Era noviembre de 2016 cuando nos sentábamos por primera vez en el Museo de la Prensa de este periódico con Juanfra Torres. En aquella ocasión conversamos con un escritor joven, nervioso y que pensaba que de ese primer libro que publicaba vendería los 100 copias que había encargado.  Ahora, tres años después, podemos hablar de que esos 100 se han convertido en más de 5.000 libros vendidos y que Juanfra –como nos hablamos familiarmente– se ha convertido en JF Torres, haciendo su sueño de ser escritor y dedicarse a ello por completo, en realidad. “He conseguido ser escritor, algo que parecía imposible. Pero estuve tan convencido de ello que me lancé”.
 
Ahora publica su segundo trabajo: “Mi guerra, mi guerrera”, para lo que ha vuelto a tirar de ingenio, de amigos y compañeros para sacar adelante un título que viene cargado de poesías, relatos cortos y microrrelatos con los que volver a enganchar a muchos jóvenes que no cesan de pedir su libro.
 
Cómo ha sido su evolución como autor
Su primer libro ‘La chica desastre de los vestidos de verano’ era como nos indica “más inocente, era hacerlo a ver qué pasaba”; ahora sin embargo, estamos ante un título estructurado con minuciosidad y con las ideas muy claras.Torres nos habla de él: “Está todo escrito con conciencia. Hay relatos ligeros y frescos y otros muy profundos que para mí han sido muy difíciles de escribir”.
 
Todo viene dado por una transformación: “He aprovechado para incluir relatos que lógicamente, tienen algo que ver conmigo. Así que he incluido parte de mí, muy dolorosa, pero que va dentro de este libro”.
 
Un título gestado desde sus propias entrañas. Él lo ha escrito, ha preparado su estructura, corregido, buscado su maquetación, contactado con la imprenta –editado por Gráficas Antequeranas El Progreso– y él lo distribuye. Ha sido un trabajo cien por cien suyo: “Hay un momento en que decido hacerlo y lo vas perfilando, hasta que por fin está listo. Todo estructurado y con un trabajo muy, muy conciso”.
 
En esta ocasión, una chica vuelve a ser la protagonista que da nombre al libro. Le preguntamos el por qué de este nombre tan combativo. “Quería jugar con la metáfora del sentido de que la vida es una guerra que hay que luchar; y también he querido jugar con el título del primer libro que era de chica que era un desastre, en este segundo quería que fuera más guerrera”. 
 
Su repercusión en las redes sociales
 
Es inevitable seguir hablando con él de su éxito en las redes sociales, uno de los puntos fuertes de este escritor. La periodista Sara Carbonero ha compartido varias veces en su perfil de Instagram sus relatos, le hizo subir como la espuma, no solo en seguidores, sino también en libros vendido. Cómo se llega a esa explosión: “Las redes tienen un lado malísímo, según como se usen; pero sin embargo, a mí me han dado una visibilidad que ni siquiera soñaba. He tenido la suerte de que me siguiera, le gustó y lo compartió con mi nombre, algo de forma altruista que ha generado que mucha gente me conociera”.
 
Algo que ha hecho que a diario se vean las altas columnas de libros que vende solo si se contacta con él por correo electrónico y que dedica uno a uno para que luego, este trocito de literatura que crea en Antequera llegue hasta los cinco continentes.Para su presentación en Antequera habrá que esperar un poco, pero mientras, habrá que disfrutar con esta ‘chica guerrera’ de un escritor con todas las letras.
 
Más información, edición impresa sábado 14 de diciembre de 2019 (pinche aquí y conozca dónde puede adquirir el ejemplar) o suscríbase y recíbalo en casa o en su ordenador, antes que nadie (suscripción).