Durante el mes de agosto se ha podido leer en las puertas de los comercios frases como: “Cerrado por vacaciones” o “Nos vamos de vacaciones, volvemos en septiembre”. Estos eran los carteles más habituales en el mes estival en una mayoría de los establecimientos comerciales de nuestra ciudad.

Y es que, cuando llega el verano y sobre todo agosto, muchos son los que aprovechan para salir a disfrutar de sus vacaciones dejando a la ciudad con un bajo porcentaje de comercios abiertos para poder realizar las compras.Esta situación trae consigo que afecte a los ciudadanos que se quedan y los turistas que nos visitan. Esto ocurre en mayor medida en la segunda quincena de agosto cuando llega la Real Feria que al haber un día festivo se suma a las propias vacaciones que se disfrutan en el mes en el que más ciudadanos disfrutan de sus días de descanso. 

A pesar del paso del tiempo, los hábitos en nuestra ciudad no han cambiado demasiado y los ciudadanos  no diversifican sus vacaciones. Hasta el propio Ayuntamiento aprovecha estas semanas para dar vacaciones a sus trabajadores con lo que supone esto para los ciudadanos.

La lucha del comercio y el mes de septiembre

Hace 15 años Antequera aún no contaba con una gran  superficie como tiene ahora y se confiaba en el comercio tradicional, que aún hoy en día, lucha por ofrecer calidad en sus servicios.Ya inmersos en el mes de septiembre, la ciudad vuelve a la normalidad con el inicio del curso escolar y la rutina diaria en las calles donde se espera un otoño e invierno satisfactorios. Más información, edición impresa sábado 7 de septiembre de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).