Danimir Curkovic y Rafa Baena regresarán este martes 31 de agosto a los entrenamientos tras superar las lesiones que han padecido en las últimas semanas. El serbio sufrió una rotura fibrilar en el sóleo y el pivote internacional un esguince de grado dos en el tobillo derecho, que el doctor Guillermo Álvarez y el fisioterapeuta Quique Fernández, han atendido hasta su recuperación.

El regreso de estos dos jugadores, pilares básicos en la estructura del equipo, permitirá a los de Ortega afrontar con mayor optimismo el doble compromiso que esta semana disputarán contra el PRASA Pozoblanco, un clásico de la División de Honor Plata, que por milímetros no están a día de hoy compitiendo en la máxima categoría del balonmano español. El primero de ellos de manera amistosa el jueves en Coín y el segundo, con el primer título de la temporada en juego (la Copa de Andalucía), en Antequera.

El portero Jorge Martínez también apura sus últimas semanas de recuperación con una novedosa técnica que está llevando a cabo diariamente en la Clínica Xanit de Benalmádena. Con el dedo inmovilizado, el meta se está sometiendo "mediante una cámara hiperbárica, a un aumento de presión que posibilita un mayor transporte de oxígeno a la zona afectada, lo que ayuda a cicatrizar la fractura con mayor rapidez", explica el doctor del club. "Con esta técnica, usada por ejemplo por el piloto Valentino Rossi hace unos meses, quizás logremos acortar el período de recuperación en una semana" confirma Álvarez.