El ‘abuelo’ de la Liga Asobal ha anunciado su retirada a la finalización de la presente temporada. Diego Moyano tendrá 51 años, 4 meses y 8 días cuando el próximo 29 de mayo defienda por última vez de forma profesional la portería del Iberoquinoa Antequera.

 Emocionado, definía este momento como “uno de los más importantes en la vida de un deportista”, descartando que fuera un día triste. En la sala de prensa del Pabellón Fernando Argüelles, “rodeado de mis amigos y mi familia, y en un club y con una afición que no olvidaré nunca”, el jugador alicantino reconocía haberse “sentido un privilegiado” después de haber vivido “los mejores momentos de este deporte y haber podido competir con los mejores”.

A la hora de hacer balance, recordaba con satisfacción los cuatro ascensos a Asobal conseguidos a lo largo de su extensa carrera, desde el lejano con Huétor Tájar en 1994 al más reciente con Antequera en 2021. “Me han respetado las lesiones”, explicaba como la clave de su longevidad en las pistas.

Ahora, “es el momento de pensar en el futuro y en una estabilidad profesional” que actualmente el balonmano no puede aportarle. Con todo, se queda “con muchos buenos momentos y en muchos sitios”.

Valladolid, Altea, Gáldar, Valencia, Torrevieja, Toledo, Cuenca, Huesca, Guadalajara o Benidorm han sido otros de sus destinos. Y Cangas, para quien tuvo un recuerdo especial “por darme una segunda oportunidad para disfrutar y resarcirme del mal sabor de boca que me dejó mi primera retirada”, insistiendo en el que aquella ocasión “no fue algo que yo hubiera decidido”.

Esta vuelta a las canchas en 2018, tras año y medio parado, le posibilitó vivir una segunda etapa en Antequera, “una ciudad con la que siempre mantendré un vínculo especial, y donde desde el primer momento tanto mi familia como yo nos sentimos como en casa”.

No quiso olvidarse de una afición “que se merece un equipo top, y a la que querría pedirle perdón por esta desafortunada temporada”. No obstante, le pidió “que no dejen a este equipo”“No es una despedida, porque quedan dos jornadas y porque volver a Antequera va a ser algo habitual”, añadía.

A partir de ahora, podrá dedicar más tiempo a su mujer y a sus hijos, asegurando que “si soy algo como deportista y como personas es gracias a mi familia”. En lo deportivo, “los veteranos de Granada llevan tiempo esperándome”, bromeaba.

“Resumir 42 años de balonmano en poco más de una página no es fácil”, expresaba entre lágrimas al concluir la lectura de un comunicado en el que estaba arropado por la directiva, su entrenador y cuerpo técnico, y sus compañeros.

 

 

Un ejemplo para todo el balonmano español

En representación del Club Balonmano Los Dólmenes, la última casa de Diego Moyano, la presidenta Lourdes Melero reconocía que “nos aportó muchísimo desde el primer momento”, por lo que le agradecía “esa dedicación y entrega”.

En esa misma línea, el entrenador Lorenzo Ruiz lo definía como “un ejemplo para todo el balonmano español”. Lamentó que a lo largo de su trayectoria no hubiera tenido la suerte de haber sido convocado por la selección española como hubiera merecido, más allá de la disputa de unos Juegos del Mediterráneo. “Personas como él tienen que estar vinculadas al balonmano”, expresaba antes de transmitirle su “reconocimiento, gratitud, y sobre todo mi respeto”.

Finalmente, el teniente de alcalde de Deportes, Juan Rosas, insistía en que se retira “un ejemplo para todos los que nos gusta el deporte”, valorando que “pone fin a su carrera con 51 años y en la élite”, señalando que ha sido “una persona que se ha sacrificado al máximo por el balonmano, por nuestro club y por nuestra ciudad”.

 

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 21 de mayo de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).