Antequera precisa urgentemente de un plan de actuación por el que reparar sus actuales instalaciones deportivas y disponer de unas nuevas, sobre todo una cubierta, ya que no hay oferta para la demanda que existe.

El fin de semana pasado se suspendió una nueva jornada del campeonato local de fútbol sala, ya que al llover, las pistas descubiertas impedían su celebración, y la cubierta del Maulí tiene goteras.

La imagen recoge a un grupo jugando que, pese a la lluvia y sus goteras, optó por jugar con pivotes en medio de la pista y alfombras en un área. (El Fernando Argüelles estuvo cerrado toda la tarde del sábado sin actividad).

Nuestra ciudad necesita una tercera pista cubierta, una para los equipos de competición, otra para el deporte base y local, y una tercera para urgencias o actividades extraordinarias.

Hay mucho deporte programado, pero si llueve, no se puede practicar.