En más de una ocasión lo hemos llamado como “el padre del ibuprofeno”, ya que fue quien coordinó su grupo de desarrollo del medicamento que revolucionó los tratamientos contra las dolencias. Toda una vida dedicada a la Ciencia y al sistema inmumológico, estudiando plantas naturales que han servido en la lucha del SIDA o el cáncer.

 

Con la pandemia, le entrevistamos en el inicio de la misma con sus primeros consejos y cuando se esperaba la vacuna, con su hija María Luisa, quien fue la coordinadora de los estudios de la vacuna de Moderna. De ahí que toda persona que se haya vacunado contra la COVID-19 tiene dentro algo de “sangre antequerana”.

Esta semana ha regresado a nuestra ciudad, entrevistándole precisamente el 30 de junio, el día del 103 aniversario de este periódico, ante el acto tan importante como reconocimiento a su trayectoria. “Hablando con el presidente del Instituto de las Academias Andaluzas, me dice que era un acto interacadémico. Y yo dije; mire, en Antequera  lo celebramos”.

Desde que naciera en la cercana calle del Río, una vez tuvo que dejar a su tierra natal, viene siempre que puede. Ahora para un reconocimiento poco frecuente y muestra la importancia y la valía en el mundo de las ciencias. Este acto reúne a todas las academias andaluzas que se han puesto de acuerdo en darle la medalla de honor. “Para mí es muy importante porque soy de Antequera. Es decir, que la medalla es un reconocimiento a Antequera, través de su academia en este caso. Desde niño me gustó estudiar, me he dedicado a aprender y hacer cosas y han estimado varias academia, bajo y siguiendo la propuesta de Antequera han considerado oportuno otorgarme esta medalla. Es un honor impresionante, no voy a decir merecido”.

¿A quién de la dedica? “La medalla no va a ir a mi despacho, la medalla va a ir a la Academia de Antequera. Todo lo que haga es como antequerano y para Antequera. Entonces quiero sumarme un poquito a los que hacen tanto por Antequera silenciosamente. Yo creo que Antequera somos silenciosos. Y cada cuál de forma incomprendida haces sus cosas por Antequera. Entonces las cosas que yo puedo hacer por Antequera es acordarme de ella, sacar mis conferencias en sitios muy diversos, acabarlas con una foto de la Peña de los Enamorados”.

 

 

La labor en la investigación de la vacuna contra la COVID-19

Una distinción en pandemia. ¿Cómo está?: “Desde el punto de vista científico, controlada. Desde punto de vista político es un desastre”.

¿El aplauso anónimo de la gente es la mejor medalla? Lo digo por lo que le pasó a su hija recientemente en Madrid cuando la reconocieron y le aplaudieron por su labor investigadora en la vacuna de Moderna. “Por una parte tengo a mi hija María Luisa que hace investigación clínica en Miami y antes de la pandemia la hicieron responsable de la investigación clínica de Miami. Y mi otra hija, Pilar, que es profesora de Inmunología en Boston. Que, por cierto ahora, han ido a buscarla de Harvad para que se vuelva. Está haciendo inmunología cardiódica. Entonces hemos hablado y sigue no mis consignas, sino en mis ideas de que el virus está cercado como dije, por las vacunas y por la investigación”.

Tras las vacunas, ¿en qué se sigue investigando?: “Yo recalco mucho en mis escritos que nuevos antivirales están llegando. Y tengo mucha esperanza en el fármaco español,  la aplidina. Pero mis hijas, las dos, han presentado un proyecto de investigación muy alabado en Estados Unidos. Mi hija pilar la que es investigadora de inmunología, el premio nacional de investigación en EEUU en 2018, y le han dicho textualmente: esto que le ofrecemos solo se los ofrecemos a categoría Premio Nobel. ¿Qué quiere usted más? Bueno yo no he ido a buscarle a ustedes. Entonces está recogiendo muestras de enfermos. Desde Miami se las manda a mi hija Pilar y vamos a ver qué sale. Insisto que el virus está controlado”.

¿Qué recomendaciones nos puede dar usted, un científico reconocido? ¿Nos quitamos o no la mascarilla? ¿Hay que seguir lavándose las manos, guardar distancia...?: “Vamos a dejar que los científicos cuenten lo que tengan que contar. Vamos hacer poco caso de los políticos de cualquier signo. Porque yo me acuerdo de cuando fui a un seminario en Estados Unidos, donde hablaban del imperialismo de la vacuna y que cada cuál quería apuntar sus triunfos. Empezando por Estados Unidos con el vociferante Trump continuando con el menos vociferante y más limitado en mi opinión, Biden. Que lo conozco desde hace años. Y conozco también a figuras científicas como Anthony Fauci que ha dicho que dejemos la voz al científico. Creo que ha hecho mal en seguir con Biden porque Trump empezó a achacarle a Fauci su equivocación. Le trasladaba y decía Trump que no ganaba las elecciones porque Fauci se había equivocado”.

Cuando habla de la comunidad científica, qué organismo o a quién hay que hacer caso. Porque todos los días Fernando Simón nos manda mensajes. ¿Cuál es la fuente que nos recomienda?: “Yo siempre diré que los responsables científicos tienen que decir la voz de la ciencia, no lo que el político de turno le guste oír”.

¿Que recomendación nos daría para este verano? ¿Nos quitamos la mascarilla o no?: “Para este verano hay que seguir las recomendaciones previas. El uso de mascarillas, por ejemplo, yo creo que es fundamental, incluso estando vacunados. Hay que seguir con eso, manteniendo la distancia de seguridad. Y recomiendo a los responsables sociales que en cada momento digan la verdad, la ciencia. Mascarilla, distancia y lo que dijimos hace un año. Cuando los científicos digan... adelante”.

¿Y cuándo se vacunarán a los niños?: “El otro día hablando con mi hija, han empezado la vacunación en Miami a menores de 12 años. Mi hijo, que es un gran matemático que está en Bogotá, fue el otro día a Miami y al bajarse del avión ya le dijeron: ‘vacunación gratis en el segundo piso’. Hay que vacunar, la distancia y la higiene personal”.

Antequera Antonio Alcaide2 01072021

 

La importancia de vacunarse y la inmunidad

A esas personas que temen por la vacuna, que se niegan a vacunarse. ¿Qué les dice? “El consejo que yo daría es el siguiente: las vacunas pueden dar lugar a un efecto secundario, pero nunca con los efectos devastadores que se pueden organizar con una infección del COVID. Entonces, por favor, que se vacune todo el mundo que pueda. Y que no venga con historias de que cambia el código genético”.

Aunque nos vacunemos, ¿cómo se consigue llevar las dosis a todo el mundo, sobre todo a los países más pobres? “En ese sentido tengo que decir que Estados Unidos ha puesto a disposición a países del tercer mundo muchas vacunas. Me parece indignante del que se ha vacunado con la vacuna china o rusa, que tienen los mismo resultados para publicar que los países del oeste, que por favor cuenten sus resultados”.

Hablando de vacunación, se habla de inmunidad. ¿Se puede contagiar y pasar el virus tras vacunarse? “Inmunidad total es inmunidad total. Decir que algunas variantes de virus pueden infectar una parte más suave de la infección viral; por lo que hay que esperar a las publicaciones”. ¿No es entonces correcto decir que estás inmunizado tras vacunarse?: “Hay una inmunización. Lo que pasa es que dicen que se necesita una tercera dosis y esto tiene que sustentarse en un trabajo teórico que no está hecho. Comentaba esta madrugada (por la noche del martes al miércoles) tras  recibir una autorización de la vacuna de Moderna, diciendo que se está muy optimista porque es eficaz frente a la variante Delta y por otra parte hay resultados experimentales que dice que no va hacer falta una tercera vacuna”.

¿De aquí a final de año se sabrá o habrá esa actualización de las vacunas? “Las cosas van por el camino de que estas vacunas dan una persistencia. Pero vamos a ver porque son nuevas”.

Le insisto en los niños que no tienen esos síntomas. ¿Por qué no se vacunan? ¿Qué va a pasar cuando llegue septiembre? “Los niños tienen un sistema inmunológico más activo que los adultos; por una parte. Y por otro lado, en Estados Unidos se han vacunado ya a los niños, los digo por mi nietos hace dos meses. Parece ser que el sistema inmune es más robusto, en el caso de los niños es más regulado”.

¿Por qué ahora hay más infectados entre los jóvenes? “El problema es la situación social actual. Hay un término que odio que es globalización, todo el mundo en todos los sitios. Es la sociedad que hemos creado, es la sociedad de la fiesta, la que mucha gente la llama del bienestar. No hay respeto”.

 

 

Las mascarillas han venido para quedarse y 1.500 virus esperan en laboratorios

¿Han venido para quedarse las mascarillas? “El día 25 de febrero del 2020 yo tomé un avión de Barajas y yo mismo me reía porque vi a dos chinos que iban con las mascarillas. Esta gente ha usado mascarillas, entonces nosotros que a regañadientes, empezando por las autoridades, comenzamos con la mascarilla y la higiene. Por cierto, un comentario sobre la higiene, afortunadamente en España tenemos una higiene personal más que válida, cosas que no pasan en países de Europa que no se lavan”.

No le voy a preguntar si el virus se elaboró en un laboratorio. ¿Pueden haber más? “Yo siempre digo que en ese seminario al que asistí se hablaba de que hay 1.500 virus a la espera. El propio Fauci, antes de que Trump fuera elegido, dijo que el próximo presidente de los Estados Unidos se iba a encontrar con un virus que no vamos hacer capaces de controlar. Le decía Fauci, que le había tocado el virus del SIDA. Vuelvo a insistir que la vacuna nueva se centra en virus nuevos. Este no va a ser el último. Se supone que cada diez años se va a soltar un virus. ¿Quién lo suelta? Pues no sé quién. La irresponsabilidad: esto del nacionalismo de América, de Francia, de Alemania. Cada cuál se intenta poner medallas”.

Al final, un laboratorio soluciona lo que otro propició. “Estoy convencido de que el virus salió de un laboratorio. Hoy en día es muy fácil construir virus. De esos, hay 1.500 esperando”. Cuando dice que hay 1.500 esperando... no sabemos qué pensar. “1.500 que se han hecho y se han metido en laboratorios. Entonces si algún irresponsable los suelta, pues ya veremos”.

Algo que no es nuevo, ustedes, los científicos lo exponen y luego se lanza mediáticamente meses después. “En estos momentos, está circulando que la compañía Biogen, la primera compañía que ha logrado el primer anticuerpo monocronal para tratar con el alzheimer. En unos de mis artículos traté con la compañía Biogen, como ya se reunió en Boston. Para festejarlo llamó a todos los directores de todas las compañías del mundo. Cuando volvieron a sus países de origen llevaban el virus puesto. ¡Infectaron a medio mundo!”.

Hasta hace poco se invadían países por tener armas. ¿Puede llegar la hora en que haya que invadir laboratorios que tengan virus peligrosos?: “En primer lugar se ha creado una sociedad del bienestar y mientras tanto hay virus esperándonos. Los virus están hechos y la ciencia ha avanzado mucho para el bien como para el mal. Yo me acuerdo que di en el 2009 una conferencia que me invitaron en Madrid, sobre la gripe de aquel año, el mismo que dio lugar a la mal llamada Gripe Española, porque yo me rebelo, no fue una gripe española fue americana. A mí me hace gracia que se hable de ventilación cuando hace ya ocho o diez meses a me estaba en Estados Unidos. Y de forma muy ingenua trabajaba con material altamente radiactivo y dije hay que ventilar. ¿Y cómo ventilar en estos edificios tan inteligentes? Y ahora resulta que hay ventilar, como ya lo dije”.

 

Convencer a la sociedad que la investigación es importante

Hace poco, otro paisano, Emilio Alba, decía que no se termina con el cáncer porque no se invierte y no se quiere. Poniendo de ejemplo que en menos de un año se ha conseguido la vacuna. ¿Cree que enfermedades como el cáncer, el alzheimer, si se investigara más, se terminaría antes? ¿Hasta que punto la salud, los intereses de las farmacéuticas? “En España tenemos muy buena investigación básica. Asistí a un seminario donde hablaban virólogos muy importantes. Estaban haciendo una vacuna de ADN, y a mí me dio un poco de tristeza. Resulta que tenemos un grupo empresarial que está dispuesta a invertir hasta 300 millones de euros. Que es nada, porque en Pfizer o Moderna han tenido que soltar miles de millones de dólares. Entonces resulta que no creo que haya que invertir más dinero, hay que utilizar bien los recursos de investigación”.

¿Que usted haya tenido que estar casi toda su vida fuera y su hijas vivan fuera, es una llamada de atención a Europa a España para que no tenga que irse a Estados Unidos? “El problema es convencer a la sociedad española de que la investigación es importante. Yo tengo una discusión con el famoso Alfredo Perez Rubalcaba y me dijo que tenía un problema en la universidad española: 6.000 pnn (profesores no numerarios) hacerlos numerarios. Ya son todos numerarios, dije yo. Gran error, porque entre los 6.000 había muchos que no se merecían estar en la universidad, pero ya están siempre en la universidad. Entonces la universidad ha ido engordando. Yo pongo de ejemplo que aquí en Andalucía, había una universidad en Granada y luego había una facultad de Veterinaria en Córdoba y una de Medicina en Cádiz. Hoy en día hay unas veinte universidades; en cada esquina una universidad. Una cosa es que todo el que se lo merezca vaya a la universidad y otra cosa es que hagamos la universidad para que vaya todo el mundo”.

Esperemos que la próxima entrevista la hagamos sin mascarilla. “Seguro, muchas gracias y como digo, la medalla es de Antequera. Yo solo he sido uno más”. Para que luego digan que solo se habla de usted como uno de los padres del ibuprofeno, ese medicamento que nos cambió los dolores. Y qué detalle con la Academia. “Le tengo que agradecer mucho. Y al Ayuntamiento y a todos los antequeranos que en silencio, en el más puro estilo antequerano han estado trabajando para que la medalla venga a Antequera”.

 
 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 3 de julio de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).