Tampoco ante el Sinfín, el segundo por abajo en Asobal, que se pone a siete puntos del Iberoquinoa Antequera, lo que hace estar a expensas de un milagro en la segunda vuelta donde se tendría que ganar cinco partidos más que los dos que están por delente: el Sinfín con 9 y el Ademar de León, con 10. Algo que sería una gesta con los dos únicos puntos de la primera vuelta.

No se pudo este domingo tampoco ante el Sinfín. Se sabía de la importancia de los dos puntos, que no se podía fallar. Primer tiempo por detrás del marcador, pero sin dejar se abriesen brechas de partidos anteriores. Al descanso, 12 a 13. Reacción en los primeros minutos del segundo tiempo, remontándose y colocándose cuatro tantos por delante. Pero en los últimos diez del partido, uno arriba, empate, arriba, empate y decisivos últimos segundos.

Tiempos muertos, paradas de Diego Moyano, fallos en el lanzamiento local, pasivos discutidos, falta y siete metros que el Sinfín aprovecha para ponerse por delante de nuevo y hanar un partido que le deja a un punto que remontar en la segunda vuelta para salvarse.   

 Pese a todo, el técnico Lorenzo Ruiz confía en su plantilla, en la afición y en los dos fichajes que llegarán tras las salidas de Simenas y Gavidia, que se fueron antes de tiempo. Aunque reconoció que el descenso está hecho y llegarán victorias sin la presión de los resultados.

Con un banquillo en cuadro, con una baja por lesión (Francis) y las dos espantadas en una semana del lituano Simenas y del argentino Gavidia, se tuvo que contar con los juveniles: Álex, Ruiz e Isaac. La base, siempre la base. El proyecto del club.

El equipo lo dio todo, con un gran Jorge Silva que volvió a encontrar el nivel esperado, quien junto a Ángel Pérez, con diez tantos, marcaron el ritmo en el primer tiempo que terminó en un 12 a 13.

La segunda mitad empezó como deseaba Lorenzo Ruiz en los últimos tiempos, consiguiendo un parcial de 6 a 1 lo que hizo colocarse en un esperanzador 18 a 14. Colocó a los dos centrales, Ángel Pérez y Aymerich a la vez y utilizó a los extremos.

El equipo era un ir y venir de cambios para dosificar las fuerzas con un plantel mermado y se iba consiguiendo. Fue cuando apareció la magia de Diego Moyano bajo palos y el rugir de la grada. Por cierto, respaldando al equipo en todo momento y sin increpar a los colegiados ni al resultado. Destacó los pequeños que animaban al equipo desde la grada. 

Con igualdad en el marcador, los diez últimos partidos dejaban un gol a favor apurado con contragolpes de los rivales. Tiempo muerto de Lorenzo Ruiz, fallo en el último ataque y entre pasivos en contra de los locales y el último siete metros pitado, lo aprovechó el equipo visitante para ganar por la mínima, en una victoria celebrada por todo lo alto al dejar al Iberoquinoa a siete y ocho puntos de ellos.

Ahora toca esperar, el parón navideño, los dos fichajes y disfrutar al menos de la segunda vuelta en lo más alto con la Copa del Rey como caramelo que llegará en un momento agridulce si no se obra el milagro.

 

Alineaciones

IBEROQUINOA ANTEQUERA: Moyano (p), Del Castillo (2), Chispi (4), Ortega, Grandi (2), Silva (4), Moreno (2) –siete inicial– Alarcón (p), Ruiz, Álex, Podadera, Baena (1), Pérez (10), Isaac y Castro.

SINFÍN: Guitart (p), Cruz (10), Pla (1), Martínez (5), Zungri (1), García (3), Herrero (1) –siete inicial– Sánchez (p), Muñiz (1), Blázquez, Lastra, Alonso, Castro (5), Roca y Basualdo.

Árbitros: Rafael García y Alberto Rodríguez, del colegio gallego. Excluyeron por parte del equipo antequerano a Moreno y Del Castillo.

Incidencias: Encuentro perteneciente a la decimoquinta jornada de la Liga Asobal celebrado en el Pabellón Fernando Argüelles ante mil espectadores.

Parciales cada 5 minutos: 1-2, 4-4, 7-6, 8-10, 10-12, 12-13 -descanso-; 14-14, 19-15, 20-19, 22-22, 24-24, 26-27, final.

 

 
 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 18 de diciembre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).