La festividad de la Virgen del Socorro reabrió los cultos y actos cofrades en Antequera tras 5 meses de pandemia, con una profunda y sentida oración de Pablo Javier Guerrero y la inauguración de dos grandes azulejos, realizados por Javier Aguilar Cejas, que abrieron las puertas a la Socorrilla, que ha estrenado una saya blanca de Sebastián Marchante, evocando los grabados y cuadros antiguos como el de la Capilla del Portichuelo.

Todo dentro del 400 aniversario de la fundación de la actual Cofradía de "Arriba", celebración mermada y condicionada por la pandemia, lo que ha hecho reducir actividades, restringir el aforo y entrada a la recoleta iglesia de Santa María de Jesús, para lo que El Sol de Antequera transmite en directo la oración y la misa, así como estarán disponibles tras sus desarrollos en el canal propio de YouTube: https://www.youtube.com/c/Elsoldeantequeraatq 

Nada más entrar al templo, imponente ver el majestuoso palio de la Virgen del Socorro en el centro del altar mayor, como si fuera a salir en procesión. Además, evocación al pasado, con la nueva saya de blanco roto borada en oro por Sebastián Marchante, que sigue los diseños de los grabados y pinturas antiguos como el de la Capilla del Portichuelo. Además, el manto negro bordado de Antonia Palomo y la corona de la Coronación. Todo en un mar de nardos que emergían la peana con los ángeles, y la toca monacal o verduguillo, colocados por Gonzalo Ruiz, bajo la supervisión y directirces de su camarera Marisa Alarcón.

 

 

Inicio de la festividad con la oración de Pablo Guerrero

A las 12 en punto de la noche, el directivo y periodista Daniel Herrera inició el acto, agradeciendo la comprensión de los devotos por las medidas anti COVID-19 y presentando al orador, a quien destacó como colega de profesión, cronista de la Agrupación, responsable de Prensa y Protocolo del Ayuntamiento de Antequera, pero sobre todo, hijo de Ángel y María Teresa.

Se apagaron las luces del templo, quedando iluminados solo las imágenes titulares y el atril del orador, donde Pablo Javier empezó recitando:

"¿Será el brillo de sus ojos…capaces de iluminar la más oscura de las noches?
¿Será su rostro amargo y a la vez dulce que conjuga el llanto por la muerte del Nazareno y la esperanza en su Vida Eterna?
¿Serán sus engarrotadas manos… capaces de sostener los más afilados clavoso la más primorosa de las azucenas?

¿Será el llanto desbocado de su mirada?
¿Será la alegría contenida de su rostro?
¿Será la dulzura impertérrita de su cara?

¿Será el suave y aterciopelado tacto de su mantoque la cubre de una perpetua Gloria?
¿Serán los ángeles enyesados de su camarínque aguardan en el pórtico de su eterna morada?

Pues todo eso y más… querido hermano; porque Ella es Principio y Fin, el Alfa y el Omega.
Porque Ella es el sol y la luna. Ella es Tormento… y Éxtasis.

Pero como tú Socorro… como tú… ¡ninguna!
La que nos da la vida, la que nos alienta el amor, la que nos inspira la Fe, la que nos alumbra la esperanza…

Todo eso y mucho más eres tú, Virgen Coronada del Socorro, Asunción de María, Madre del Cielo.
Porque tú, Socorro, eres, para toda Antequera, su manto protector, la verdadera Madre de Dios… 
Porque tú Socorro, eres… ¡la Socorrilla!".

 

Despertó los primeros aplausos y dedicó sus palabras a su madre, María Teresa, así como recordó a su padre, Ángel Guerrero, cuyos restos descansan en el columbrario bajo la Virgen del Socorro. Pablo expuso cómo le pidieron que realizara la oración, su sorpresa, orgullo y honor.

Aludió a los 400 años de la fundación de la Cofradía, así como a la actual situación que se vive de la pandemia, lo que ha hecho profundizar y buscar más la fe de los devotos de la Virgen, que no pudo salir en procesión. Ante ello describió, pidiendo socorro:

"Socorro para todas esas madres que, como tú, han perdido impotentes a sus hijos, estos últimos meses, víctimas de la pandemia.
Socorro para todos esos hijos que han llorado también a sus madres, sin poder apenas despedirse de ellas.
Socorro por esas madres y esos padres que han sufrido y temido por la vida de sus hijos durante esta pasada Cuaresma, pero que hoy vuelven a disfrutar de la vida tras pasar su particular calvario.
Socorro también para todas esas futuras madres devotas tuyas que se aprestan pronto a traer una nueva vida al mundo, y para las que pronto seguro que por tu divina gracia podrán hacerlo.

Socorro para todos esos médicos, enfermeros o sanitarios… que han actuado, aquí en la tierra, como en el cielo lo hacen esos muchos ángeles que llevas sobre tu peana.
Socorro también para todos los transportistas, farmaceúticos o veterinarios, cajeros y reponedores. Para todos los agricultores, ganaderos y pescadores; periodistas, dirigentes, policías o militares.
Para todas aquellas personas que, en resumidas cuentas, han velado con invicta constancia durante el confinamiento por nuestro bien y el de todos nuestros seres queridos.

Socorro para todos esos investigadores que luchan contra el tiempo por encontrar un fármaco eficaz contra el COVID, por encontrar una vacuna… aunque tú seas sin duda nuestro primer remedio.
Socorro para todas aquellas personas que han perdido la fe, para que cuando no sepan a quien recurrir o cómo hacerlo, recurran sin dudarlo a ti y al Nazareno. 
Socorro también para todos esos matrimonios que tratan de aprender de sus caídas, con el único objetivo de volver a levantarse juntos.

Socorro para nuestros gobernantes, para que sean capaces de encontrar el camino, la verdad y la vida entre tanta tiniebla y tanto humo.
Socorro para tus directivos, hermanos mayores de insignia, camareras, cofrades y devotos.
Para que sigan apreciándote como el regalo de Dios a Antequera que eres, porque como decía el bueno de Fray Arturo “es imposible conocerte y no amarte”.

Socorro también para todas aquellas personas que, a lo largo de estos 400 años, te han venerado, orado y exaltado como patrimonio irrenunciable que eres, 
forjado a base de oraciones y promesas junto a incesantes bendiciones.
Socorro para tu pueblo, Madre del Cielo… Socorro para toda Antequera desde tu Capilla del Portichuelo.
Desde la Cruz Blanca a Santiago, desde San Pedro a San Juan, desde San Miguel a San Sebastián…

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que sigamos siendo dignos hijos tuyos, para que valoremos cada amanecer de un vigoroso nuevo día,
para que aprendamos de cada anochecer en la enigmática noche, para que vivamos el presente sin importar ni el ayer ni el mañana.

 

 

 

Terminó con una oración, sonando de fondo la última marcha dedicada por Otura a la Virgen del Socorro, cantada por sus componentes, que dice:

"Dios te salve, María Santísima del Socorro.
Dios te salve, Virgen Coronada.
Dios te salve, Madre del Cielo.
Dios te salve, Reina del Portichuelo.

Que bajo la intercesión de Jesús el Nazareno
y de tu fiel devota Madre Carmen,
intercedas por todos nosotros ante Dios Nuestro Señor,
confiando en la acción de tu infinito manto protector.

Ilumínanos cual vigía en la noche
sobre las calles de esta tu bendita tierra
para hacer de nuestro camino terrenal
un trayecto honrado y fiel con el prójimo.

Concédenos así la gracia que te pedimos,
llenos de confianza en que la Santa Cruz en Jerusalén
implore justicia ante Dios, demandándola si no.

Y plenos de confianza en la Resurrección y en la vida eterna,
te veneremos por los siglos de los siglos.
Así sea".

 

Inauguración de dos azulejos de Javier Aguilar, visitas y misa

Ya el sábado 15 de agosto a las 10,30 horas, el párroco y capellán Tomás Pérez, bendijo los dos nuevos azulejos que se han colocado a ambos lados de la puerta de salida procesional de la fachada de la iglesia que va a la zona del Barrio de San Juan.

Se han colocado con motivo del 400 aniversario y aunque se querían inaugurar el Viernes Santo, al suspenderse las procesiones, se decidió esperar a otra fecha importante como es el 15 de Agosto. Entre los presentes, el autor además del Cartel de la efemérides, Javier Aguilar Cejas, que recibió las felicitaciones por su diseño.

Mientras, el templo está abierto desde las 10,30 a 14 y de 17,30 a 19,30 horas. Se terminará la festividad con la celebración de una Eucaristía a las 20,30 horas, con las limitaciones de aforo y que estará disponible desde esa hora en el canal de YouTube de El Sol de Antequera para quienes no pudieran entrar, acudir o estar en casa. 

Ahora, tras el 15 de Agosto, la Cofradía tiene previsto la presentación de un libro sobre su Historia, así como la finalización dle 400 Aniversario,  el 11 de octubre. La celebración eucarística, que anunció su presencia el obispo de Málaga, Jesús Catalá, se desarrollará con la incógnita del desarrollo de la pandemia si dejará o no que para esa fecha haya procesión extraordinaria de las calles de la ciudad.

 

 
 
 
Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 29 de agosto de 2020 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).