Los discapacitados de nuestra comarca van a tener una fundación, bajo el nombre de “Cristina Marina”, que velará por su tutela y bienestar cuando los padres no estén en condiciones óptimas o fallezcan, según nos explica Mariano Mir, presidente de ADIPA (Asociación de Discapacitados Psíquicos de Antequera y de su Comarca).

ADIPA inicia la constitución de la “Fundación Cristina Marina”, que será una nueva organización independiente, que precisaba de un colectivo que lo promoviera. Esta nueva entidad tendrá sus patronos, junta directiva, gerente y trabajadores para desarrollar su cometido: atender con su curatela, como entidad designada por resolución judicial para complementar la capacidad de determinadas personas que la tienen limitada.

ADIPA convocó este lunes 18 de octubre a sus socios a una asamblea extraordinaria para el inicio de la creación de la fundación que dará su cobertura a quienes lo necesiten, ya que hasta ahora se tienen que amparar en la de la capital.

Mir Muñoz nos explica que “los padres temen que el día que no estén, qué es lo que pasará con sus hijos. Ahora mismo, los que residen en la Comarca, pasan a Málaga para que los tutelen”. 

ADIPA como asociación presta los servicios de atención y la fundación lo que desempeña es la tutela a los usuarios, denominada como curatela. “Prestan los apoyos a esa persona según estime el juez. La fundación vela por sus bienes, por su dinero, porque estén bien. Que vivan con una comida digna, un sitio digno para vivir, que estén aseados, vestidos o que se celebre su cumpleaños como se merece. Que viva como si tuviera padres y familia”.

No sólo atienden a personas con discapacidad que no tengan ya padres. “Puede que ellos no puedan atenderles por sus circunstancias personales o de salud, por lo que hay que protegerles para que nadie les deje sin atención o que se aproveche de ellos dejando atrás lo que les corresponda”. 

No sólo atenderán a personas con discapacidad intelectual, sino que se “ha ampliado para todas las personas sea la discapacidad que tengan. Hay colectivos o la coordinadora de CASIAC que se mostraron interesados y están detrás también del proyecto”.

Todo surgió como “nos pidieron que lleváramos la iniciativa por nuestra estructura y organización y no nos pudimos negar porque entre todos los colectivos de la comarca nos llevamos muy bien y vamos todos a una”.

El proyecto de puesta en marcha de la fundación es muy complejo, pero en ello están para desarrollarlo. “El nombre de Cristina Marina fue a petición de los trabajadores de ADIPA, quienes reconocen la labor que ella siempre realiza”. 

Ella estuvo en la primera junta directiva de ADIPA “hace 46 años, fue presidente durante 9 años y va y viene todos los días a colaborar en lo que haga falta. Es vocal y se emocionó al conocer la propuesta del nombre de la fundación”, sigue Mariano.

 

 

18 de octubre de 2021: la fecha de arranque

Empezó esta nueva aventura el lunes 18 de octubre, ahora faltan los trámites de ir al notario, aprobación de estatutos, obtención del CIF provisional... serán unos meses de rodaje hasta poder estar constituida como tal.

Una vez comience a actuar, los “padres pueden dejar en el testamento sus últimas voluntades donde pueden exponer que sus hijos sean atendidos por una fundación, como podría ser la de Cristina Marina”.

Era algo que no tenía Antequera “y que va a atender a las personas discapacitadas para que estén bien atendidos y vivan como les corresponde y no se aprovechen de ellos, y que como todos nosotros, sean atendidas como se merecen, sin negarles una vida digna”, concluye Mir Muñoz.

“Para mí como para toda nuestra junta directiva, que ADIPA apadrine el inicio de esta fundación es una recompensar a nuestro trabajo desinteresado de poder ayudar a los demás, en este a personas con limitaciones”.

 

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 23 de octubre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).