva etapa que comienza de cara a esta temporada.


 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 28 de mayo de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).