Los números, el resultado económico y la salud financiera del Ayuntamiento dependen de las decisiones políticas del responsable de Hacienda, Antonio Jesús García Acedo, a quien entrevistamos en esta edición. Es una de las “caras nuevas” de esta Corporación Municipal y nada más entrar, el alcalde Manuel Barón delegó en él la ardua tarea de Hacienda, así como las áreas de Innovación, Nuevas Tecnologías, Protección de Datos y Aguas del Torcal. 

 

Antes de nada, ¿cómo fue lo de entrar a Política?: “Tengo que confesar que la persona más cercana que he tenido ahí es mi gran amigo Jota”, quien ya le tentó para las anteriores Municipales, pero luego para 2019 le llamó el alcalde Manuel Barón: “Hablé largo y tendido con él y me convenció y aquí estoy”. ¿Cómo fue lo de ganar por tercera vez y formar parte del equipo de gobierno?: “Tengo que confesarte que la noche fue una locura. Los últimos momentos fueron bastantes tensos, esperando que llegaran los últimos recuentos de los colegios electorales. La verdad es que lo sufrí y luego lo disfruté cuando se terminó”.

¿Cuál sería el candidato ideal para las próximas elecciones en Antequera?: “Nuestro próximo candidato y el ideal es Manolo Barón. Es el mejor candidato que se puede tener y el candidato que le gustaría tener a la oposición”. ¿Seguiría en la lista? “Yo estaré a disposición tanto del Alcalde así como del partido. Si mi aportación es la que ellos esperaban y quieren contar conmigo estaré a su completa disposición”.

¿Cómo fue esa primera reunión de los onces miembros del equipo de gobierno?: “Fue bastante impresionante. Tenía muy poco conocimiento de las dependencias municipales y ya solamente el hecho de acceder a sus entresijos, eso ya es algo que a cualquier persona le impresiona. Y luego como una reunión como cualquier otra. Nos sentamos, comenzamos hablar, el Alcalde expuso cuál quería ser su forma de trabajo. ¡Y empezamos a trabajar!”.

Entre otras delegaciones, que le encomienden Hacienda debe de ser una responsabilidad muy grande. “No le vi problema por el hecho que venía del mundo empresarial, relacionado con la banca, donde llevo 20 años; y siempre me ha gustado y se me ha dado bien gestionar. Pero la verdad es que una vez tomé las riendas de la delegación de Hacienda, vi que era bastante más diferente a lo que venía yo haciendo en estos últimos 20 años. Pero me adapté bastante rápido, he tenido el apoyo principalmente del alcalde Manolo Barón. No me ha sido muy difícil adaptarme y acostumbrarme al manejo de las cuentas municipales”.

Ahora que estamos hablando de dinero público, es el compañero al que todos le piden dinero para sus respectivas áreas: “Los concejales siempre quieren más dinero porque ellos quieren hacer unas políticas perfectas dentro de su área y quieren tener la ciudad de la mejor forma posible y tenerla  como nunca la han tenido hasta ahora. Pero como me dice el Alcalde; soy el centrocampista que tiene que repartir a todos. Y estamos cada día repartiendo para mantener el equilibrio económico dentro de las cuentas municipales”.

¿Quiénes formáis esa reunión última antes de tomar una decisión económica?: “Me suelo reunir semanalmente con el Interventor y con el Tesorero. Nos sentamos los tres, vemos cuáles son las necesidades que hay, vemos si hay que hacer una modificación presupuestaria para acometer cierto presupuesto que no se había tenido en cuenta. De ahí tenemos una reunión casi perfecta y son con quienes trabajo cada día”.

¿Cuál es la misión del Interventor a grandes rasgos?: “Es el que fiscaliza todo euro de gasto público. Es decir cada gasto que se haga se hace una propuesta desde el área desde donde se quiere hacer el gasto y eso va a fiscalización. El Interventor da su visto bueno, ve que la partida tiene consignación presupuestaria. Si no, nosotros se lo dotamos. Y él, en ultima instancia, verifica que todo se cumple con normalidad y posteriormente se hace el pago en Tesorería”.

¿Y el Tesorero?: “Es el que manda a pagar. Comprueba que las partida tiene fondos reales, que en el banco hay suficiente dinero líquido para cometer el proyecto. Y en función de plan de fondos es el que ordena los pagos”. ¿Y qué hace el responsable de Hacienda?: “Coordinarlo todo. Porque siempre suele haber diferencia entre los criterios de uno y otro. Tiene velar que todo se cumpla y que el ciudadano no sea el que pague el retraso por los aspectos burocráticos”.

 

 

 

El remanente positivo: gastar lo que se presupuesta y conseguir 4,59 millones de euros que permiten mejorar la economía local

Hace unos días destacaron el remanente. ¿De qué dependen esas cifras?: “Todos los años en el primer trimestre lo que se hace es liquidar el presupuesto del año anterior. Se ve cuánto dinero se ha ingresado, cuánto se ha gastado. Y una serie de ratios adicionales. Ese remanente es un magnitud fondo, que lo que determina es cuánto dinero hemos ahorrado, o si el Ayuntamiento tiene capacidad de afrontar inversiones. Esa cifra, ese remanente, ese superávit supone si hemos tenido más ingreso que gasto. Si hemos gestionado bien el dinero”.

La cantidad de 2020: 4,59 millones de euros. “Ése es el remanente de Tesorería para gasto generales. Que es la magnitud que nos mide el Ministerio y el Tribunal de Cuentas”. Es decir que marca si se ha ingresado más o se ha gastado menos. “Es un cómputo de todo. Se tiene en cuenta una serie de variables que es un poco complicado de explicársela al ciudadano. Pero lo que tenemos que compartir es que el dinero de los antequeranos está bien gestionado. No incurrimos en déficit, que no gastemos más de lo que tenemos y que el dinero esté a buen recaudo”.

¿Y eso posibilita realizar al Ayuntamiento alguna operación que si fuera negativo no le dejaría? “Si tuviéramos un remanente negativo el Estado nos metería en un plan financiero y lo que intentaría es corregir la situación en uno o dos años. Entonces la política económica del Ayuntamiento la tendríamos totalmente restringida. Tener un remanente positivo nos permite realizar determinadas acciones que hasta el año pasado estaban muy limitadas. Tenemos que recordar que la ley estabilidad presupuestaria y de estabilidad financiara nos determinaba en qué podíamos gastar en esos remanentes. Y tras una guerra del Partido Popular en el Congreso de los Diputados, conseguimos que el Gobierno flexionara las reglas fiscales. Y que hemos utilizado para usar esos remanentes para dar respuestas a la necesidades de nuestros vecinos. Lo que tengo que decir es que en este año hemos gastado 1,7 millones de euros en gastos relacionados con el Covid. Que no hemos recibido ningún solo céntimo por parte del Estado. Y si no fuera porque comenzamos a flexibilizar esas leyes fiscales nos hubiera sido imposible acometer esos proyectos”.

Con el resultado del 2020. ¿cuánto se puede disponer? “En principio vamos a disponer no de la totalidad, pero sí una importante parte para acometer una serie de proyectos que nos va a suponer un balón de oxígeno en la administración local. Se ha eliminado lo que se llamaban las inversiones financieramente sostenibles. No vamos a tener que amortizar deudas”.

A día de hoy ¿qué deuda tiene el Ayuntamiento y qué se ha podido restar de los número del 2011?: “Muchas veces cuando me preguntan me resulta hasta chirriante esto de decir lo de la herencia recibida. Pero a día de hoy seguimos pagando muchas cosas del anterior equipo de gobierno, del gobierno del PSOE. Cuando llegamos en 2011 teníamos un deuda viva que era lo que tenía pendiente el Ayuntamiento de pagar a entidades bancarias accedía a más de 40 millones de euros. Una barbaridad teniendo en cuenta que el presupuesto normal del Ayuntamiento ha sido de unos 40 millones de euros. Es decir, que el 100 por 100 del presupuesto del Ayuntamiento era lo que se debía. Era una situación completamente insostenible. A día de hoy a fecha de liquidación de 31 de diciembre 2020, la deuda viva o la cartera de deuda del Ayuntamiento asciende a 14 millones de euros; es decir que hemos pagado más de 25 millones de euros en los últimos diez años. Una cantidad muy importante y con la que podríamos acometer muchos proyectos”.

¿Ya no existen esos cajones famosos de las facturas guardadas?: “Yo creo que hemos pasado una situación, la antigua en la que se permitía todo; o los informes de fiscalización no eran lo suficientemente severos como para detener determinados proyectos a acometer. Y ahora estamos en una situación en la que no podemos hacer nada. Pero sí es cierto que durante el mandato de Manolo Barón se tuvieron que firmar distintas operaciones de pago a proveedores que en Antequera ascendió a 8,7 millones de euros. Son facturas que nos encontramos dentro de los cajones en período medio de pago, que estaba situado a los proveedores entorno a los 780 días; Y hoy en día la última cifra que tenemos al cuarto trimestre de 2020 hemos reducido ese tiempo de pago hasta los 15 días. Nosotros podemos decir que entre que la factura entra a Intervención, se fiscalice y se paga, tardamos 15 días. Que la administración anuncie que el pago medio es de quince días le da un total garantía y confianza”.

 

 

La pandemia en las arcas municipales: presupuesto y dotaciones extraordinarias

Hay que hablar de pandemia. Entendemos que para Antonio García tuvo que ser mucho estrés y una saturación de trabajo. Hicisteis un plan de contingencia, ¿cómo fueron esos días? “Pues lo recuerdo como días muy ajetreados. Días de extrema precaución, ya no por nuestro trabajo realizado, si no porque veíamos que la situación era verdaderamente importante y trágica. Desgraciadamente personas que eran ingresadas en los hospitales fallecían. Personas que eran infectadas por el virus tenían situaciones complicadas. Y lo que hicimos fue lo que nos hemos caracterizado por mucho tiempo que es la organización y la coordinación. El Alcalde nos reunió a todos, nos dijo que la situación era muy preocupante y que teníamos que dar respuesta a los antequeranos de una forma inmediata. Y lo primero que hicimos es coordinar y organizar internamente el equipo. Cada uno nos pusimos a trabajar en nuestra área. A partí de ahí comenzó todo; nosotros desde el área de Tesorería tuvimos que agilizar los procesos para dar respuestas a las necesidades. A partir de aquí destacar la solidaridad de otras áreas que ha tenido poca relevancia por la actividad que no se podían desarrollar. Tuvimos que quitarle de sus partidas para dárselas a otras áreas”.

¿Cuánto ha invertido el Ayuntamiento para poder afrontar la pandemia?: “Unos 1,7 millones de euros en gastos Covid. Un sinfín de gastos que no teníamos previstos y que hemos tenido que adaptar día a día”. ¿Y ayudas por las administraciones superiores?: “Ayudas cero por parte del Estado. Yo creo que el Estado tiene competencia y recursos más que suficientes para darnos un salvoconducto, un apoyo económico para que desde la administración podamos afrontar esto con otras garantías”.

¿Cuanto habéis podido recibir de la Diputación y de la Junta de Andalucía?: “Se han hecho distintos planes. Ahora nos han anunciado un plan económico municipal. También a día de hoy queda un proyecto importante en la ciudad. La Junta también nos ha hecho una aportación económica”.

Lo complejo que ha sido para la vida, para la salud y la economía: “Ha sido bastante complicado. Tardamos mucho tiempo en planear un presupuesto para aplicarlo a lo largo del ejercicio y de buenas a primeras la pandemia supuso un antes y un después en la planificación económica y financiera. Hemos tenido que ir adaptándolo cada día para dar respuesta a las necesidades de la sociedad”.

 

 

Los bono consumo del Ayuntamiento para ayudar a Hostelería y Comercio

Hemos hablado mucho de pandemia, de datos económicos preocupantes. Siempre buscando algo de optimismo. Ahora que estamos finalizando el mes de mayo y está ahí el verano, ¿cómo buscaron esa fórmula para ayudar al sector comercial? “Lo que parece tan fácil, lleva un proceso complejo. Nos ha costado mucho tiempo. La primera reunión que yo tuve con este bono consumo, como se le ha denominado, es de febrero del año pasado, antes de la pandemia. Nos sentamos con una entidad financiera para hablar de determinados proyectos y de inversiones y a raíz de allí surgió la posibilidad de implementar algo que ya se venía haciendo en el País Vasco y que era de establecer unos bonos descuentos para favorecer el consumo y reactivar la economía en determinados sectores. Y a partir de ahí comenzamos a trabajar. No ha sido fácil, poner algo nuevo dentro del Ayuntamiento es complejo. Pero con mucho esfuerzo y sacrificio se ha puesto en marcha lo que ha dado un impulso importante. Yo creo que la campaña de Navidad se salvó con estos bonos consumos y ha sido una forma de reactivar la economía muy importante”.

¿Cuáles son la cantidades y los períodos nuevos? “En principio desde mediados de mayo se puede comprar el bono establecido para ahora. Lo hemos dotado con unos 50.000 euros que van a ser lo iniciales. Se van a poder canjear hasta final de mes. El Alcalde ya anunció que vamos a concatenar campañas de comercio y bonos de hostelería de forma consecutiva dotándolo de otros 50.000 euros y los bonos destinados exclusivamente a las agencias de viajes, un sector que ha sido duramente castigado y que vamos a reactivarlo”.

En esta época de pandemia muchos han preguntado qué medidas se pueden hacer más desde el Ayuntamiento para ayudar al Comercio, a la Hostelería, a los autónomos. “A nosotros, al equipo de gobierno nos hizo mucha gracia cuando había otros grandes ayuntamientos que en época de pandemia exhibían, como medida estrella, el bonificar las tasas de las terrazas y eso es una medida que el equipo del PP lleva implementando desde hace muchísimos años. Desde Antequera lo llevaron en 2012, una de las medidas estrellas fue eximir a cambio de cumplir una serie de requisitos es que se mantuviera abiertos los bares y los hoteles durante unos días a la semana. Estar durante un periodo de tiempo abierto. Nosotros llevamos implantado eso desde hace mucho tiempo, y yo creo que le ha venido muy bien a muchos comerciantes en esta época”.

En estos dos años que quedan de mandato, ¿hay algún proyecto que le gustaría ejecutar dentro de su delegación de Hacienda? “Tenemos varios proyectos como gestión de Hacienda y el Área de centro de procesamientos de datos que es el corazón informático. Que en poco tiempo se puedan realizar todos los trámites administrativos desde casa para mejorar la relación con el ciudadano y la administración. Y evitar aplazamientos, colas de esperas que eso redunda en mejorar la vida de los ciudadanos”.

A sus compañeros de trabajo qué mensaje les da de cara a los Presupuesto del año que viene. “Tengo que decir que tengo unos compañeros fantásticos que se dedican a cuerpo y alma a cada uno a su área y a intentar mejorar la vida de los ciudadanos desde su propio departamento. Y decirle que el Área de Hacienda le va a apoyar en todo lo que necesiten y que vamos a seguir trabajando por nuestra ciudad, por nuestro alcalde que es y para que nuestro ciudadanos se puedan sentir orgullosos de nosotros”.

Por curiosidad; entre los números de móviles ¿cuáles son las que más llama durante el día a día del delegado de Hacienda?: “Al tesorero, al interventor, a los responsables del CPD. Llamo mucho al gerente de Aguas del Torcal y a los responsables de limpieza diaria y de suministro de agua”, además de los compañeros de equipo de gobierno y ¿alguien de la familia?: “Mi mujer está en la primera en la lista de favoritos”.

Así es Antonio Jesús García Acedo, el teniente de alcalde de Hacienda, quien se encarga de las cuentas municipales, quien tuvo un plus de responsabilidad en el confinamiento para que se pudiera ayudar a colectivos y sectores necesitados. En breve estará ya con el borrador del Presupuesto de 2022. Mientras, tendrá en manos las gestiones para los bonos consumo, que tan buena repercusión tuvieron en la campaña navideña y que ahora se vuelven esperar en el día a día de la actividad comercial.

 

 
Más información edición digital www.elsoldeantequera.com y de papel el sábado 29 de mayo de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).