Increíble para la afición local, (dos mil trescientos espectadores en el “Fernando Argüelles”, que no pararon de reivindicar la continuidad del Balonmano en Antequera, ante el consejero de Cultura Paulino Plata, que acompañaba a la directiva local, y que, de salida cantó a coro el himno del Balonmano Antequera compuesto por el grupo local “Alcazaba”), un sector de la cual vio cosas “raras” en un partido que registraba un contundente 19-13 al descanso y que a falta de veinte segundos ganaban los vascos 26-27 y que terminó con empate a 27

 

 

Es claro que hubo dos tiempos muy distintos; el primero, exhibición de un Balonmano Antequera basado en sus pilares Jorge Martínez, Juanan Ramos (que está en un momento impresionante de forma), Rafa Baena y Chelu Cid, más la serie de jóvenes con que Antonio Carlos Ortega completa el equipo, roto por la multitud de ausencias por lesiones, alguna de ellas, graves, que se han cebado con el Club en estos meses. Enfrente el Arrate, demostraba muchas ganas, muchas voluntad, pero también su inferioridad respecto a los de casa, que se hicieron con el mando del partido tras que tanto Ortega como Julián Ruiz lo plantearan con defensas en 6-0, y ataque en 3-3, alternando a Nacho Moya en defensa con Baena en ataque, mientras el Arrate hacía lo propio con Ivan Sever e Igor Petricheev respectivamente. La calidad de las figuras locales, y las ganas de los jóvenes, permitían un gran primer tiempo con un final 19-13 que parecía diferencia como para dar el partido por resuelto.                En la segunda mitad, la salida de Moyúa, el colocar en el eje de su defensa a Tin Tokio, Beljanski y Petricevic, dio un espléndido resultado al Arrate, coincidiendo con un inexplicable desfondamiento local que hizo un parcial de 8-14 que nadie comprendía. El caso es que el Arrate se fue poco a poco para arriba y a falta de 20 segundos como decimos, ganaba 26-27 en un ataque de rabia de Víctor Vigo que salvaba un punto para el Antequera. AG.