Vienen para quedarse. El aroma y el paladar de quienes asistieron a las catas quijotescas de este jueves y viernes en Santa Clara, marcan una actividad para repetir por el lleno de aforo y por lo bien que salieron tras más de una hora de viajar con vinos y platos del Siglo de Oro.

Quienes pudieron estar en el centro cultural se encontraron a Carmen Aparicio de Vinalium, interpretando a “Carmela la mojonera”, quien explicó las excelencias de vinos de la época de Cervantes como el Mirlo de Viogner de Cazalla de la Sierra; un Modus vivendi de Rivadavia; un Senda de San Martín de Valdeiglesias y el 50/50 de Ciudad Real, pocos usuales en el día de hoy.

Por su parte, el cocinero Andrés Garrido ofreció con sus explicaciones platos cervantinos como el Manjar blanco, la Olla podría, el Guijote de cordero y una Flor manchega. La mezcla con los vinos te hacían viajar al pasado.

Y entre cada explicación, la sorpresa de recibir la visita de Miguel de Cervantes (interpretado por el promotor de las jornadas Javier Santos) que ofreció una especie de parodia enlazando el Siglo de Oro con la época actual. Y como remate, David Bermúdez, haciendo de “El mesonero”, con un toque de humor a esta primer cata cervantina como demuestra en sus visitas en monumentos. Todo bajo la capilla mayor de la antifgua iglesia de Santa Clara.

 

De la cocina en directo a las conferencias

Todo como inicio de unas jornadas que tiene su corazón en la pasión por el Siglo de Oro y por Cervantes de José Javier Santos Pérez (Málaga, 2 de agosto de 1966). Con 55 años, es enfermero de la UCI en Antequera desde el año 2015, ciudad en la que vive desde 2008.

Además de enfermero, cursa Segundo de Lengua y Literatura Española por la UNED y todo empezó porque “El Quijote siempre me gustó su tema, siempre tenía un Quijote en casa. El primero que leí fue una edición adaptada en el colegio, posteriormente lo estudié, viendo a Cervantes como personaje histórico”.

Se identifica con Sancho “quizá por el tono bonachón, que va siempre detrás de Don Quijote, intentando ayudarle”. Tiene 130 ediciones del Quijote, la más antigua de 1750 y otra de 1868, “la que siempre ha estado en casa, la que más cariño le tengo por el hecho de haber crecido con ella”.

La pandemia tiene de la obra de Cervantes... “esa lucha desigual que tuvo Don Quijote con gigantes, con encantadores, con monstruos. Al final, aunque sea en su cabeza, siempre ganaba, siempre salía adelante, aunque saliera mal parado, siempre encontraba algún resquicio”.

En esa lucha se imagina a los “Quijotes y Sanchos que estamos mezclados vestidos de blanco” con esas vivencias que ellos solo saben lo que lleva ocurriendo en estos dos años. 

Ahora toca la cocina en vivo en la carpa de la Plaza de Toros, del 7 al 9 de febrero, con unos talleres denominados “La Gastronomía Cervantina”. Se desarrollarán en horario de 18  a 20 horas y tendrán un precio de 10 euros por persona. Aforo limitado a 50 personas por taller, previa inscripción en el teléfono 952 70 25 05.

Y los días 17 y 18 de febrero de 19 a 20,30 horas, el Museo acogerá conferencias de Javier Santos. Una enmarcada en la gastronomía y el vino y la segunda sobre la gastronomía en el Quijote, en cuyo inicio ya se percibe la importancia de la comida en una época de miserias. Cervantes y El Quijote siguen dantos que hablar. 

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 5 de febrero de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).