Al pasar entre Abasthosur y Bimbo por el Polígono Industrial de Antequera, el olor de antaño, el de la tradición, el de la canela y el mantecado, nos viene a recibir. ¿Y uno se pregunta, qué habrá por allí? Pues una empresa antequerana pastelera artesana: Mantecados El Torcal.

Bajo la marca comercial de “Torcadul”, llevan 29 años fabricando mantecados y productos de pastelería industrial. De éstos, los últimos 14 cuentan como gerente-responsable a Carmen López, quien se muestra muy ilusionada con su trabajo: “Estamos todo el año trabajando para fabricar mantecados y productos de pastelería. Mantenemos 10 puestos de trabajo y el la campaña navideña, desde agosto, duplicamos nuestro personal hasta 20 trabajadores”.

A pesar de la situación actual, prevén aumentar su producción este año: “El año pasado elaboramos 130.000 kilos, y éste esperamos llegar a los 140.000, gracias a la confianza que depositan nuestros clientes, cada vez más, gracias a Dios”. Tres son sus productos-estrella: “El primero, el rey, el rosco de vino, que aunque esté feo que lo diga yo, nuestros clientes nos dicen que es el mejor, el más bueno de todos los que han probado. Luego, nuestro embajador por toda Andalucía, el ‘sol y sombra’, un dulce envuelto en chocolate blanco y negro que endulza cualquier rincón de Andalucía. Y en tercer lugar, el más nuevo, la pasta de hoja canaria, que va implantándose por nuestros almacenes y cada vez gusta más”.

En su visita a sus instalaciones, llama la atención el trato que le brindan, que recuerda al de las recordadas tiendas de ultramarinos. Allí, en el expositor-tienda, una placa-azulejo que dice: “Saludos a los inmigrantes que vuelven todos los años, como vuelven las cigüeñas a los nidos de los campanarios”.

Sin duda, refleja el ánimo y cordialidad que se respira, en esos momentos dulces de comprar productos navideños, para luego compartirlos con nuestras familias y amigos, gracias a “Torcadul”.