Siempre hay un maestro y un aprendiz y Tete ha dejado de ser lo segundo para ser lo primero: un maestro también en el banquillo. En su primera campaña ha conseguido escribir con oro la historia del UMA Antequera en una temporada que puede ser la que se tenga como referencia porque es muy difícil que se vuelva a dar en una campaña ganar la Copa del Rey siendo equipo de Segunda y ascender.

Teníamos pensado entrevistarlo días después, pero optamos por reflejar lo que nos decía al terminar la celebración en la pista. Le exponemos para empezar... Copa del Rey, ascenso... ¿Después de esto que queda por conseguir? “Poco más, hemos hecho todo lo que podíamos hacer y más, nuestro reto era intentar volver a la Primera División y hemos apurado todas las opciones hasta el último partido. Y por tercera vez lo hemos logrado aquí en casa y la verdad es que es una temporada ya no para enmarcar, porque era para enmarcar ya ganando la Copa, es una temporada que seguramente no se volverá a repetir por desgracia, por la idiosincrasia de nuestro equipo. Ahora nos queda un reto muy bonito y muy ilusionante, el equipo ha vuelto a Primera, las otras tres anteriores nos hemos vuelto muy rápido para el descenso y esperemos que hagamos las cosas diferentes y por lo menos nos podemos ilusionar con salvarnos”. 

Aunque fuera el partido de vuelta, ha sido una final. “Sabíamos que no iba a ser nada fácil, sabíamos que íbamos a tener al público que nos ha ayudado muchísimo, que es importantísimo tener ese aliento, pero sabíamos que iba estar muy ajustado, que hasta el último segundo, decía que ‘todavía se nos puede escapar’ porque esto es fútbol sala y puede pasar y al final que cuando tú perdonas y no metes las ocasiones el otro equipo… Encima hay que darle la enhorabuena a Chema, al Benavente, porque es que no se rinden, son unos gladiadores. Pero orgullosísimo de toda mi plantilla, de todos los que estamos alrededor, esas personas que no se ven, pero que están ahí sumando, y sobretodo todos los que nos siguen, que estáis ahí detrás y siempre ese aliento, ese ánimo quieras que no ayuda siempre”. 

Un primer tiempo donde como pasó allí en Zamora, podíais haberos ido con más goles de ventaja al descanso y luego se notó el cansancio en el segundo tiempo. Son muchos. “Hay muchos jugadores que estaban ya muy cascados porque no están acostumbrados a jugar tantos partidos y de tanta intensidad, de tanto nivel psicológico, físico… Es que no es solo eso, y la verdad es que es maravilloso la respuesta que han tenido los jugadores y al final hemos tenido esa suerte, gracias a Dios”. 

Esta vez no ha hecho falta la pizarra: sólo meter los goles. “En la defensa portero-jugador, sí; algo hemos tenido que hacer pero al final lo tenemos muy estudiado y ha sido maravilloso cómo han defendido. Han tenido sus opciones porque sabíamos que las iban a tener, y Cone ha parado las que tenía que parar…”.

 

Un partido que fue una final

Venían a darlo todo, han sacado portero jugador en el primer tiempo, faltando 7 minutos… “Lo sabíamos, lo teníamos preparado porque sabíamos que para cortar un poco el ritmo y romper un poquito nuestra avalancha ofensiva sacarían el portero-jugador, duerme un poquito el partido… nosotros también lo hicimos en la Copa del Rey, es una esta estrategia…”.

De nuevo la calidad técnica de los jugadores.  Lo que hizo Burrito en el primer tiempo, Pablo con los remates, Cobarro con el talón, han sacado fuerzas todos… Davilillo se le notaba que estaba lesionado… “Al final era un partido que había que ponerse el mono de trabajo, había que defender mucho, mucha intensidad defensiva y cuando uno no está al 100 por 100 se le nota, y se le ve. Y entonces yo  se lo he dicho, lo ha comprendido, lo ha entendido y al final ha dado hasta una asistencia porque en la falta el pase lo da él… pero sí que es verdad que a Pablo le hacía falta un partido como el de hoy y lo ha hecho; no había metido un gol en la Copa, no había metido un gol en todos los playoffs y hoy se ha salido y ha metido un gol que todo el mundo sueña: un giro a la escuadra”. 

Ahora toca descansar, a buscar la cantera, a hacer algunos fichajes… y estamos seguros que esta plantilla se merece jugar como mínimo un año en Primera con todos los jugadores del ascenso. ¿El entrenador se queda? “Yo termino contrato ahora, como todos los años terminamos contrato y todos los años me quedo; no creo que haya problema y estaré porque me apetece ese reto de lo que nos queda ahora, intentar mantener al equipo en Primera. Yo espero que se quede la gran mayoría de los jugadores, ahora están muchísimo más maduros, yo creo que tienen ya la personalidad y tienen el tiempo para estar en Primera y hacer un buen año, que es lo que esperamos todos”. 

Nos despedimos señalando su número como jugador en las paredes del Argüelles y ahora llega la proeza de ganar la Copa del Rey y el ascenso. Lo dio todo como jugador, se forjó como entrenador de la mano del sabio Moli y ahora con Crispi emprende su primer año con el que puede que sea el mejor año del UMA Antequera. Pero puestos a soñar, quién sabe si... Lo sueños sueños son.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 18 de junio de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).