Si las del Jueves Santo siguen cada una por su camino, al menos se podrían despedir en algún punto, aunque sea la Virgen que vaya primero y el Señor que vaya detrás. Pero lo del Viernes Santo... Será increíble lo de la “citarilla”, pero muy pocos pueden verlo en el sitio. ¿Tan difícil es ceder y buscar una solución que se venía haciendo? Se pierde el contacto con la gente de pie de calle.

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de abril de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).