En la Vigilia Pascual se nos recuerda cada año lo que Dios hace con nuestros pecados cuando con humildad nos acercamos a pedirle perdón en la Confesión. 
El Diácono canta el Pregón Pascual: “¡Oh, feliz culpa, que nos mereció tal Redentor!”. Nos enseña la Liturgia una realidad: Dios vence a nuestros pecados.
 
Es más, de nuestros pecados confesados, el Señor saca bienes que no podíamos ni imaginar. Por eso rezamos en la Vigilia: “¡Oh, feliz culpa, que nos mereció tal Redentor!”. Lo único que impide actuar a Dios es no confesar nuestros pecados.
 
El Papa Francisco nos recuerda: “El confesionario es un encuentro con Jesús, pero con este Jesús que nos espera como somos. Señor, me da vergüenza decir la verdad: He hecho esto, he pensado esto”.
 
Pero la vergüenza es una verdadera virtud cristiana y también humana. En nuestra tierra a aquéllos que no pueden avergonzarse se les llama ‘sin vergüenza’, porque no tienen la capacidad de avergonzarse, y avergonzarse es una virtud del humilde, de aquel hombre y de aquella mujer que es humilde”.
 
Cuando confesamos nuestros pecados podemos también nosotros rezar así: ¡Oh, feliz pecado, que me ha merecido tal Redentor!
El Papa insiste: “Si un cristiano no es capaz de sentirse precisamente pecador y salvado por la sangre de Cristo, de este Crucificado, es un cristiano a mitad de camino, es un cristiano tibio”.
 
Y señala el Papa que éste es uno de los motivos por los que la Iglesia y cada cristiano se quedan sin fuerza: “Cuando encontramos Iglesias decadentes, cuando encontramos parroquias decadentes, instituciones decadentes, seguramente los cristianos que están allí no han encontrado jamás a Jesucristo o se han olvidado de aquel encuentro con Jesucristo. La fuerza de la vida cristiana y la fuerza de la Palabra de Dios está precisamente en aquel momento donde yo, pecador, encuentro a Jesucristo y aquel encuentro da un vuelco a la vida, cambia la vida”.
 
El Papa Francisco nos invita a preguntarnos: “¿Soy capaz de decir al Señor: Soy pecador? No en teoría, sino confesando el pecado concreto”.
 
padre José María Valero
 
 
 
  
 
Horarios Oficios Vigilia Pascual en Antequera
· 19,00: Bobadilla Estación y Colonia de Santa Ana.
· 20,00: La Encarnación
· 20,30: Las Catalinas
· 21,00: La Trinidad y Las Descalzas 
· 22,00: San Sebastián, Belén y San Miguel
· 22,30: Capuchinos
· 23,00: La Victoria
· 24,00: El Salvador y Bobadilla Pueblo
 
Más información, Especial de Semana Santa de El Sol de Antequera de 2016(pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).