La lluvia fue protagonista de la Semana Santa de hace 25 años. Dejó sin poder salir a las cofradías de los Estudiantes, ‘Arriba’ y Soledad, aunque la Virgen del Socorro salió junto al Señor Resucitado. Una Semana Santa con Cartel de José Luis Vidaurreta que fue presentado por Agustín Puche.

Ha dirigido la segunda gran reforma de los tronos de su cofradía, la del Mayor Dolor; impidió que la Agrupación de Cofradías volviera a disolverse en 2017 al no presentarse nadie; y le ha tocado vivir un año con dos suspensiones de procesiones en Semana Santa. 

Portada del Especial con la Virgen del Socorro en un número de 26 páginas y al precio de 25 pesetas. Escribieron Fermín Requena, el vicario Antonio López Benítez, Jesús Romero Benítez, José Romero Benítez, Manuel Cascales Ayala, José Muñoz Burgos e Isabel López Torres (de 1945).

Hace 75 años, en 1946, sigue desarrollándose la función de la Agrupación de Cofradías, que promueve las salidas de las cofradías de los Dolores y de La Paz, un Santo Entierro con la Virgen del Socorro como Soledad; pero se tuvo que suspender por la lluvia el Resucitado.

La crisis de la Primera Guerra Mundial y de la “gripe española” se suman a la falta de voluntad de los cofrades de organizar las procesiones, en un año donde sí hubo Carnaval por el contrario. Crónica clara y directa al no promover ningún desfile procesional.

Desde 1974 se había conseguido organizar anualmente el Pregón de la Semana Santa hasta que en el pasado 2020 se tuve que suspender por el inicio de la pandemia y ahora aplazarse en 2021 para poder realizarlo en el 2022. Ha sido un año intenso donde ha sido llamado por cofradías y colectivos para que ofrezca oraciones, charlas, intervenciones porque la Antequera cofrade lo quiere como persona y como pregonero. El último gesto antes de cerrar esta edición especial, en la Presentación del Cartel de la Semana Santa de 2021, cuando la presidenta de la Agrupación de Cofradías, Trinidad Calvo, pidió un fuerte aplauso para nuestro pregonero de la pandemia, el de nuestros corazones, el de la esperanza que está por venir.

Las cofradías de Antequera ofrecen desde el Viernes de Dolores al Domingo de Resurrección, apertura de templos para venerar a las imágenes, para lo que han optado entre montar tronos, altares extraordinarios o mantener los de los cultos cuaresmales.

La pandemia suma su segundo año sin procesiones: al inesperado de 2020 le sigue el de 2021. El verano y las procesiones patronales y extraordinarias de septiembre y octubre marcarán las previsiones para la Semana Santa de 2022, año en el que se espera volver a salir en procesión.

Una de las páginas que se componen en primer lugar en cada Especial de Semana Santa es la portada. Hay años en los que las circunstancias te obligan a cambiarla a última hora y dejar para otra ocasión la idea inicial. En este 2021, tras lo vivido en 2020, reflexionamos sobre qué tema escoger. Había que tener en cuenta la pandemia, que está siendo como un Santo Entierro, en Soledad al no poder tener los acompañamientos  habituales.

La Semana Santa de Antequera, sus hermandades y cofradías, la secular tradición cofrade antequerana forma parte intrínseca de Antequera y ésta debe ser protegida, cuidada, amparada y fomentada en su auténtico ser desde la propia ciudad.

De nuevo hemos llegado a las puertas de vivir una nueva Semana Santa, esa que desde hace más de un siglo anuncian las páginas de nuestro periódico, de “El Sol de Antequera”. Ciertamente la de 2021 volverá a ser diferente. La crisis de la Pandemia se alarga en el tiempo, cambiando nuestra vida cotidiana, situándonos de nuevo ante un reto ¿Cómo podemos vivir los cristianos los días más importantes de la fe en esta extraña situación?