No fue una cabalgata normal: fue la esperada tras la suspensión de la del 2021, con la incertidumbre de poder organizarla o no por el incremento de la tasa de contagios.

Pero Antequera tuvo su cabalgata que fue diferente también por su recorrido: ampliar por María Cristina, Porterías y Cruz Blanca por más espacios por la pandemia; y abogar por Lucena por las obras de la calle Infante don Fernando.

Una cabalgata donde personajes de dibujos animados y películas abrieron el camino, junto a la magia del mundo de las acrobacias y grande animales fantásticos entre cada una de las tres carrozas de los Reyes Magos.

Como en las grandes ocasiones no pudo faltar ni el riesgo de lluvia, que lo hubo y por eso se apreció un paso ligero y a los minutos de terminar el desfile, ligera llovizna en Antequera. ¿Casualidad? Puestos a imaginar: fueron las lágrimas de los abuelos, de los padres, de las personas que nos dejaron en esta pandemia y vivieron emocionados el paso de los Reyes.

 

 

 

Había expectación por la cabalgata y los alrededores de la Puerta de Estepa se fueron llenando y al llegar la hora, fueron llenándose las aceras de la avenida entre el Paseo Real y la Plaza de Toros y el amplio Paseo de María Cristina, donde se recibió al cortejo.

El Sol de Antequera transmitió en directo el paso por la Casa de la Juventud con más mil personas siguiéndola en directo .Abrían dos animales con cuernos con una batucada que daba ritmo a la espera y la primera carroza con motivos de los PJMasks, seguían personajes de Super Mario, la segunda carroza con aviones de Super Wings, la charanga Sioké y una nueva carroza con una fortaleza con jóvenes de pastores.

Nuevo pasacalle musical y la carroza de la Patrulla Canina, un nutrido grupo de la Asociación El Caldeo que dieron baile y música navideña, carroza de los Pitufos y llegaban personajes que fueron muy demandados para fotografiarse: Mickey y Minnie Mouse junto a Olaf de Frozen, Cenicienta y la Bestia en un globo. 

Turno para la carroza de Bob Esponja y sus amigos, y se anunciaba la llegada de Sus Majestades, un grupo de artistas acrobáticos con trajes blancos con luces, formado por un malabarista, dos mujeres zancudas y una metida en una burbuja de plástico.   

Abría Melchor, con una carroza que contenía una gran corona bajo las escaleras que conducía a su trono. Tras él, el inicio del desfile de los animales marinos fantásticos, cinco dirigidos por buzos con sus escafandras con aires de Julio Verne y sus Veinte mil leguas de viaje submarino con el Nautilus. Turno para Gaspar con una carroza en forma de trineo con una corona a sus pies, otros cuatro grandes monstruos más imaginativos con colorido cuyas patas o tentáculos iban de pared en pared ante la admiración de los pequeños. Y por último, Baltasar, con un turbante con aires de bufón al principio antes de su entronización.

Tras ellos, una ambulancia, furgonetas de Protección Civil y organización, seguidos de cerca por los operarios de limpieza de Aguas del Torcal que fueron limpiando tras pasar la cabalgata. 

Llegaba la estrecha Porterías, entrada en la Cruz Blanca con imágenes para la Historia con La Trinidad al fondo, subida por la Cruz Blanca y toda la calle Lucena, para llegar a San Agustín, San Sebastián, Encarnación, Calzada (zona sin música para personas con espectro autista), Diego Ponce (de nuevo transmitido en directo), Cantareros y fin en la Alameda pasadas las 20,30 horas.

Se repartieron 9.000 juguetes, 6.000 kilos de caramelos (algunos sin gluten y sin lactosa), molletes y mantecados. Las carrozas contaron con niños del Club Baloncesto Torcal, AMPA San Francisco Javier-La Salle, Club Social Fuentemora, Asociación Belenista de Antequera “Noche de Paz” yel  Club Deportivo Antakira. Una cabalgata donde se volvió a escuchar lo de : “¡Molletes, molletes!” al paso de Sus Majestades que volvieron a lanzar el manjar antequerano.

 

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 8 de enero de 2022. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).