Nuevo éxito para el balonmano local: tres jóvenes jugadores se han proclamado subcampeones de Europa en el Universitario celebrado en Polonia. Se trata de los jóvenes Pablo Bravo Castilla, Juan Aranda Gómez y Rubén Guerreiro Ruiz, quienes estudian en Granada y tras tener que dejar la base de Los Dólmenes, ahora juegan entre el Maracena y el Universidad de Granada que ha disputado el Europeo.


El equipo de balonmano de la Universidad de Granada consiguió la medalla de plata en los Juegos Europeos Universitarios, organizados por la Asociación Europea de Deportes Universitarios (EUSA) que se ha disputado en la ciudad polaca de Lodz, donde militan tres jugadores de Antequera: Pablo Bravo Castilla, Juan Aranda Gómez y Rubén Guerreiro Ruiz.

Llegaron a la final del sábado 30 de julio, pero perdieron ante el Universidad Stefan cel Mare de Suceava (Rumanía) por 36 a 31. Lo hicieron tras clasificarse el viernes 29 ante la  Universidad Jan Evangelista Purkyne de Usti nad Labem (República Checa) por 26 a 24.

 Tres estudiantes de la Universidad de Granada

Pablo Bravo Castilla estudia Relaciones Laborales y Recursos Humanos en Granada, jugando en la base del Club de los Dólmenes desde el Infante don Fernando con Miguel Ángel Soto y hasta el juvenil con 18 años donde lo tuvo que dejar. Es extremo izquierdo, tiene 20 años y juega en el Maracena, en Segunda División esta campaña como lo hacen también sus otros dos compañeros.

Para él, “jugar en el Europeo es la mayor experiencia que hemos tenido en el Balonmano, ha sido un torneo con mucho nivel, donde las otras universidades han mostrado mucho nivel”.

Este deporte para él es su segunda pasión, en el que prioriza sus estudios, pero le hubiera gustado seguir ligado a Antequera.

Sobre el nuevo equipo del Balonmano Torcal: “Ha venido muy bien su creación porque quienes no podemos seguir en el juvenil por edad, no tenemos otra opción de seguir jugando si no estás en el primer equipo, este año en Plata”. Para el futuro: “A mí me gustaría jugar en alguno de los dos equipos”.

Juan Aranda Gómez estudia Criminología, empezó  en los alevines de primer año con Alexis Rodríguez y Adrián Sánchez. Juega de central y lateral y viene de “una experiencia increíble por jugar con gente internacional”. 

Su sueño sería “jugar en Plata o Asobal, pues me encantaría y más de la mano de buenos jugadores”. Ante ello: “Me gustaría jugar aquí de nuevo cuando acabe la carrera, es un privilegio jugar en un equipo de mi ciudad”.

Mientras que el portero Rubén Guerreiro Ruiz estudia Biología, empezó en benjamines con 9 años y hasta el juvenil. El “Europeo ha sido la mejor experiencia que he tenido tanto por el nivel como por los compañeros”.

De cara al futuro, “si puedo, me gustaría formar parte de alguno de los dos equipos, sobre todo yo que el año que viene pude entrenar en casa”. Los tres son ejemplo de la gran cantera que se forma en Antequera, pero que luego se estanca tras dejar de ser juveniles.

Compartieron equipo con los Pablo Luque, Isaac García, Lorenzo Ruiz, Valerio Casero y Antonio Pérez que forman parte de la plantilla del equipo de Juan Antonio Vázquez “Chispi”. Son tres nuevos ejemplos de la gran cantera de balonmano que pide un equipo “B”, un filial donde puedan seguir progresando y jugando los chavales que dejan la edad juvenil.

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 13 de agosto de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).