El sector de la hostelería está siendo uno de los más castigados por la pandemia, aunque a pesar de ello los hosteleros siguen luchando contra viento y marea para que sus negocios se mantengan en la medida que sea posible.

Éste es el caso de El Rincón de Lola. Con su gerente Lola Velasco Muñoz hablamos de cómo han afrontado toda esta situación y el atípico verano: “Este verano ha sido un poco complicado. Nosotros empezamos a trabajar en junio porque desde mitad de mayo se podía montar terraza”. 

“Para nosotros no era rentable, ya que tenía que sacar al personal de los ERTE hasta que se pudiera hacer en condiciones nuestro trabajo, tanto dentro, incluso con la mitad del aforo,  como fuera del establecimiento”, añade.

Sobre su trabajo en la terraza durante el verano: “Ha estado bien como todos los años, aunque algo más flojo, ya que hemos notado mucho el corte al tráfico que hicieron en la Alameda. No he puesto más mesas de la cuenta, ya que yo lo único que quiero es dar un buen servicio con las mesas bien separadas y que sean desinfectadas cada vez que el público se sienta”.

Pasado el verano a la hostelería se le presentan unos meses difíciles: “Ahora para estos meses hemos solicitado algunos locales de la zona al Ayuntamiento que nos dejen hacer algo en la zona de la Plaza del Coso Viejo mientras no haga demasiado frío, algo para que nos podamos defender por lo menos en la terraza  hasta casi Navidad...”.

En el interior del local, la gerente de El Rincón de Lola asegura que ha tenido que limitar el aforo a lo recomendado: “No solo he tenido que limitar las mesas, lógicamente tenía la barra y le gente no puede estar de pie en los sitios. He perdido cuatro mesas y la barra y esto para nosotros significa bastante” .

Medidas paliativas y la seguridad

En cuanto a las medidas que harían falta para paliar un poco la situación, Velasco lamenta: “Las medidas son las que hay porque no se pueden llenar los locales de gente como antes. Además, yo soy la primera que no quiero que la gente venga aquí y no esté agusto. Tendremos que reinventarnos preparando comida para llevar y que la gente venga a por ella... algo para que el invierno lo podamos pasar”.

Sin duda, un reto diario para El Rincón de Lola cargado de incertidumbre para el sector, pero que afrontan con entereza y sobre todo con trabajo y más trabajo.

El futuro hostelero

A pesar de toda la crisis sanitaria que está afectando a todos los sectores, la gerente de El Rincón de Lola se muestra optimista y sigue luchando para ofrecer al cliente el mejor de sus servicios:  “Ante el futuro de la hostelería yo quiero ser optimista, esperemos que esto vaya pasando pronto y que con vistas a Navidad esto mejore algo”. 

Medidas preventivas

Sobre las medidas de seguridad que están aplicando: “Tenemos las mesas y las sillas a dos metros, utilizamos los geles hidroalcohólicos, guantes y las mascarillas, desinfección diaria de todo el local incluso en cuartos de baño y cocina. En definitiva todo lo recomendado para ofrecer seguridad a los clientes”.

Datos del establecimiento

· Nombre: El Rincón de Lola.

· Domicilio: Encarnación 8, bajo 2.

· Teléfono: 625 040 997.

· Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

· Horarios: Este establecimiento antequerano está abierto al público de martes a domingo de 12 a 16 y de 20 horas a cierre. Lunes y domingo tarde cerrado.