Lleva once años en la Unidad de Mama del Hospital Comarcal. Es una de las doctoras que suele dar la noticia del inicio de la batalla contra el cáncer de mama, quien opera a las mujeres. Se muestra optimista ante el avance de la prevención e investigación. Pide preguntar ante cualquier alteración en el pecho.

Ante el Día del Cáncer de Mama que se celebra este martes 19 de octubre, entrevistamos a la cirujana Tania Galeote, quien desde el Hospital Comarcal de Antequera tiene en sus manos esa operación de la lucha contra el cáncer de mama de muchas mujeres de la Comarca. Muchas de ellas cursan su batalla, tienen en sus manos el inicio de esa lucha para afrontar, encarar y superar el cáncer de mama. Nació en Brasil, pero su vida se desarrolla entre Málaga y Madrid y desde el 2010 está en nuestro Hospital Comarcal de Antequera.

El cáncer de mama; cada día se hace más habitual, se investiga más, hay más esperanza de vida, pero al que hay que actuar, hay que prevenir y hay que ir rápido para que podamos batallar contra él. Es muy importante que cualquier síntoma que haya vayamos a algún médico. ¿Qué recomienda, qué es lo primero, después de su experiencia después de tantos años con la cirugía del cáncer de mama, que tienen que tener en cuenta las mujeres? ¿Cuáles son esos síntomas que hay que decir ‘aquí pasa algo’? “El cáncer de mama es una patología sumamente prevalente, es el cáncer más frecuente que hay en las mujeres, pero a la vez es el cáncer que más se está investigando. Constantemente están saliendo ensayos clínicos por parte de oncología para hacer un tratamiento adecuado tanto quirúrgico como oncológico, y para intentar que la supervivencia del cáncer de mama sea cada día más grande. Hoy en día va de un 85 hasta 92 por ciento de supervivencia en las pacientes, dependiendo del tumor”. 

¿Cómo se detecta el cáncer de mama, cómo llegan a los especialistas?: “Cuando las pacientes llegan a la consultas, vienen por dos maneras: bien porque ellas mismas se han palpado un nódulo en la mama, bien porque vienen del programa de detención precoz del cáncer de mama. Es fundamental que las pacientes conozcan su cuerpo, porque si no, ellas no pueden saber si algo lo tenía desde hace años o no. Recomiendo la autopalpación mamaria al 100 por 100, que cada una sepa como tiene sus pechos, si se le ha modificado de alguna manera o si le ha salido algún nódulo que no tenían antes y sobre el cual tienen que consultar”.   

Doctora, ¿siempre se ve algo externo nuevo o es interno? ¿Es un bulto que sale fuera o puede estar dentro de la mama, o ambos casos? “Va a depender del tipo de tumor, en la mayor parte de las ocasiones es un nódulo que está interno a la mama y que la propia paciente palpándose es cuando se lo detecta. La palpación más frecuente es en la ducha, mientras una se enjabona o bien cuando se está echando crema. Por eso nosotros insistimos que no sea de esa forma tan arbitraria, sino que se haga una autopalpación mamaria rigurosa y que se realice un día a la semana o cada dos semanas. Es verdad que hay patologías que salen para fuera, pero otras veces está en la zona del pezón, como heriditas, pero siempre es algo nuevo, es algo que no tenía antes y se decide consultar a ver qué pasa”. 

¿Desde qué edad llaman para hacerse esas mamografías?  “El programa de detección precoz es desde los 50 años hasta los 70 años, pero ya se ha visto en muchos estudios que la mayor prevalencia o incidencia de este cáncer de mama empieza a los 45 años, está bajando el índice de edad. A mí me gustaría que el programa de detección precoz empezase antes, en este caso a los 45 años, pero sí es verdad que en cualquier caso es un sistema de prevención de la salud que es fantástico, controla perfectamente a la paciente y en el momento en el que cumple los 50 le está mandando una carta para que tenga que hacerse su mamografía”. 

¿Cada cuánto tiempo se hacen esas revisiones?  “Cada dos años. Generalmente son los radiólogos los que consultan esas radiografías y posteriormente avisan a las pacientes para repetírsela, hacerse una ecografía o tomar una biopsia de la zona, y ya después entra ya en el circuito de la unidad de mama del Hospital”.

 

 

El Hospital atiende la gran mayoría del tratamiento del cáncer de mama

El propio Hospital Comarcal de Antequera tiene su propia unidad, no depende del hospital regional ni de Málaga en un gran porcentaje. “Todo se realiza aquí, desde la operación al tratamiento. La unidad de mama la conforman cirujanos, radiólogos, patólogos y oncólogos. No somos nosotros solos los que operamos. En la unidad participan distintas especialidades. Del Servicio de Radiología está el doctor Juan Ángel Moreno, del Servicio Patología están las doctoras María del Corral y Rocío Olalla, y del Servicio de Cirugía estoy yo y las doctoras Tatiana Prieto-Puga y María Pitarch. Quiero hacer un poco de hincapié en ellos porque son esas figuras que están metidas en su despacho, son las que hacen las biopsias, las que en última instancia nos determinan si hay cáncer o no hay cáncer en una pieza. Pero que evidentemente no tienen ese contacto estrecho con el paciente pero conforma la unidad, independientemente de los oncólogos que vienen al Hospital”. 

¿Y para qué sí se tienen que desplazar a Málaga?: “Lo que no hay es servicio de radioterapia, eso sí tienen que trasladarse al hospital regional, de la misma manera que las pacientes que van con tratamiento oncológico antes de la cirugía generalmente van a Málaga, en constante colaboración con nosotros y en contacto bastante estrecho. Sí es verdad que la relación que tenemos con la unidad de patología mamaría del hospital regional se basa en aquellos casos conflictivos, dudosos, en los cuales consultamos, nosotros o el propio paciente si quiere una segunda opinión, qué es lo que tenemos que hacer en ese momento. Por otra parte, también tengo que decir que de reciente incorporación hay una colaboración con el servicio de cirugía plástica del hospital regional, en el cual viene aquí un cirujano plástico en los casos en cuales tenemos que hacer reconstrucción inmediata de la mama después de una mastectomía”. 

¿Cuánto tiempo se tarda en operar desde que se detecta ese tumor y la operación, entre las 3 a 5 semanas, lo mismo ya sea en Antequera, en Málaga o en Madrid? ¿El proceso sanitario público es el mismo en cualquier localidad?  “Entiendo que sí. En mi hospital es ese tiempo. Hay que tener en cuenta que es el tiempo necesario, ya que una biopsia desde que se toma hasta que tenemos el resultado definitivo pueden tardar dos semanas, y ese tiempo tenemos que esperarlo, no tenemos más remedio. Posteriormente presentar el caso al comité de mamas y de tumores, tomar la decisión e incluirla en el parte de quirófano. Entiendo que son entre 3 a 4 semanas lo que lleva todo ese proceso”. 

 

Entrevista Tania Galeote 02 16102021

 

La relación con la paciente

Usted como cirujana, la primera vez que toma contacto con la paciente, ¿es antes de la operación, en el momento de la misma...?  “Antes de la operación, por supuesto. O bien porque son pacientes que el radiólogo nos ha mandado a la consulta o bien porque el médico de cabecera ha sido consultado por un nódulo en la mama y en ese momento nos lo mandan a la consulta de mama con carácter preferente y es en ese momento cuando yo tomo conciencia de la presencia de la paciente, de la patología que tiene y ya le voy indicando los pasos a seguir en ese momento y el tiempo más o menos que vamos a tardar. Cuando las pacientes vienen a mi consulta cuando ya está el diagnóstico de cáncer de mama generalmente comunicarles esa mala noticia no es de agrado, pero intentamos darle siempre mucho estímulo positivo, indicamos estadísticas, indicamos el tipo de tumor que hay... es una senda, un camino que se tiene que seguir y que esto no se puede ver el final del camino, ya sea positivo o negativo, ni hay que pensar todo lo que queda por llegar... hay que ir paso a paso, la cirugía, después el tratamiento oncológico y después las revisiones. El tratamiento en el Hospital es muy personalizado, y a las pacientes se les indica que cualquier duda que puedan tener en ese momento o después, que nos lo vayan indicando, que se pueden presentar en la consulta, que nos pueden llamar por teléfono a la consulta, y que les intentaremos explicar todas las dudas que tengan”. 

Es cirujana, pero en estos casos de cáncer de mama también tienen que buscar sus dotes de psicóloga. Suponemos que cuando ustedes les tienen que decir que tienen que operarles, buscan más ese apoyo, esa sonrisa, ese optimismo de cara a la operación. ¿Qué es lo que más le preguntan, si van a vivir, qué les va a pasar...? “Si voy a vivir, no. Preguntan ¿me voy a morir? Esa pregunta es muy frecuente y es muy triste. Pero la contestación es la misma: “Y yo, pero no me vas a dejar el disgusto de que sea por esa patología, aunque sea inmediatamente”. Si es verdad que como yo siempre digo las mujeres a las que se les ha diagnosticado un cáncer de mama con la alta supervivencia que tiene, para mí son super heroínas. En su vida ha ocurrido un proceso que es tan fuerte, que implica no solo su estado de salud sino su estado emocional, su estado psíquico y su estado físico. Porque es distinto que te quiten algo de dentro del abdomen y no lo ves, a que te estén dando en una parte de tu cuerpo que forma parte de la feminidad, de tu identidad femenina. Estamos hablando que nos podemos encontrar mujeres más mayores y otras que son más joven y que tienen toda la vida por delante y a esas personas tienes que darles un apoyo de que va a seguir adelante. Además, va a llegar un momento en el que tú, cuando superes esta enfermedad, ya te pueden venir todos los problemas del mundo que los vas a superar de sobra. Esto es lo más grande que te puede venir”. 

La doctora ¿dónde se agarra para tener esa sonrisa, esa seguridad, ese optimismo...? Es una parte muy delicada porque entendemos que el cáncer de mama es uno de los que más afecta a las mujeres. “Es muy duro y sobre todo en chicas jóvenes. Precisamente no nos podemos quedar parados, tenemos que solucionarlo cuanto antes. La fuerza de las pacientes la cogen de los médicos que las están tratando. Nosotras somos el espejo. Yo misma como paciente, si me transmiten inseguridad, me da miedo. O si me transmiten si yo transmito negatividad, yo me hundo. Tengo que transmitir que esto hay que solucionarlo, que va a salir bien, que va a ser duro, pero va a salir bien”. 

Nos decía que desde los 50 años son las revisiones, que deberían adelantarse a los 45, pero supongo que habrá casos menores de 45 años. “Muchísimos... Generalmente esas pacientes vienen porque tienen algún familiar con cáncer de mama, y las llevamos en la consulta y siempre ponemos ‘riesgo familiar’ y las revisamos en la consulta. Ahí sí se adelanta las mamografías o las pruebas que tengan que hacerse”.  ¿Desde qué edad mandaría mensaje a las jóvenes, incidir más, para que tuvieran cuidado? “La autopalpación mamaria considero que desde los 20 años debería hacérsela. Es más, en la consulta cada vez vienen más chicas jóvenes, rondando los 20 y poco, que vienen preguntando porque se han encontrado algo que no les gusta. Cada vez vienen más chicas jóvenes con dudas y se hace su ecografía mamaria y si no hay nada, no se hacen más revisiones hasta más adelante”. 

Siempre se recomienda deporte, comer sano... pero también está lo que no sabemos, como la genética... El cáncer es algo que te toca como una lotería, por muchas precauciones que pongamos, aparece. Por eso es tan importante ir al médico de cabecera y ante cualquier duda no ocultarlo, no tener vergüenza de decir lo que tienes... conforme van pasando los años menos vergüenza hay de mostrar las partes íntimas.  “Gracias a Dios hay tantas campañas de prevención y de protección al cáncer de mama que las personas están súper concienciadas. Cada vez vienen más pacientes jóvenes y hay muchas personas que me abordan por los pasillos, incluso compañeros... porque ya esa vergüenza que había ya se ha acabado. Esa prevención del cáncer de mama, de evitar factores de riesgo, de tener una vida saludable, como por ejemplo el tabaco que influye mucho en las patologías mamarías... eso influye mucho en el conocimiento de las personas, y ante cualquier duda vienen a la consulta”. 

¿Cómo ha afectado a la pandemia al día a día de la unidad del cáncer de mama? “Decir que no ha afectado nada, es mentir. He de decir que la consulta de mama ha permanecido impecable durante el tiempo de pandemia, impecable. Es más, las revisiones radiológicas y todo lo que son los estudios de seguimiento de pacientes se ha llevado como si no hubiera existido pandemia. Ahora bien, una cosa es que nosotros nos mantengamos aquí y otra cosa es que las pacientes acudan. Es verdad que se han hecho muchas consultas telefónicas y muchas pacientes que han preferido no ir al hospital o que han estado confinadas o me da miedo... eso es lo que más ha frenado que el seguimiento de la patologías mamaria no se haya hecho tan asidua como es habitualmente, pero sí hemos intentado llevar los quirófanos, las consultas de mama, los estudios... adelante como si no hubiera Covid, pero no se puede decir que no haya afectado porque ha afectado a todos”. 

 

Del optimismo a ejemplos de luchadoras como Carmen Acedo

Un mensaje de optimismo. ¿Cómo bajarán las estadísticas? “El futuro es indeterminado. El futuro mío esperanzador y optimista es que ojalá que dentro de 10 años las intervenciones sean lo más mínimo, que se pueda identificar exactamente las células que están afectadas. Eso a mí me encantaría, no tener que hacer mastectomías ni tumorectomía ampliando márgenes... Me encantaría que hubiera algo que detectase exactamente aquello que está afectado y lo que hay que quitar. Y por supuesto me encantaría que el apoyo del tratamiento quimioterápico sea tan importante que después de una pequeña cirugía para extirpar esas células tumorales, con el tratamiento médico fuera suficiente como para ya terminar de cerrar el ciclo”. 

Cuando se enteran que hay una paciente que no ha podido superar esa batalla, que nos deja... como en las últimas semanas el ejemplo de Carmen Acedo, lo que ella se movió... ¿Qué de positivo sacan de esa lucha? “Se lleva muy mal. A Carmen Acedo la conocemos bastante, porque la hemos tratado en el Hospital, la hemos operado, pero además yo personalmente he tenido una relación muy personal con ella por la Asociación Corazones Solidarios, y porque además participó en la campaña del Cojín Solidario. Y si tenía alguna duda, ella tenía la facilidad de llamar por teléfono... Siempre venía diciendo que no pasaba nada, incluso cuando la metástasis eran tan extensa y le producían tanto dolor que no le dejaban ni vivir, aún así estaba muy dicharachera, siempre pensando en seguir adelante. Lamentablemente cuando un cáncer le venía a otra paciente mal dado que viene con metástasis, yo siempre le remitía a Carmen, le animaba diciendo ‘mira, está pasando lo mismo que tú, lleva ya varios años y sigue adelante porque ella es tan fuerte y tan positiva, que lo está rehuyendo, le está poniendo pantalla al cáncer’. Yo creo que tal y como enfrentes la enfermedad, así es el desarrollo de la misma. A lo mejor no es así, científicamente no es así, pero hay un punto psicológico en el que si yo afronto mi enfermedad con positividad, yo estoy segura de que genero una serie de sustancias que van a ir a frenar mi cáncer, y esto me da más años de vida, más esperanza de vida y más calidad de vida”. 

Agradecerle a Tania Galeote que nos haya atendido en otra entrevista diferente por el Día Mundial del Cáncer de Mama. Muchas veces nos dicen los oncólogos que para superar el cáncer hacen falta tener tres cosas, y si de las tres tienes dos, lo superas. Una dicen que es la medicina y los profesionales sanitarios, otra que tú pongas de tu parte y otra no se sabe decir si es el destino, la vida, la esperanza... Pues que sepan todas las familiares de personas afectadas por cáncer de mama que aquí está Tania Galeote que representa los cirujanos del Hospital, ahí están esas manos que contribuyen en la mayoría de los casos a combatir el cáncer, son las que extirpan esa parte maligna que hay dentro del cuerpo. 

Gracias a ella y al equipo del Hospital hace que se afronte esa batalla de una manera diferente. Son el primer instrumento de la lucha contra el cáncer, quienes contribuyen al inicio de la batalla intentando quitar el origen del tumor. Gracias por atendernos y ojalá que pronto podamos decir que es una enfermedad tal cual y que con una vacuna el cáncer de mama se pueda evitar. Mientras tanto seguiremos batallando. Gracias por atendernos y gracias por todo lo que hacen por las mujeres con cáncer de mama. Un recuerdo especial para Carmen Acedo, quien nos pidió hace ocho meses, poder entrevistarla por el Día Mundial del Cáncer porque nos expuso que no llegaría al 19 de octubre, pero no lo dijo con pena, sino con esperanza de ayudar a quienes batallan y terminarán con él.

 

Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 16 de octubre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).