Triunfador Fortes que ofreció una lección de toreo en la goyesca, saliendo a hombros junto a Paquirri en su despedida Imprimir
Escrito por Lorena Sánchez   
Lunes, 21 de Agosto de 2017 00:14
Paquirri y Fortes salen a hombros en la corrida de toros goyesca que cierra la Real Feria de Agosto de Antequera con recital de torerísimas maneras del malagueño que recibió el premio al Triunfador de la Goyesca 2017. 
Fortes reaparecía en Antequera, apenas tres días después de recibir dos cornadas en La Malagueta, despejando desde primera hora las dudas en torno a su estado físico, al ganarse a pulso la condición de triunfador de la Corrida Goyesca que cerraba una Feria Taurina de Antequera en la que se abrió la puerta grande todos los días, cuajándose un sobresaliente espectáculo en líneas generales durante los tres días organizados por el Grupo Vientobravo.
 
Si Fortes se erigió de nuevo como el torero de los pies a la cabeza que es (siendo el único que puso temple, sosiego y carisma), Manuel Díaz El Cordobés estuvo discreto en su actuación tras venir de triunfar en la Feria de Primavera, mientras que Paquirri cumplió saliendo por la puerta grande, tras cortar una oreja a cada uno de sus dos adversarios en la que ha sido su despedida de la Plaza de Toros de Antequera antes de su ya anunciada retirada.
 
Manuel Díaz El Cordobés poco pudo exprimir de un manso, parado, falto de fuerzas y rajado desde el primer momento toro. En la muleta sacó algunos naturales ayudados y pases sueltos sin ligazón. Mató en el segundo descabello tras pinchazo hondo. Aplausos y pitos al toro.
 
En su segundo, El Cordobés estuvo discreto ante un toro que se terminó rajando con la muleta quizás falto de algo más briega en los caballos. Algunos pases sueltos sin mucha ligazón resueltos con molinetes y pases de pecho fueron lo más destacado de, valga la redundancia, una faena discreta. Mató de estocada casi entera con puntillazo posterior. Silencio tras un aviso.
 
Paquirri parecía salir mermado por molestias en una pierna. Como su antecesor, el toro estuvo muy parado durante toda la lidia, falto de fuerzas y de trapío lo que, unido al viento, marco la lidia. Puso banderillas a petición del público, colocando un sobresaliente tercer par al violín. Con la muleta, no se encontró a gusto en ningún momento pese a lo que lo intentó, arrancando en tablas para luego irse al tercio asestando algún pase combinado con valientes desplantes. Mató de una estocada certera, lo que le valió una oreja. Realizó la vuelta al ruedo con su hija pequeña.
 
En su segundo, Francisco Rivera Ordóñez fue de menos a más en el quinto de la tarde, toro con el que se despedía de la afición antequerana. Algunas verónicas con el capote, el toro se sobrepuso a un contundente puyazo aunque al contrario que en su primero, Paquirri no puso banderillas. Se fue al sol con la muleta, recibiendo el calor popular en una faena en la que ligó algunas tandas de derechazos rematados con desplantes, llegando a quedarse desarmado frente al toro y levantando al respetable. Una segunda estocada sobresaliente le conseguiría una oreja con la que aseguró la puerta grande.
 
Fortes la lió en su primero dejando muestras de su infinita clase y torería. Ya avisó de lo que pretendía en el capote, haciendo una tanda de chicuelinas ajustadísimas. Pero fue tras brindar la faena de "Sultán" a su estimado amigo y guía Paco Aguilar cuando la plaza vio, por primera vez en décadas, un torero plantado en los medios sentado en una silla.
 
Se jugó la vida porque el toro lo arrolló literalmente al tratar de pasarlo de espaldas, pero fue la chispa de una faena en la que mostró dotes de figura, con templados derechazos y la muleta baja, con un aroma a toreo infinito y una torería colosal. Una efectiva estocada, en la que partió la muleta, fue la guinda para una gran faena que le valieron dos orejas de ley.
 
En el que cerraba plaza y feria, Fortes exprimió todo lo que el toro, más rajado que el primero de su lote, tenía dentro. Notable tanda de verónicas rematada con media continuaron con un tercer sobresaliente par de Agustín de Espartinas tras un puyazo en varas, al malagueño (que venía con tres cornadas frescas de Santander y Málaga) le tocó lidiar con la muleta de torerísimas maneras, destacando varias tandas con la mano izquierda, pases en el sitio y redondeles. Mató de estocada tendida y un descabello, cortando 2 orejas de ley tras un aviso gracias a su torería y buen hacer siendo el triunfador de la goyesca.
 
La tercera de abono
 
Ganadería: Toros de Juan Albarrán, bien presentados, algo faltos de fuerza en su mayoría y de desigual juego, destacando positivamente el tercero y el quinto de la tarde, Sultán y Folklórico. El primero, Eralón, fue pitado en el arrastre.
 
Toreros: Manuel Díaz "El Cordobés", de grana y azabache: aplausos y silencio tras aviso; Paquirri, de nazareno y azabache: una oreja y una oreja; Fortes, de vino tinto y azabache: dos orejas y dos orejas tras aviso.
 
Incidencias: Tercera y última de abono de la Real Feria de Agosto de Antequera 2017. Cerca de tres cuartos de entrada en tarde en la que el viento fue negativo protagonista, sobre todo en la primera mitad de la corrida.
 
Presidió José Luis Viera, asistido en lo taurino por Francisco Fernández y en lo veterinario por José Gutiérrez. El alcalde de Antequera, Manuel Barón, entregó a Saúl Jiménez Fortes el trofeo que lo acreditaba como el triunfador de la Corrida de Toros Goyesca del año 2017. 
 
 
 
 
 

 
 
   
 
 
 
 
  
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
     
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Más información, edición impresa sábado 26 de agosto de 2017 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).
 
 


  Retroceder