Domingo de Torres Pérez (Málaga, 7 de noviembre de 1944) tiene 76 años, perdió a su mujer hace pocos meses y tiene cuatro hijos. Empresario malagueño, presidente de Acotral y de la sociedad del Puerto Seco. Es una de las personas que más empleo generan en Andalucía y ve cumplido uno de sus sueños de los últimos años: el Puerto Seco.

Se muestra muy agradecido y se emociona cada vez que piensa que va a ser nombrado Hijo Adoptivo de Antequera, ya que esta ciudad la guarda en su corazón por su labor empresarial con Mercadona, pero sobre todo porque uno de sus hijos está en ADIPA, entidad a la que alaba su labor y cariño que prestan a sus usuarios.

Será Hijo Adoptivo de Antequera. Decir Domingo de Torres es decir alguien que apuesta por Antequera y su Comarca con el proyecto del Puerto Seco que está llamado a ser un foco de economía y empleo. Lo recordamos desde hace más de quince años en esas reuniones donde se empezó a hablar de este proyecto que al fin es realidad. 

¿Cómo le dicen a una persona, a un empresario malagueño con tanto recorrido, que han decidido hacerle antequerano? ¿Cómo fue cuando recibe esa llamada del Alcalde? “Algo muy emocionante. Yo llego a Antequera hace 20 años y era un desconocido, pero tengo una cierta facilidad para relacionarme con las personas y he tenido la posibilidad, a través de la empresa Mercadona, de crear muchísimos puestos de trabajo a lo que estoy muy agradecido porque me ha permitido desarrollarme como empresario, no solamente aquí, sino en también en otras provincias. Pero fundamentalmente en Antequera tenemos muchísimos empleados con una continuidad muy importante”. 

Sería el germen del Puerto Seco: “De ese desconocimiento que tenía cuando llegué a Antequera me empecé a relacionar con otros empresarios y esa relación de alguna manera ha sido estupenda y ha sido la que, de alguna manera, ha llevado a Puerto Seco. Yo no pensaba nunca que esto me iba a llevar a esta gloria de ser Hijo Adoptivo de Antequera. Ya me di cuenta en su momento, de la importancia que tiene para Antequera y su comarca donde el proyecto de Puerto Seco de Antequera va a ser una realidad”. 

¿Y cómo fue esa comunicación de la distinción?: “Fue muy curioso. Como algunos saben, he estado enfermo con el virus éste que nos trae de cabeza a todo el mundo y estuve bastante malito. Recién salido de la enfermedad recibí una llamada del alcalde, y yo no la vi. Cuando ya me di cuenta de que me había llamado fui a llamarlo pensando que me llamaba para preguntarme por mi salud. Fue justo que me volvió a llamar y entonces me dijo: “Te voy a dar una gran noticia”. Yo no sabía qué gran noticia era, pensaba que era algo relacionado con Puerto Seco, pero no, era que el Tribunal de Honores de Antequera y la Corporación Municipal me nombraban por unanimidad Hijo Adoptivo. Para mí es un orgullo tremendo, nadie se puede imaginar la emoción que sentí en ese momento. Parece que esto es dorar la píldora, pero en absoluto. Cuando uno trabaja honestamente y con dedicación diaria y todas las personas que están a tu alrededor ven que el trabajo está bien hecho y están agradecidas por el trabajo, el orgullo que se siente cuando uno se sienta a comer o a dormir, y duerme uno con los puños cerrados como un niño chico, para mí ha sido algo tremendamente orgulloso”. 

Como empresario está la recompensa de crear puestos de trabajo, el movimiento de Puerto Seco...  pero eso de que le nombren Hijo Adoptivo... “Yo ya me sentía antequerano. Y no es que lo diga ahora porque me hayan nombrado Hijo Adoptivo, todo el mundo sabe que yo paso aquí las navidades en una finca que tenemos por la parte de Los Olivillos, paso aquí muchísimos fines de semana, tengo un hijo aquí en Adipa... Estoy muy orgulloso de que esté aquí porque he conocido Adipa con profundidad y me alegro mucho de que una de las personas a la que han dado un homenaje y han nombrado Hija Adoptiva sea de Adipa. Adipa es una institución de la que Antequera puede presumir. Yo tengo mucha relación con Antequera, no es una relación de ir y venir. Paso fines de semana, he cumplido años y lo he celebrado aquí en Antequera, y tengo muchos buenos amigos empresarios a los que quiero mucho y ellos me quieren a mí”. 

 

 

El gran sueño

Hablando de Puerto Seco, ya en la parte final de verano, nos dijeron que para septiembre se vería más movimiento cuando empiece la construcción... es algo que va volando, que no nos lo creemos. “Ahora va muy bien, va todo muy deprisa, sabemos que estamos en un momento coyuntural bastante penoso porque la economía no acaba de arrancar por el virus, todavía no se ha dormido, pero va muy bien. Tenemos contactos muy importantes que tendrán que cuajar este invierno, yo creo que antes de final de año tendremos que dar alguna noticia importante, de algún gran cliente. Estamos teniendo reuniones con empresas extranjeras, en el Museo de Antequera, que nos cedió el Ayuntamiento para tener reuniones mayoritarias... importantes”. 

Ahora mismo se está iniciando la urbanización y hasta que no haya una carretera de acceso en condiciones que puedan las empresas construir sus naves, es normal que para final de año se anuncie la previsión de construcción de alguna nave para el año que viene. “Efectivamente; además como el Alcalde y el Ayuntamiento han permitido que durante la construcción se puedan dar una licencia para construir la nave, eso ha facilitado mucho. Podríamos ir al paso de las dos obras. Yo creo que muy pronto, en el próximo trimestre, vamos a anunciar una buena nueva”. 

¿Qué le empuja cada día a despertarse y a tener ese ímpetu de dar ilusión, esperanza, crear empleo...? “A mí me gusta trabajar, soy un enamorado del trabajo. Me divierto trabajando. Yo pertenezco a muchos consejos de Administración porque soy muy proactivo y ellos me aguantan mi forma de ser, pero cuando un consejo de Administración se convierte en una guerra, yo desaparezco porque yo trabajo porque me encanta el trabajo y me divierto muchísimo. He tenido suerte en casi todas las cosas que he emprendido y quizá por eso me divierte. Si no hubiera tenido suerte quizá estaría horrorizado con el trabajo”. 

¿Qué consejo le da a todas esas personas que lo están pasando mal todavía por la pandemia? A esos héroes que son los autónomos, comerciantes, empresarios como usted, que a pesar de todo buscan la forma de salir después de estos casi dos años.  “No hay que perder la esperanza. Cada día que pasa es un paso más hacia esa esperanza. Yo creo que este cambio importante que hay, esta situación económica mala, hará despertar el que las personas busquen soluciones a su propia vida, porque si están esperando el pan del cielo, es muy difícil. Hay que buscar nuevas oportunidades, y las hay en el mundo empresarial. Es verdad que los modelos han cambiado. Antes, por poner una ejemplo, un restaurante no llevaba comida a domicilio, y ahora llevan comida a domicilio. Otros no se han movido y siguen sin llevarla y a lo mejor están pasando una crisis mayor. Yo creo que lo que hay que tener es imaginación, esperanza y fe en el futuro”. 

Domingo de Torres, enhorabuena. El 16 de septiembre está ahí, en el día de Antequera y Santa Eufemia... “Como siempre sois ustedes unos fenómenos y además en defensa de Antequera. Muchísimas gracias a vosotros porque siempre estáis preocupados por las cosas de Antequera”. Ahí quedan sus palabras previas a esta distinción de la ciudad.

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 11 de septiembre de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).