La lluvia en forma de rápida tormenta estuvo a punto de sorprender a la Cofradía del Mayor Dolor en la hora de la salida, pero una ligera llovizna avisó, esperaron, cayó un fuerte aguacero y salieron una hora más tarde, acortando por Lucena y regalando el paso íntimo por calle de La Tercia.

Como pasara el día anterior, la lluvia de abril en Semana Santa estuvo a punto de jugar una mala pasada, pero el inicio de las pequeñas gotas cuando las andas estaban ya en la calle a las 21 horas, hicieron esperar acontecimientos. Y en esa espera, tormenta con rayos, truenos y una fuerte lluvia.

Tras varias reuniones y recibir consejos meteorológicos, abogaron por salir una hora más tarde, a las 22 horas, saliendo directamente por calle Infante don Fernando y bajando por Lucena, en vez de Encarnación, Tintes, Maderuelos y Diego Ponce como estaba previsto.

Así, a las 22 horas salieron, el Señor del Mayor Dolor por la puerta principal y la Virgen del Mayor Dolor con su palio por calle Encarnación. La lluvia y la humedad restó gente de la calle, con un lleno en San Sebastián y espacios en Lucena.

Abría el desfile la Sección de Honores del Tercio Gran Capitán Primero de La Legión, Banda de Guerra del Tercio Alejandro Farnesio 4 de La Legión, Escuadra de Gastadores y Portadores del Grupo de Caballería Reyes Católicos.

Luego cerca de un centenar de penitentes y el trono del Señor del Mayor Dolor, donde destacaba el nuevo sayón realizado en 2020 por el imaginero malagueño Juan Vega, que sustituye al anterior y que ha tenido que esperar la pandemia para estrenarse.

Seguían devotros alumbrando al Señor de Antequera en su Mayor Dolor, algunos penitentes, cuerpo de mujeres vestidas con mantilla española y el palio de la Virgen, con sus mecidas que hacen que el palio se mueva al son de los sones de la Banda de Música de Huetor Vega.

 

 

 

 

 

 

 

El "encuentro" en la Alameda y el recogimiento por calle Tercia

Tras bajar por Lucena, primer paso por calle Cantareros y llegada a la Alameda, donde la cabeza de la procesión se va encontrando con la parte final del cortejo con ese ya característico "encuentro" entre el Señor y la Virgen con la Puerta de Estepa de fondo.

Entrada a la calle Infante don Fernando, saludo a la Patrona Mariana de la Virgen de los Remedios y turno para las calles estrechas, la de La Tercia, con luz de madrugada, personas mayores en los balcones de la Residencia de Pinofiel y mágico paso del palio de la Virgen mientras sonaba "La Madrugá".

Buenos giros con calle Cantareros y paso rápido y con apenas público en las aceras por Cantareros y Lucena de regreso. Sí estaba de nuevo lleno la Plaza de San Sebastián, con bengalas, aplausos y "despedida" del Hijo y su Madre al regresar a su templo, encerrándose a las 2,30 horas de la madrugada.

Terminaba un Miércoles Santo donde el traslado legionario llenó de nuevo los aledaños del templo colegial, salió el Desfile desde el Paseo Real y una tormenta estuvo a punto de caerles nada más salir. Esperaron, consultaron y la previsión esta vez sí se cumplió y pudieron desfilar por las calles de la ciudad.

Nos quedamos con los abuelos asomados tímidamente por calle de La Tercia y esas personas que formaban las filas pegadas a las fachadas para sentir el paso de la cofradía del Mayor Dolor por este año de reencuentros y nuevas calles en los recorridos.

 
¡Busque el Especial de Semana Santa de Antequera de 2022! Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de abril de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).