Cada año la misma historia,  cada vez que llegamos al veranillo nos tenemos que poner manos a la obra, con la dieta, el gimnasio, las cremas y los tratamientos anticelulíticos y reductores.