Alberto Arana dirige el equipo de Asuntos Sociales que está siendo fundamental para afrontar esta pandemia. “En la época del confinamiento se estaba ayudando a unas 1.000 familias cuando antes había unas 450 o 500 familias. Ahora estamos en torno a las 750 familias” en alimentos.

 

En puertas de cumplir el primer año del inicio de esta pesadilla en Antequera, en sus inicios hubo muchos departamentos municipales que tuvieron que intensificar el trabajo como fue Asuntos Sociales que dirige Alberto Arana. Un área que siempre ha vivido días complicados desde que se creó, pero en este año aún más. “Es una de las áreas que más ha afectado esta pandemia, no sólo a nivel sanitario sino a nivel económico y eso ha llevado al incremento en personal y en número de horas se haya aumentado considerablemente”.

Al principio lo llamábamos coronavirus, ¿recuerda cuál fue la primera vez que le llamaron o que tuvo que hacer una reunión por el virus?: “Perfectamente porque coincidió en la semana entre el 9 y el 15 de marzo en la que por los medios de comunicación vimos que esto se acercaba cada vez más y desde el Gobierno no nos alertaban de la magnitud del problema, pero sí tuvimos una clara intención y decisión porque el mismo día 12 del mes de marzo, cuando ya conocimos por parte de la Junta de Andalucía que se iban a tomar medidas drásticas, sobre todo en parar el curso escolar, ahí si tuvimos una preocupación bastante importante”.

Entre tanta confusión, el Ayuntamiento puso en marcha el Plan de Emergencia Social para cubrir aquellas necesidades que estaban surgiendo. “Vimos que los centros escolares, con esa población vulnerable, que perdía el comedor de los  niños. Para garantizar esos servicios hicimos este plan, que en un principio cuando me reuní con todo mi equipo, fue algo muy alarmista, pero había que ponerse en el peor de los escenarios que por desgracia llegó y que en principio los propios trabajadores lo cogieron con un poco de escepticismo. Yo daba tranquilidad sobre todo porque no quería transmitir alarmismo, quería  transmitir previsión y nos ayudó a que ese plan de emergencia social tuviera cabida el máximo de tiempo posible en el horario de todo el día, desde las 8 de la mañana hasta las 9 de la noche con todos los recursos a disposición del ciudadano. Tenían un teléfono al que llamar a cualquier hora del día, como así ocurrió porque a partir del día 15 se proclamó el estado de alarma y ya tuvimos que hacer un confinamiento total en el domicilio y eso conllevó no sólo la falta de recursos económicos y básicos para poder dotar a esas familias de esos recursos, sino también la frustración y a nivel psicológico”.

Habla de su equipo de Servicios Sociales, ¿cuántas personas y quienes lo forman?: “En el edificio de Servicios Sociales tenemos varias áreas distribuidas, y ahora mismo la componen, con el apoyo del Plan Aire... 53 personas. En aquel momento contábamos con un plan de empleo que reforzó el comienzo de la pandemia y que nos ayudó mucho a afianzar ese plan de emergencias que era pionero y complicado”.

Ese plan fue lo primero, lo último ha sido el bono social energético. ¿Cuántas personas lo han solicitado?: “Nos reunimos el Alcalde y viendo la situación que nos encontrábamos a primero de año, sobre todo por el incremento de las facturas de luz y de gas, sobre todo para hogares que son muy vulnerables y que carecían de capacidad económica. Entonces se propusieron ayudas con 100.000 euros para los meses de enero, febrero, marzo y abril, que son los más fríos. Tras finalizar el período de solicitud, lo han pedido 202 familias, que son aproximadamente unos 800 beneficiarios en este caso por familia y miembros”.

Suponemos que según vaya la situación desarrollándose estarán estudiando nuevas ayudas. “Efectivamente, iremos valorando a lo largo del año otro tipo de ayudas que podamos suplir las necesidades que se vayan produciendo”. 

 

 

De atender a 200 personas al día a pasar a 400 durante el inicio de la pandemia

¿Cuántas personas, familias, acudían hasta febrero de 2019 y cuántos lo hicieron en el estado de alerta y cuántas lo hacen ahora? “El año pasado por estas fechas no llegarían a las 200 personas diarias a las que normalmente venían a solicitar algún tipo de ayuda. A lo largo del año de la pandemia, sobre todo el incremento fue en el confinamiento, se incrementó ese tipo de solicitudes en más del 50 por ciento. Es verdad, que llegamos a atender en recursos de alimentación a más de 1.000 familias, gracias a la colaboración de la Plataforma Antequera Solidaria y del Comedor Social que, coordinados junto con Servicios Sociales y las valoraciones de los técnicos, hemos podido cubrir todas esas necesidades a las familias. Servicios Sociales no sólo tiene ayudas económicas o recursos básicos de alimentación, sino tiene otros tratamientos como son los psicológicos, adicciones, educación, trabajo con familias, el Centro de Información a la Mujer, temas de igualdad, dependencias, ayuda a domicilio…”.

Entonces ¿a cuántas familias se les ha ayudado en alimentos antes de la pandemia? Ha dicho 1.000 familias que llegaron a la época del confinamiento…“En la época del confinamiento se estaba ayudando a unas 1.000 familias cuando antes había unas 450 o 500 familias. Ahora estamos en torno a las 750 familias”. Aunque estamos en la fase de vacunación hará falta luego más tiempo para la recuperación económica. “Ahí soy optimista. Siempre he pensado que la crisis mayor que tenemos es la sanitaria y deriva evidentemente, y es lógico, a una económica. Pero el esfuerzo de muchas familias y autónomos, reinventándose e intentado buscar salida a estas dificultades, va a ayudarnos luego a la hora de que el máximo de población esté vacunada y que encontremos rápida evolución económica y que nos recuperemos pronto”.

Las nuevas necesidades de ayuda son de esas familias que estaban trabajando y alguno de los dos se ha quedado sin empleo, o ambos, y tienen sus hijos, su vivienda, y ha surgido una nueva pobreza… “Se ha encontrado una pobreza de tener una rutina económica normal, de poder pagar sus recibos de luz, agua, hipoteca, alquiler… y ahora nos encontramos que ese perfil con las moratorias y ayudas que hay derivadas del Covid y demás se han podido cubrir, pero no llegan al límite que tenían anteriormente”. 

Para informar a las familias que desconozcan las ayudas, ¿qué les pueden ofrecer? “Desde primera hora que pusimos el plan de emergencia y que a partir de ahí vinieron las necesidades, entendíamos que surgían nuevas ayudas como el ingreso mínimo vital, la renta mínima de inserción… entonces veíamos que la gente demandaba una asistencia directa, por ello, pusimos en marcha una atención pionera sobre todo porque no solamente era una atención telefónica directa que se realizó aumentando el número de horas con apoyo psicológico, tramitación de cualquier tipo de gestión. Incluso con la empresa Serainant tuvimos la suerte de poner ese plan en marcha en el que ellos mismos facilitaban personal suyo para poder hacer compras, trámites… cualquier cuestión que pudiera ser necesaria. Y ahora con el Plan Aire podemos acercar la administración a la población. La manera de pedir ayuda, aconsejo que sea llamando al 952 70 81 20 y en el que se puede pedir cita con cualquiera de los trabajadores para realizar cualquier trámite que quiera hacer”.

Antes de la pandemia ya destacaba el equipo de Gobierno que preside Manuel Barón, el aumento de la partida presupuestaria. ¿Qué cantidad lleva su área con los incrementos anteriores y con los de ahora de la pandemia? “En plena pandemia se ha aumentado el presupuesto en más de un 25 por ciento. Según los directores de Servicios Sociales de toda España, Antequera es la primera ciudad de más de 20.000 habitantes en Málaga que más invierte en Servicios Sociales, en Andalucía es la cuarta y en España es la séptima. Eso quiere decir que la inversión social en este Ayuntamiento es clara y rompe mitos, ya que alguno intenta desmentir esa realidad”. ¿Qué presupuesto había antes y cuál hay ahora? “Estamos pasado de unos 4 millones de euros a aumentarlo a casi 5 millones de euros en este período”.

 

Las ayudas en tiempos de pandemia: desde niños a familias y personas mayores

Recorramos las ayudas que ofrecen. ¿Para los más pequeños?: “Para nosotros lo más importante es que el niño tenga los recursos mínimos que son los básicos de alimentación, que pueda estar escolarizado, que controlemos que esa escolarización es real, por eso también se trabaja con mi compañera Sara Ríos sobre el absentismo escolar para que las familias tengan el apoyo suficiente para que puedan asistir al colegio”.

¿Los alimentos lo que más se ha necesitado?: “Sin duda lo que más nos preocupa son los recursos básicos de alimentación. Tenemos el trabajo incansable de voluntarios y de plataformas como la de Antequera Solidaria y el Comedor Social. Luego también se tramitan distintas ayudas económicas para soportar el gasto de los suministros de luz y de gas, el alquiler, hipotecas… Entonces intentamos equipararlo para todo el mundo igual y que cada uno tenga un poco de ese empujón para que podamos ayudarlos a salir de esta mala racha”. 

¿Cómo se coordina la ayuda de alimentos?: “Ha costado mucho trabajo en el sentido de  que cada uno tiene su independencia y nosotros no queremos romperla. Sí es cierto que en estos últimos meses la aportación económica del Área de Servicios Sociales hace que nosotros tengamos que estar un poco en esa coordinación y control porque lo que pretendemos es optimizar recursos y que no haya duplicidad; es decir, que la gente que tiene necesidad vayan buscando todas las alternativas posibles. Nosotros, a través de los trabajadores sociales, hacemos una valoración de la situación económica familiar y derivan en función de la necesidad o a una o a otra o incluso a las dos en un momento determinado. Así creemos que el trabajo para nosotros es mucho más fácil, pero sobre todo para esas plataformas, que de manera voluntaria están desarrollando el trabajo, se puedan optimizar esos alimentos y se puedan llevar al máximo posible de familias. La aportación económica que se ha hecho no solo es para comprar alimentos sino para proporcionar también personal que pueda cubrir esas necesidades”.

Hemos hablado de la Plataforma Antequera Solidaria y del Comedor Social, pero también la empresa local Serainant también le ayudaron a ese desarrollo, además de guardias y fines de semana y días festivos para que nadie se quedara atrás. Uno de los teléfonos que nunca está apagado es el de Alberto Arana y si surgía algo llamaban también a Pedro de Serainant y buscaban la solución a la familia. “En ese plan de emergencias lo que pretendíamos es cubrir el máximo de tiempo durante la semana de lunes a viernes de 8 de la mañana a 9 de la noche, pero sí es cierto que durante la noche e incluso los fines de semana cualquier cuestión que pudiera plantearse a través de la Policía Local o Policía Nacional detectaran algún tipo de casos me lo transmitían a mí mismo que relativamente estaba de guardia y con la empresa Serainant que tenía los recursos suficientes de personal y su agilidad hicieron posible que muchos de esas cuestiones que eran de máxima prioridad se pudieran cubrir”.

 

 

La atención con las personas mayores

Lo iniciaron con el plan de emergencia y ahora vimos también que lo incrementan con el Plan Aire: atención a los mayores. ¿Cómo les están atendiendo?: “Es una de las inquietudes que desde que formé parte de este equipo de Gobierno tenía desde que comenzamos. Me preocupaba que hubiera gente que estuviera sola, por falta de recursos no económicos, sino familiares, que son muy importantes en ese sector, y que estuvieran demasiado solas. Eso incrementa más aún cuando ese sector de personas mayores en soledad puedan ser afectados con el virus de una manera más grave. Lo que pretendíamos con este plan sobre todo era proporcionarles recursos, llámese dependencia, ayuda a domicilio para cubrir sus necesidades, acompañamiento en un momento determinado, llamadas telefónicas semanales para ver cómo se encuentran o cualquier tipo de necesidad, incluso tramitar cualquier gestión que pudieran realizarles”.

¿Cuántas personas estima que hay en esa situación de soledad en Antequera? ¿A cuántas llaman semanalmente para ver cómo están? “Del censo municipal hemos sacado aproximadamente unas 1.632 personas que se suponen que viven solas. Lo que pretendemos con ello es que a través de llamadas telefónicas y visitas al domicilio, detectar cuál es lo que realmente es necesario. Hasta fecha de hoy se han detectado unas 300 personas de esas 1.632 que de todas ellas, gracias a Dios, no les hace falta ese recurso, no requieren de nuestro servicio en ese sentido, pero sí que hemos detectado aproximadamente unas 70 y se le ha hecho algo como un acompañamiento a lo largo del día, se les ha hecho llamadas telefónicas para ver cómo se encuentran, se ha tramitado el botón de teleasistencia que también es muy importante y a lo mejor la gente lo desconoce… Les estamos informando de todos los recursos de los que dispone Servicios Sociales y que de alguna manera eviten esos desplazamientos. Está teniendo muy buena acogida porque dos trabajadoras sociales se encargan de la gestión y organización de todo el programa, pero tenemos también a dos mujeres que son las que se dedican al acompañamiento y que son las que hacen las llamadas telefónicas, les informan de que van a ser visitadas y quienes son esas personas que les van a visitar para que no haya suspicacia en empresas que se quieran dedicar a estafar y demás…”.

 

 

El teniente de alcalde de Asuntos Sociales a los colectivos y personas les dice

¿Qué le transmitiría a todos esos profesionales que están trabajando desde el punto de vista sanitario, acompañamiento, ya sea desde el Hospital, la propia empresa de Serainant que lleva la ley de dependencia, los de Asuntos Sociales… a esos voluntarios que atienden a las personas que les hace falta?: “Sobre todo de agradecimiento porque esto ya no se trata de ser profesional y ganar un sueldo por hacerlo sino la dedicación que están poniendo y demostrando que la verdad es encomiable. Desde aquí los trabajadores, los trabajadores de las empresas de ayuda a domicilio, del Hospital, de todos los voluntarios, empresas que se están dedicando a ese sector esencial que es acercarnos a las personas vulnerables y que hace falta sobre todo agradecimiento, no puede ser menos. Pero también optimismo y fuerzas para seguir, ya que nos queda un largo camino que recorrer. ¡Seguro vamos a salir de ésta! Con esfuerzo y la unión de todos y cada uno de estas personas vamos a conseguir salir pronto de todo esto”. 

¿Y esas familias que ya lo estaban pasando mal antes, a esas nuevas situaciones de hogares que vivían en clase media y se han encontrado con el conocer ese mundo de necesidad?: “Sobre todo que confíen en la administración y en Servicios Sociales como siempre lo han hecho. En momentos de dificultad, el Ayuntamiento es la primera puerta que encuentran a infinidad de ayudas. Que encuentren en nosotros ese apoyo que es necesario, hay muchas familias que por desgracia les cuesta todavía decir que necesitan ayuda. Pido que acepten nuestra mano que está tendida al ciudadano, que desde que comenzó esta pandemia no hemos dejado de buscar alternativas para poder salir lo antes posible de esta crisis. Que sea una mano tendida a la administración de cara al ciudadano. Que sean optimistas, tomen las medidas de precaución que son muy importantes en estos últimos momentos que tenemos que vivir de pandemia, si Dios quiere.” 

En una sociedad en la que protestamos por todo, en la que no nos parece nada bien, en la que nos quejamos por todo… cuando ha dicho que hay 1.500 personas que viven solas, 300 de ellas con las que han contactado… estamos seguros que lo primero que le han dicho es gracias, no se han quejado, no han pedido nada… “En ese grupo tan importante también meto a los niños. En esta pandemia mi equipo y yo y la sociedad en general tenemos que ver eso, que tanto los mayores como los niños nos están dando muestras de responsabilidad a los mayores que vienen ya con una trayectoria, que han puesto a este país donde se merece y que son los que ahora mismo tenemos que velar por ellos. Y esos niños que son la generación que debemos de enseñar de esos mayores que han hecho tanto esfuerzo y que en definitiva, tenemos que inculcarles todos esos valores que nos han ido enseñando a nosotros”. 

¿Y a esos colectivos que lo han dado todo?: “Han tendido la mano a aquel que lo necesita y yo ahí rompo una lanza por todas y cada una de las asociaciones que en este tiempo de pandemia han demostrado estar no a la altura, sino más arriba de eso, por las dificultades para desarrollar cualquier tipo de actividad. Como Corazones Solidarios que ha aportado al comienzo de la pandemia no sólo su trabajo y esfuerzo en momentos tan difíciles, complicados y  de incertidumbre, los sanitarios que componen esa asociación. A Aventura Solidaria, como no podía ser menos, con esos voluntarios que han estado dedicados diciendo que estamos aquí y a todas las asociaciones formadas por personas normales que les preocupa su ciudad, Antequera que es la mejor ciudad del mundo y que de alguna manera reportan un beneficio personal que eso no está pagado con nada. Es decir, que saquemos muchas cosas positivas de esta pandemia”. 

Asuntos Sociales no es un sitio para ir a pedir, es un sitio donde te dan. En esta época que empezamos también de Cuaresma, esos recuerdos para todos esos colectivos que ha dicho como también están Cáritas, Cruz Roja... que se unen a los que hemos apuntado antes, siempre están ahí para ayudar a las personas.

Y los niños que están creciendo dando ejemplo y las personas mayores, esas gracias y emociones a todos ellos. Sabemos que van a anunciarse muchos programas e iniciativas en Antequera antes que otras cosas y se lo van a demostrar, aunque el Ayuntamiento sea quienes menos recursos económicos tienen de impuestos que tenemos, al final es la administración más cercana, es nuestro padre y nuestra madre.

Más información, próximas ediciones www.elsoldeantequera.com y de papel, el sábado 20 de febrero de 2021. ¡Suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).