Regresó el flamenco a las noches veraniegas de agosto en Santa María este sábado 6 de agosto. Y lo hizo con una Lela Soto que quiere comerse el mundo con su voz, un esperado José Canela, un virtuoso Vicente Soto y un cuadro flamenco de Carmen Camacho.

A las 22,30 horas en punto de la noche, el flamencólogo y amante de nuestras tradiciones, Francisco López, daba la bienvenida y condujo el acto, introduciendo a cada artista, compartiendo su trayectoria y su forma de entender el flamenco.

Empezó Lela Soto, recuperando la brisa del cante ante la imponente fachada. Optó por unas malagueñas para levantar los primeros aplausos, siguiendo por banderas como lo hacía la Niña de los Peines, cantes muy apropiados porque así se mantienen y evitan que se pierdan. Remató su faena con bulerías y terminó con unos fandangos sin micrófono. Quería regalar su voz a los presentes que llenaron la plaza.

En el ecuador de la noche flamenca, José Canela, que se arrancó por palos de Cádiz, para seguir con soleás, alegrías y bulerías. Le siguió Vicente Soto, que agradó con su cante por toná, martinetes fabulosos, seguiriyas, bulerías y terminó de pie con el micro puesto en la camisa y variando bulerías con unos fandangos de Huelva.

Terminó el  cuadro flamenca de Carmen Camacho que cerró la XXXV Noche Flamenca de Santa María que recuperó el entorno perdido en 2020 y 2021 y que lo hizo en 2022. Agradable noche flamenca, a la espera de recuperar el concurso de Juan Casillas, promover otro de la Niña de Antequera y ver con asiduidad a los valores de la tierra, desde Perdiguero a Chamizo, o la Rubia de Antequera y Ana Pastrana.

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 13 de agosto de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).