Un antequerano, Manuel Pacheco, se ha convertido en todo un referente del deporte adaptado. Entrenador del Club Deportivo Flamencos Amputados Sur y segundo seleccionador nacional, regresa con una medalla de plata al cuello del Campeonato de Europa disputado en Polonia.

 

Vinculado toda su vida al mundo del fútbol de una forma u otra, “un día, uno de los jugadores que fue compañero de trabajo mío, me pidió que echara una mano en los inicios del fútbol de amputados. Entonces se trabajaba como asociación independiente, así empecé como entrenador. Se fueron haciendo muy bien las cosas, hasta que en el año 2017 la Federación Española de Deportistas Discapacitados Físicos entendió que el fútbol de amputados tenía que estar dentro de la disciplina de la Federación Española de Fútbol, y desde entonces trabajamos como selección española representando oficialmente al país”.

El reto de ser segundo entrenador lo afrontó “encantado, porque yo empecé con la motivación de colaborar con un proyecto al que le veía mucho potencial a nivel europeo, como se está comprobando con el paso de los años”. “Estoy muy comprometido y de lleno en el proyecto”, añade.

Del fútbol de amputados le ha enganchado “que es un deporte muy espectacular, muy semejante al fútbol en todos los sentidos, únicamente que se juega con una pierna menos, y sobre todo el proyecto de deporte y discapacidad y su potencial”. Así, destaca que “los jugadores realizan un esfuerzo brutal, con una habilidad asombrosa”.

Las adaptaciones con respecto al fútbol tal y como lo conocemos son mínimas. “Es la modalidad que más se asemeja al fútbol ordinario, aunque hay diferencias en los tiempos y en los espacios, pero es el más real”, asegura: “Los entrenamientos son muy parecidos, y las posiciones en las que se trabaja también. Es una mezcla entre el fútbol 11 y el fútbol 7”.

Este ímpetu por esta modalidad le lleva a crear un club en Antequera. “Antes solo teníamos una base de datos de jugadores amputados que querían jugar al fútbol, pero en el momento en el que comenzamos a estar federados se nos marcaba un camino que pasaba por la creación de estructuras de club por toda España y por montar una liga que, posiblemente, será una realidad en 2022”.

Así nacía en 2019 Flamencos Amputados Sur, que se encarga de aglutinar a jugadores de toda Andalucía y hacer una labor de captación de nuevos jugadores. “Teniendo más actividad habrá más preparación, y así estamos coordinados en diferentes zonas del país”.

La elección de Antequera como sede va directamente asociada a su labor de entrenador. “Hemos tenido una respuesta extraordinaria, ya que desde el Ayuntamiento se nos atiende siempre, con total predisposición a todo lo que se le plantea de organizar concentraciones o torneos, y participamos incluso en las ayudas en concurrencia competitiva”. “Ha sido un acierto elegir Antequera como punto de referencia del club por su ubicación como centro geográfico”, resume.

Ahora el reto pasa por visualizar el deporte en el resto de Andalucía, “y de hecho procuramos hacer las competiciones en diferentes lugares, aunque se haga en más ocasiones aquí”. “Rodaremos por todas partes, sin perder el norte de que tenemos una casa que es la que nos da cobijo, y esa es Antequera”.

En la corta vida del club ya hay logros importantes, “como ganar el año pasado el Campeonato de España en Madrid, lo que muy posiblemente nos dé la oportunidad  de participar en una competición europea”.  Para ello, ha sido fundamental la rápida evolución de los jugadores, “porque muchos han tenido que partir de cero, aunque ya partíamos de una base con algunos jugadores con experiencia previa. El resto eran nuevos, y han tenido que aprender todo, desde probar muletas, adaptarse al esfuerzo, superar alguna lesión importante por el camino...”.

El mayor logro deportivo en el Europeo de Polonia

“Algunos de esos jugadores que comenzaron con Flamencos ya son subcampeones de Europa y han mostrado un nivel altísimo”, afirma orgulloso Manuel Pacheco.

La experiencia en Polonia ha sido muy satisfactoria desde la llegada, “ya que el torneo ha tenido una gran repercusión mediática, con todos los partidos retransmitidos por la primera cadena de la televisión polaca, y con una organización impecable”.  Este éxito le acerca a uno de los grandes retos que tiene el fútbol de amputados, que es pasar a ser una disciplina olímpica. “Estamos a puntito de conseguirlo, y para eso había que lograr una valoración positiva de esta competición”, resalta.

Aunque España no tiene hasta ahora gran tradición en este deporte, “conforme avanzaban las rondas íbamos siendo conscientes del calor de la prensa y las redes sociales”. No obstante, Pacheco reconoce que “en el deporte de la discapacidad, el rey sigue siendo el baloncesto, aunque ahí estamos nosotros para trabajar”.

Tras superar la fase de grupos con dos triunfos y un empate ante los anfitriones, la hasta entonces subcampeona Inglaterra quedaba apeada en cuartos, y tocaba medirse nuevamente en semifinales a los polacos, que esta vez sí que eras derrotados. “Les chafamos un poco su torneo”, manifiesta.

Solo la potente Turquía lograba derrotar al combinado español, confirmando el mayor logro deportivo de su todavía incipiente trayectoria. “En el anterior Campeonato de Europa fuimos cuartos, y en el Mundial de México octavos, por lo que es nuestro mejor resultado hasta el momento; además con un camino muy difícil tanto en la fase de grupos como en las eliminatorias”.

Más allá de la medalla de plata, este campeonato ha supuesto toda una experiencia para toda la expedición: “Hemos jugados en campos de primera división, como el del Wisla de Cracovia, y con un ambiente asombroso en las gradas, lo que ha supuesto un gran escaparate para este proyecto”. Además, se juega en césped natural, “y de hecho en alguno de los días nos llovió bastante y el terreno se puso tremendamente duro, pero si queremos tener calidad tiene que ser así, y los jugadores no quieren condescendencias, lo que quieren son recursos y posibilidades”.

Pese a todo, aún quedan muchos pasos por superar hasta lograr llegar a la consideración que tiene el fútbol de amputados en países como Turquía, “donde los jugadores son profesionales y está todo muy desarrollado. Llevan mucho tiempo trabajando, porque allí hay muchos amputados, y tienen un gran respaldo estatal”.

Hasta entonces, toca seguir trabajando, “y todo tiene que ir de la mano”. La creación de una competición nacional es vital para Manuel Pacheco, quien aspira a traer hasta Antequera el próximo Campeonato de España, alguna concentración de la Selección Nacional, o incluso algún partido amistoso internacional.

 

 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 2 de octubre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).