El estrés, el tabaco, la mala alimentación, la falta de reposo y los cambios hormonales afectan al rostro haciendo que puedan aparecer manchas, ojeras, rojeces y arrugas que provocan un envejecimiento prematuro y una pérdida del contorno facial.