Se hizo rogar, casi como la Magna, pero se consiguió. Quienes estuvieron en el Portichuelo que se pregunten si hay que esperar 100 años para vivir otro momento así.

Acariciar la bambalina de un palio desde un balcón, lanzar pétalos, ver la imagen al lado de casa...

Pasa en calle Comedias, como en otros puntos. Los maceteros se utilizan como ceniceros.

Con tanto lío la semana pasada, se nos pasó destacar la vida y el ritmo que dan los grupos locales en la Real Feria. En esta fotografía, José Antonio del Pino del grupo “Los Curros” amenizando la velada del sábado de feria.  

La fotografía lo dice todo. Los conciertos son el mayor reclamo de las ferias en Antequera. Entre cinco y diez mil personas se congregaron de media en esta Real Feria.