El hermanaco de los hermanacos, el referente para los jóvenes cofrades que empiezan a ir bajo las andas, Mariano Mir Muñoz, fue el encargado de presentar el Cartel de Santa Eufemia de 2022, un homenaje a Pepe Romero, quien dejó su última obra en su taller, una Santa Eufemia que hoy se venera en la iglesia parroquial de San Miguel.

La iglesia conventual de Santa Eufemia fue el lugar de la presentación en la tarde del sábado 13 de agosto, donde autoridades municipales, cofrades y militares acompañaban al hermano mayor, Miguel Ruz Domínguez.

Mir Muñoz, tras saludar a los presentes, mostró su pasión por la familia: "Estoy casado, soy padre de dos hijas, farmacéutico de profesión, antequerano de corazón, devoto de Santa Eufemia y hermanaco de Santa Eufemia desde la reorganización de esta Hermandad en el año 1988 hasta nuestros días".

Un Cartel que marca la salida del sábado 17 de septiembre, pero además "este año Santa Eufemia realizará una salida extraordinaria el 10 de septiembre con motivo de la Procesión Magna por el Centenario de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de los Remedios".

Tras estos dos complicados años "me gustaría aprovechar la ocasión que hoy se me brinda para mostrar un grato recuerdo y también mostrar todo mi respeto a aquellas personas que han fallecido durante la pandemia de Covid 19. Que tiempo tan siniestro hemos vivido, cuanto ha llegado a cambiar nuestras vidas, no solo hemos sufrido pérdidas de seres queridos, entre otras cosas también se han cerrado multitud de negocios con las respectivas pérdidas de empleo".

Compartió que "al igual que ocurre con muchos de los aquí presentes, Santa Eufemia me ha acompañado en todos los momentos importantes de mi existencia: cuando empecé y terminé mis estudios universitarios, cuando inicié mi andadura laboral, cuando me casé con mi esposa Susana, cuando nacieron mis dos hijas Marta y Victoria. También me ha acompañado en momentos tan difíciles como en la pérdida de mis seres queridos o durante la terrible pandemia de Covid-19".

Santa Eufemia también me ha acompañado en el relevo generacional que ha sufrido esta Hermandad con el paso de los años. "Me da vértigo pensar que cuando yo empecé mi andadura entre estas santas paredes en las que hoy nos encontramos muchos de los miembros de nuestra Hermandad que conforman este formidable grupo humano que somos aun no habían ni nacido. Este trasiego de generación tras generación es muy necesario porque asegura la continuidad de nuestra Hermandad con el trascurrir de los años, de esta manera la historia de Antequera y de Santa Eufemia seguirá unida por el paso de siglos".

Debajo del trono de Santa Eufemia he rezado, "he dado gracias, he llorado, he reído, he pedido, me he emocionado, he vivido momentos inigualables, como por ejemplo esa iglesia apagada, abarrotada de fieles, meciendo a nuestra Patrona al compás de la música ensordecedora y mientras tanto sentimientos y recuerdos pasando por mi cabeza. He vivido momentos únicos que conforman lo que a mi me gusta denominar La Magia de Santa Eufemia".

Profundizando un poco más en mi memoria precisamente "fue aquí en el trono de Santa Eufemia donde vi por primera vez a los hermanacos del submarino. Me estoy refiriendo a esos hermanacos que nadie ve porque van situados totalmente debajo del trono, realizan su estación de penitencia de una manera diferente. Debido a la ubicación donde se encuentran su visión es muy reducida, pasan mucho calor por la falta de aire y van vestidos con ropa totalmente negra para pasar desapercibidos. También fue aquí en Santa Eufemia cuando he visto por primera vez un trono con dos campanas, la campana delantera y la campana trasera, algo sinceramente muy innovador".

En otra ocasión "entramos con el trono de Santa Eufemia dentro de la iglesia de Nuestra Señora de Los Remedios y llegamos hasta el altar mayor. Momento muy entrañable que tengo bien guardado en mi memoria, las dos patronas de Antequera cara a cara, las dos patronas soberanas de esta ciudad frente a frente. Otro año, como muchos de ustedes recordaran, al pasar por la Calle Carrera de Madre Carmen tuvimos que apartar el trono hacia la acera porque por una urgencia médica una ambulancia repentinamente invadió todo nuestro cuerpo procesional".

Hay una circunstancia de lo que especialmente me siento orgulloso de la Hermandad de Santa Eufemia de Antequera, "me estoy refiriendo a la incorporación de la mujer como hermanaca de trono. Precisamente en esta Santa Casa fue uno de los primeros sitios de Antequera, aunque no el único, donde se empezaron a ver a las primeras mujeres portando un trono sobre sus hombros, así empecé a tener mujeres como compañeras de trono. Algo con lo que estoy totalmente de acuerdo y públicamente le muestro todo mi apoyo".

Pidió al hermano mayor Miguel Ruz Domínguez y a su esposa Susana García Prados para que desvelaran el Cartel, "una obra esculpida por nuestro querido y entrañable Pepe Romero, que por causa de su fallecimiento dejaría sin terminar faltándole la policromía. Me es difícil explicar con palabras los sentimientos que hoy emanan de mi al recordar a ese gran artista antequerano que fue José Romero Benítez. Estoy seguro que hoy nuestro buen amigo Pepe estará observando desde el cielo, en primera fila y con todo detalle lo que aquí suceda en la tarde hoy en esta la casa de Santa Eufemia".

Quiso terminar con su hija Victoria, quien le acompañó al piano, para dedicarle estas palabras: "Santa Eufemia, Patrona Ganadora y Medalla de Oro de la muy noble y leal ciudad de Antequera. Con tu sabio patronazgo has caminado junto a los habitantes de esta hermosa ciudad durante mas de seis siglos.

Princesa eterna gracias a tu protección y a tu defensa hemos avanzado juntos incluso en épocas difíciles de nuestra historia y hasta nuestros días. Eres nuestra intercesora ante Dios, eres nuestra mediadora, nuestra esperanza, nuestro auxilio, también nuestro gran consuelo. Con tu terrible martirio demostraste que eres una digna hija de Dios, un ejemplo a seguir por todas las generaciones.

Tú sabes bien lo que es sufrir, por tu tremendo sufrimiento y por tu dolor llevado hasta el extremo llegaste a ser Santa. Todos los poros de tu cuerpo sufrieron de manera inhumana, pero bien sabes tu que no fue en vano, realmente fue tu gran Triunfo, tu martirio te hizo gloriosa. La ciudad de Antequera no podría estar en mejores manos

Patrona nuestra eres testimonio de fe y de caridad, en ti reside la tranquilidad de nuestras almas, reside nuestro sosiego como cristianos, reside nuestra ilusión como pueblo. Tu humildad, tu sencillez, tu sabia escucha, la grandeza de tu valor.

Noche de Candelas, noche de Fe y Esperanza, noche de compromiso cristiano. Santa Eufemia, abogada nuestra ante Dios, luz en las épocas difíciles de nuestra historia, intercedes por nosotros desde el año 1410.

Siempre la fiel compañera en nuestro camino, tranquilos y afortunados nos sentimos por tu patronazgo desinteresado. Santa Eufemia juntos seguiremos escribiendo la historia de la preciosa ciudad de Antequera. Santa Eufemia, Gracias, Gracias, Gracias".

Terminó con la oración a Santa Eufemia, siendo muy aplaudido, al mostrar su devoción a la Santa y su carisma cristiano y amor a su familia.

 
 
 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 27 de agosto de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).