Una historia muere cuando se queda en el pasado. Una ciudad está viva cuando sus habitantes siguen creciendo y aportando como lo hicieron los que estuvieron antes. Antequera tiene una riqueza descomunal, pero también debe seguir incentivándola y respaldándola. 

Luis Olmedo se alzó como campeón mundial de micromagia, en la fase final con 21 finalistas, en una fase con 150 competidores y 2.500 magos presentes. De las ocho modalidades, dos se las ha llevado España. Es un paso más en su prometedora carrera en la que ya fue sexto en 2015  en Italia y quinto en 2018 en Corea; subcampeón en el Latinoamericano en Uruguay en 2015; cuarto  en el Europeo de 2017 en Inglaterra y es subcampeón de España en 2021.

Abre la puerta a muchos talentos en nuestra ciudad, como el de su amigo Javier Vallespín. Sigue los pasos de Momo González como campeón del mundo de pádel y Cuenca en Kettlebell. Y se suma a más ramas del día a día y de la sabiduría, como lo conseguido por Margarita Sánchez Romero, designada vocal del Patronato del Museo Arqueológico Nacional por el Ministerio de Cultura y Deporte. 

Son los nuevos talentos entre otros muchos nombres que mujeres y hombres que siguen presumiendo de nacer aquí, de llevar sangre antequerana y de querer hacer la nueva Antequera del siglo XXI.

Forman parte del futuro Salón de Ilustres Antequeranos del siglo XXI, al que habría que pensar en el del siglo XX. 

La ciudad precisa de un organismo que ponga unas bases para establecer quién merecería estar en esa galería. A veces podemos caer en el recuerdo reciente, en la propuesta con corazón y destacar a unos y olvidar a otros.

Ser la primera mujer catedrática de Prehistoria de Granada o campeón del mundo, son logros que hablan por sí solos. No son fruto de la casualidad.

Serán como esas distinciones por el Día de Antequera y Santa Eufemia, que deben de estar al caer. Personas y entidades que lo han dado todo y que promocionan a esta tierra. El Alcalde anunció una para el UMA Antequera tras ganar la Copa del Rey y otra para Juan Manuel Guardia Solís, hasta ahora secretario municipal.

El resto serán personas y colectivos que lleven una vida trabajando y aportando sus conocimientos con el orgullo de decir que son de Antequera. Seguramente, como ya se viene haciendo años atrás, se tendrá en cuenta a establecimientos centenarios.

Toca hablar de reconocimientos, tras ese último campeón mundial que tiene la ciudad en la persona y magia de Luis Olmedo. Un joven que lo dejó todo para dedicarse a su pasión y lo está consiguiendo.

Ojalá se encuentre la fórmula para respaldar los talentos que hay en la ciudad, para que tengan el apoyo, ya sea de formación, económico o de promoción. Que no se tengan que quedar en casa sin poder desarrollar lo que llevan dentro.

Luis Olmedo, el niño que jugaba al Balonmano y soñaba con ser batman, hoy es campeón del mundo de micromagia. Que su ejemplo sea tomado por más jóvenes que están en el intento.